Categorías: Familia, Temas sociales

El feminismo radical se equivocó

Nena Arias | 15 de junio de 2020

¡Qué aflicción espera a los que discuten con su Creador! ¿Acaso discute la olla de barro con su hacedor? ¿Reprocha el barro al que le da forma diciéndole: “¡Detente, lo estás haciendo mal!”? ¿Exclama la olla: “¡Qué torpe eres!”?
Isaías 45:9

Cada vez que los humanos toman el lado opuesto de Dios en cualquier asunto, están completamente equivocados, y no terminará bien. No importa cuáles sean sus argumentos, los resultados siempre serán opuestos al objetivo, que es buscar un verdadero propósito, felicidad y satisfacción. Las versiones auténticas de estas cosas son imposibles fuera de Dios.

Cuando se trata del diseño y el propósito de hombres y mujeres, Dios y la biología son muy claros en lo que es. Los hombres son hombres y nunca pueden ser mujeres y viceversa. Las mujeres siempre serán mujeres. La cirugía y las hormonas nunca pueden cambiar eso. La manipulación de eso creará rarezas y hará que las personas estén completamente confundidas y miserables sobre quiénes son, por lo que la tasa de suicidios entre homosexuales y transgénicos es tan alta y sigue subiendo.

El movimiento feminista radical comenzó a "liberar" a las mujeres de la opresión y el dominio de los hombres al afirmar que podían ser como los hombres. En algunos aspectos, esto fue algo bueno ya que la agresión masculina hacia las mujeres estaba ocurriendo y aprovecharse de alguien nunca es algo bueno, hombre o mujer. Pero en demasiados aspectos, fue algo incorrecto porque desestabilizó la estructura familiar y la evidencia de eso se refleja en gran medida en la ruptura del matrimonio y la familia y solo empeora porque esas estructuras establecidas de la sociedad se están redefiniendo en algo completamente irreconocible y totalmente en contra del plan de Dios.

Por diseño, Dios creó a los hombres para que asumieran el papel de liderazgo en la sociedad, para ser caballeros y tratar a las mujeres con respeto como iguales en dignidad y valor. Eso nunca debería cambiar. Se supone que los hombres deben actuar con honor, valor, cortesía, dignidad, valentía, y caballerosidad para proteger a las mujeres. Deben ser los líderes y proveedores de la familia, a la que aprecian y protegen a quienes están bajo su responsabilidad. Dios hizo a las mujeres complementarias en la relación familiar y para asumir el papel sublime de dar a luz y llevar a cabo la mayor parte de la crianza de los hijos, las tareas domésticas e incluso emprendimiento sin descuidar sus primeros roles. Esto crea una sociedad equilibrada para un buen desarrollo y una procreación ordenada y perpetua de la raza humana.

Los hombres y las mujeres solteros tienen la prerrogativa de casarse o no, pero, de acuerdo con Dios, todos deben ser célibes fuera del pacto matrimonial. Cuando no se siguen estas pautas en el sexo, los hombres victimizarán a las mujeres y las mujeres victimizarán a los hombres. Las cosas se salen de control y las relaciones carecen de sentido porque no hay compromiso, por lo tanto, no hay profundidad a largo plazo y se desmoronan las relaciones. Las pautas para el sexo establecidas por Dios es algo que enoja y molesta a mucha gente. Parecen pensar, "es mi cuerpo, por lo tanto, es mi elección" y Dios respetará esa elección porque él dio ese privilegio en primer lugar, pero no es responsable de las consecuencias de tus elecciones por las cuales cada persona será responsable. Nadie podrá escapar de la revisión de Dios de su vida y luego ver lo que revela la tarjeta de puntuación. Hebreos 9:27 … cada persona está destinada a morir una sola vez y después vendrá el juicio”.

El feminismo radical y la mentalidad izquierdista han destruido el marco tradicional entre los sexos, sin embargo, no les gusta el resultado y se lanzan a un juego de culpa en sus esfuerzos por demostrar que tienen razón sin la evidencia o los resultados adecuados para demostrarlo. Cuando a las mujeres se les enseña a no respetar a los hombres, que son responsables y buenos, están promoviendo el mal comportamiento masculino. Esto de ninguna manera justifica o exime que los hombres adopten un mal comportamiento, PERO se cosecha lo que se siembra.

El movimiento feminista radical no se equivocó al señalar el mal comportamiento masculino, pero si se equivoco al decir que las mujeres también tienen derecho a comportarse mal. Se deshicieron de todos los factores que crean cohesión y significado real para las relaciones hombre / mujer. Para la generación moderna, el sexo es simplemente una función corporal, sin embargo, gritan "violación" cuando las mujeres no están en el mismo "estado de ánimo para el sexo" que los hombres o viceversa. Los hombres también son seducidos y manipulados por las mujeres cuando las mujeres no pueden aceptar un "no" de un hombre y lo consideran como un insulto a su feminidad y a su persona.

Dios sabe que el matrimonio es lo mejor para ambos sexos. El matrimonio civiliza a los hombres, si quieren vivir bien, y les enseña a amar, respetar y honrar a su familia y a cuidarlos. Les enseña a pensar más allá de sí mismos y más allá de su generación. Los buenos padres de familia quieren hacer lo correcto para sus hijos que traen a este mundo. Entonces, en ese sentido, ese es el mejor lugar para una mujer.

Cuando las mujeres renunciaron al matrimonio, abandonaron el mejor lugar donde pueden ser valoradas y tratadas bien, por supuesto si es que los hombres estén haciendo su trabajo de acuerdo con su diseño en Dios. Si las mujeres piensan que pueden obtener los mismos beneficios en relaciones no comprometidas al tener intimidad en cien encuentros sexuales porque eso es lo que les han dicho que las hará felices y satisfechas, pues les espera otra cosa. Pero han descubierto que están completamente equivocadas. Entonces, flotan de un encuentro íntimo a otro y se sienten cada vez más vacías a medida que avanza la vida debido a un montón de falsedades y desamores.

Mi interés en abordar este tema se debe a la urgente necesidad de volver a encarrilarnos en los roles masculinos y femeninos en nuestra sociedad como la respuesta a muchos de nuestros problemas. PERO también por un artículo que encontré sobre una mujer que escribió para la revista Cosmopólitan durante 20 años. Citaré libremente este artículo y también inyectaré mis propios pensamientos, pero puedes leer el artículo completo aquí publicado el 26 de mayo de 2020.

El artículo se titula:

Ella escribió noticias falsas para Cosmopolitan y ahora lamenta haber engañado a las mujeres sobre el feminismo

Kelsey Bolar | 26 de mayo de 2020

Sue Ellen Browder escribió propaganda falsa para la revista Cosmopolitan durante 20 años. Ella misma describe que lo que escribió fue "propaganda".

El objetivo era vender a las mujeres la idea de que "la liberación sexual es el camino hacia la realización personal de la mujer soltera”. Browder dijo: "La propaganda es la verdad a medias, la verdad seleccionada y la verdad fuera de contexto".

La propaganda vende ideas y las ideas tienen consecuencias. Las ideas nunca mueren y hay un historial que nos indica si han funcionado o no. Inicialmente, las experiencias de discriminación y falta de oportunidades para que las mujeres destacaran en la fuerza laboral con igualdad de remuneración, en los negocios, en la educación e incluso el derecho al voto es lo que inició el movimiento feminista original. Y debo admitir que se abrieron nuevas y emocionantes oportunidades para que las mujeres jóvenes y adultas se ramifiquen en muchos campos diferentes. Como mujeres solteras, estas oportunidades de trabajo, educación y carrera fueron algo bueno. Los problemas comenzaron cuando las mujeres querían tenerlo todo, un matrimonio, una familia y una carrera que las alejara de sus responsabilidades familiares.

Estas discriminaciones hicieron que muchas mujeres se unieran al movimiento feminista. Sin embargo, a principios del siglo XX los objetivos comenzaron a cambiar y en los años 60 y 70, el movimiento se radicalizó y las mujeres que se unieron eliminaron todas las pautas que protegían su identidad y se perdieron bajo la "búsqueda para liberarse del dominio masculino". Dos líneas cruciales que se cruzaron fueron que el movimiento se volvió odioso hacia los hombres y en la aceptación del aborto. La libertad sexual se redefinió para significar promiscuidad e irresponsabilidad.

Las feministas radicales inventaron sus propias reglas y argumentos para enmascarar las mentiras que estaban difundiendo a medida que avanzaban. Si las feministas originales de finales del siglo XIX pudieran ver a las feministas radicalizadas que piensan de manera desenfrenada en la actualidad, la mayoría lamentaría incluso haber comenzado el movimiento debido a las distorsiones y lo que pasa por la "libertad femenina" en estos días.

La idea de que es un "derecho" de las mujeres matar a su bebé en el útero, estoy segura, las asustaría a las feministas de antaño. Y pensar que la Corte Suprema dictaminó que este horror es un "derecho constitucionalmente protegido" es aún más terrible.

Incluso Browder se convirtió en víctima de su propaganda de que todas las mujeres quieren abortar. A la edad de 27 años, ella y su esposo tenían dos hijos; cuando descubrieron que estaban embarazados de un tercer hijo, y decidieron abortar. Ella tuvo el aborto en el mismo hospital donde dio a luz previamente.

Ella dijo: "No me di cuenta de la experiencia traumática que sería más adelante en mi vida, y cuánto me perseguiría". 20 años después, Browder buscó ayuda espiritual para sanar esa experiencia traumática. Ella escribe,

"Cuando comienzas a traicionar la verdad, volverá a atormentarte", dice ella. “Te atrapará al final. Y es por eso que a pesar de que sabía que estábamos inventando historias, aún así fui absorbida y pensé que el aborto estaría bien". "Creo que, ciertamente era parte del imperio del mal ...", "Y lo que me gustaría ... para las mujeres jóvenes de hoy [es] decirles la verdad para que puedan ver cómo mi generación se equivocó, por qué nos equivocamos y cómo pueden hacerlo mejor ..."

Como puedes ver por esta mujer, y otras como ella, que han visto el error de sus caminos, que la verdad de Dios en todos los asuntos relacionados con la vida es el camino correcto para seguir.

Los hombres y las mujeres necesitan volver a creer para que fueron creados por Dios Todopoderoso y aceptar su verdad en todo lo demás para encontrar la verdadera vida, libertad, felicidad y satisfacción. Dios no comete errores. El no se equivoca.