Categorías: Temas sociales

El virus mortal original

Nena Arias | 14 de mayo de 2020

Hay un virus mortal que ha existido mucho más tiempo que cualquier otro virus conocido por el hombre. Es el peor virus de todos en la historia de la humanidad. Es peor que cualquier plaga jamás haya conocida la raza humana, incluso aquellas plagas que han matado a decenas de millones de personas y la equivalencia de toda la población de una nación. Por ejemplo, se escucha mucho acerca de la Plaga Negra de Europa, también conocida como la Peste Negra, que mató a 50 millones de personas en el siglo 14, o el 60% de toda la población de Europa. La desastrosa enfermedad mortal conocida como la Peste Negra se extendió por Europa en los años 1346-53. 7 años de azote mortal.

Lo que es peor es que cada ser humano que ha vivido—está viviendo y vivirá, ya está infectado cuando nace. En otras palabras, este virus infecta al 100% de todos los humanos. No hay inmunidad ni esperanza de no infectarse, nadie se escapa. Es el virus mortal original que solo tiene una solución.

Probablemente ya te has percatado que el virus del cual hablo es el pecado.

Puedes intentar luchar contra él con tu propia fuerza y ​​hacer tu mejor esfuerzo para conquistarlo, pero sigue regresando y también incrementando. No tendrás éxito en tu propia fuerza y ​​no importa si eres una persona de carácter fuerte y muy disciplinada. Es una enfermedad del corazón que requiere la mano magistral de nuestro médico celestial del corazón por excelencia para sanarnos.

El pecado se rige por las leyes del reino de las tinieblas. Los efectos de este virus del pecado no solo nos afectan aquí en la tierra sino durante toda la eternidad si no nos sanamos aquí en la tierra.

¿Cómo funciona el pecado?

En primer lugar, se nos dice que todos han pecado. No hay un justo. Ni aun los moralistas que dicen “yo no le hago mal a nadie”. Romanos 3:23 dice “porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.”  Eclesiastés 7:20 dice, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga lo bueno y no peque.”

Nadie está exento de la infección del pecado. El pecado es el virus espiritual. Es la enfermedad más mortal del corazón y Cristo es la cura.

En lo natural, es difícil funcionar cuando un virus te ataca. Tu fuerza es eliminada, y experimentas dolor e incomodidad de muchos tipos. Cuando llega la temporada de gripe cada año, las personas viven con el temor de contraer este terrible virus, porque la gripe invade todo el cuerpo. La debilidad hace que sea difícil funcionar o incluso descansar. Me sorprendió este año saber cuántos miles de personas mueren cada año por los efectos devastadores de la gripe y sus secuelas. No me había percatado antes.

Nuestro espíritu experimenta la misma debilidad y ruptura con la presencia del pecado. Pero tenemos el poder de resistirlo. Dios le dijo a Caín quien mató a su hermano Abel, en Génesis 4:7 el pecado está a la puerta y te seducirá; pero tú debes enseñorearte de él.

El proceso del pecado

Hay un proceso para el desarrollo del pecado antes de que se convierta en una acción. Ningún pecado aparece repentinamente de la noche a la mañana. Esto es de extrema importancia para tomarlo en cuenta. Aquellos que quieren justificar su pecado inventan excusas como "perdóname lo siento, simplemente sucedió". De ninguna manera, no sucedió, sino que se cultivó en el interior durante bastante tiempo. Santiago 1:13-15 dice, “Nadie diga cuando sea tentado: «Soy tentado por Dios» porque Dios no es tentado por el mal, y él no tienta a nadie. Pero cada uno es tentado cuando es arrastrado y seducido por su propia pasión. Luego esa pasión, después de haber concebido, da a luz el pecado; y el pecado, una vez llevado a cabo, engendra la muerte.”

Los síntomas del virus del pecado ya se habían manifestado en nosotros y han estado creciendo a pasos agigantados. Hay un límite para el pecado que Dios permitirá que crezca.

Antes de que el coronavirus llegara a nuestras costas, el virus del pecado ya estaba creando estragos en nuestro país por muchos años. Este virus está poniendo de manifiesto los efectos del virus del pecado que deben tratarse y que son más mortales que el coronavirus.

En todo el mundo, la gente está preocupada por el coronavirus, y con justa razón. Estaba viendo un informe de un ministro de salud muy importante en Zambia que murió a causa del coronavirus y recibió la bienvenida de un héroe en su ciudad natal cuando fue llevado allí por un avión de la fuerza aérea. Los dolientes presentes se manifestaron en gran medida llorando y gritando y toda la multitud tenía máscaras. Pensé dentro de mí misma, qué tiempos extraños estamos viviendo. El mundo entero está usando máscaras faciales en este momento. Todos hemos sido tocados y estamos amenazados por esta enfermedad mortal. Nadie está exento del peligro.

Cualquier amenaza para la salud física de tantos debe tomarse muy en serio. Y en su mayor parte ha sucedido. Más personas están tomando los pasos de sentido común necesarios para contener el virus y evitar que se propague.

 ¿No sería maravilloso si el virus del pecado fuera atacado con la misma diligencia? ¿No sería maravilloso que más hombres y mujeres tomaran su salud espiritual con la misma seriedad? ¿No sería maravilloso si más personas estuvieran tan preocupadas por mantener sus almas libres del "virus" del pecado como por mantener sus cuerpos libres del coronavirus? ¿Y no sería maravilloso que más personas se preocuparan tanto por evitar el pecado como por evitar situaciones en las que estarían expuestas a este virus?

La noticia maravillosa es que Dios ha hecho un camino para que seamos liberados del control del pecado y si pecamos, nos ha dado un abogado para defender nuestro caso ante el Juez Justo del cielo para otorgarnos perdón y librarnos de toda injusticia. En 1 Juan 2:1-2 dice, “Hijitos míos, estas cosas les escribo para que no pequen. Y si alguno peca, abogado tenemos delante del Padre, a Jesucristo el justo. Él es la expiación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros sino también por los de todo el mundo”.

Es extremadamente importante que comprendamos cómo funciona el pecado y cómo podemos detenerlo antes de que nos esclavice.

Todos sabemos que nuestros cuerpos físicos eventualmente morirán, independientemente de cuán bien los cuidemos. Pero nuestras almas vivirán para siempre ya sea con Dios o lejos de él para nunca tener acceso a él nuevamente. Necesitamos cuidar celosamente nuestra alma, por eso la reconciliación con Dios es tan esencial para una bendición de tan largo alcance. Por difícil que sea creer, un alma limpia es aún más importante que las manos limpias. Esa es la cuestión principal porque Dios está llegando a todo el mundo ahora mismo a través de este virus llamado coronavirus. Dios está diciendo ¡vuélvanse de sus malos caminos o enfrentarán consecuencias más graves!

El síntoma del virus del pecado ha estado con nosotros hace mucho y no se hacia nada al respecto. La mayoría de la gente simplemente pensó que estos son signos de un mundo moderno y su cultura en evolución. Teníamos un virus propio de creernos merecedores y pereza que ya había infectado a millones. Su manifestación es a través de la matanza despiadada de los no nacidos (1,600 mil millones en todo el mundo desde 1980), los peligros desenfrenados de la pornografía, la devastación del matrimonio y la familia, el crimen de todo tipo, la violencia y el libertinaje, la política corrupta y una cultura de mentiras, la apostasía en la cristiandad, la violación de la Santa Palabra de Dios por todas partes. Esto no podría y ni debería continuar yendo en esa dirección.

Con los estadounidenses acurrucados en casa debido a la pandemia del coronavirus, a veces puede parecer el final de los días y si no nos arrepentimos ante el Señor, de todos modos, puede ser el final para nosotros y solo unos pocos sobrevivientes tendrán que comenzar de nuevo con la vida. Porque para un número incontable de nuestros conciudadanos, la lucha de hoy no es muy diferente de la existencia miserable del día a día y todo se debe al pecado.

Si trabajas en el sistema escolar o como profesor, entonces sabes de lo que estoy hablando. El niño que llega a clase con tarea incompleta, una mala actitud y sin respeto por la autoridad, todo es debido a la falta de formación adecuada y diligencia en el hogar.

Los padres casi nunca aparecen en el panorama, no están involucrados en la vida o la educación de sus hijos. De hecho, si fueras a su casa para hablar con ellos, podrías encontrarlos allí, pero totalmente ajenos a su responsabilidad como padres.

En estos tiempos difíciles, debemos recurrir a Dios y al único manual de vida en la historia del mundo que promete libertad y oportunidad de orientación para saber cómo vivir adecuadamente la vida según el diseño de Dios.

Cuando vemos a personas indigentes caminando por las calles, a menudo pensamos que claramente no tienen nada. Pero lo más inquietante es la condición de los hombres, las mujeres y, lamentablemente, los niños, que pasan por la vida como zombis, viven de forma automática y no prestan atención o no quieren saber de qué se trata la vida real. Sin metas, sin disciplina, sin influencias positivas, sin inspiración, sin esperanza y sin verdadera fe y respeto por Dios.

Esta es la realidad en los Estados Unidos y el mundo de hoy. El tema del pecado nunca es el foco de atención de los principales medios de comunicación. Este es el lado oscuro y desesperante de Estados Unidos que queremos fingir que no existe, pero ahí está.

En los países tercermundistas, verás a personas que viven en la pobreza extrema. Pero la pobreza emocional y espiritual con la que te encuentras en Estados Unidos es peor porque todos somos bendecidos de vivir en una tierra de posibilidades y promesas que recompensa el trabajo duro y ofrece más oportunidades de avance que cualquier nación, pero estamos más empobrecidos espiritualmente porque lo admitimos. Esta es nuestra verdadera condición caída. Estamos cegados por nuestra prosperidad. Nos seguimos mintiendo a nosotros mismos.

Muchos de nuestros vecinos malgastan los ricos regalos que Dios les da en virtud de vivir en este país, optando por vivir de los subsidios del gobierno y simplemente sobrevivir.

Los jóvenes tienen muy poca o ninguna ética de trabajo real. Saltan de un trabajo sin salida a otro trabajo sin salida, demasiado ocupados pensando en su placer y el próximo golpe de marihuana, metanfetamina u otros venenos que usan para destruir sus cuerpos y adormecer sus mentes. Esta es la situación patética de demasiados jóvenes.

Y esos cheques de estímulo tendrán poco o ningún impacto para mejorar la vida de estas personas porque su mente y sus valores están en el lugar equivocado. Viven solo para complacerse a sí mismos. Las compañías de tarjetas de crédito se tragarán los dólares, reduciendo un poco la deuda que la mayoría de los estadounidenses tienen de un mes a otro porque los malos hábitos mueren muy lentamente. Nos hemos convertido en una nación de esclavos para los prestamistas, y nuestra resistencia a vivir dentro de nuestros medios. Todo se debe al virus del pecado y al desconocimiento de los caminos de Dios para una mejor vida.

Puede sonar extraño, pero el coronavirus puede incluso ser una buena noticia para que las personas hagan un buen inventario de sus vidas espiritual, emocional, física y financieramente. La mayoría ciertamente tiene que reducir sus derroches y gastos innecesarios y despilfarro que los deja viviendo al límite de un sueldo a otro. Todo eso debería cambiar para disfrutar de una vida mas libre de estrés.

Para aquellos cuya pobreza no es solo financiera sino también mental y espiritual, el coronavirus no hace ninguna diferencia. Simplemente será otro obstáculo para vencer en el libro de miseria de sus vidas. Cuando crees que no tienes nada por que vivir, es muy probable que Satanás te mienta y te diga que morir es una buena opción y te engaña haciéndote creer que la muerte te dará un respiro del dolor diario de la vida.

Nada podría estar más lejos de la verdad. Tu miseria sólo aumentará por un trillón de veces sin fin a la vista. Tristemente durante este coronavirus y sus consecuencias, lamentablemente habrá un aumento en los suicidios.

Pero los síntomas del virus del pecado nos han estado alertando de que hemos estado yendo por el camino equivocado durante mucho tiempo. Antes de que el virus COVID-19 llegara a nuestras costas, ya teníamos un virus propio de pecado. 

La vida tiene muchas vueltas y siempre nos pondrá a prueba. Se nos dice que las generaciones anteriores de estadounidenses —los que, si aún están vivos, enfrentaron dificultades y salieron victoriosos, pero ahora son los más susceptibles al virus. Se enfrentaron al fascismo en la Segunda Guerra Mundial y liberaron los campos de concentración. Prevalecieron sobre el comunismo y sobrevivieron a los tumultuosos cambios culturales y geopolíticos, pero probablemente nunca enfrentaron este tipo de desafío.

¿Qué dirán las generaciones futuras sobre la generación actual? ¿Tendrán la fuerza y ​​la voluntad de sobrevivir y prosperar siguiendo nuestro ejemplo o les habremos fallado? Las señales no son alentadoras, pero CON DIOS aún podemos cambiar eso.

Estados Unidos puede ser la única superpotencia del mundo, pero ciertamente parece estar desbaratándose. ¿Y cuánto tiempo podemos ser sostenidos cuando tantos de nuestros ciudadanos se arrastran a sí mismos y a sus vecinos con ellos porque están abusando del plan diseñado para proporcionar asistencia a corto plazo en lugar de un sostén de por vida?

No se equivoquen al respecto, nuestro país está muy enfermo y debemos apresurarnos a someterlo de inmediato a cuidados intensivos haciendo cambios drásticos en nuestra relación con Dios y nuestro prójimo. A menos que estemos dispuestos a cambiar nuestro estilo de vida y mentalidad, nuestra destrucción colectiva es inevitable.

No hace falta decir que estos son tiempos críticos en la historia de nuestro país. Estamos polarizados y divididos en los temas más importantes. Trágicamente, en lugar de clamar más a Dios en arrepentimiento y humillación, demasiados están exigiendo que un mayor control de gobierno sea nuestro salvador y gane más control sobre la atención médica, el socialismo, el aumento de las regulaciones y las fronteras abiertas: Estados Unidos tiene un fundamento para las respuestas sobre la mejor manera de avanzar hacia el futuro, especialmente honrando a Dios en toda nuestra nación una vez más.

Como puedes ver, el pecado es la cosa más seria que el hombre enfrentará. El pecado es un virus espiritual que invade todo nuestro ser. Nos hace moral y espiritualmente débiles. Es una enfermedad mortal que infecta cada parte de nosotros: nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones, nuestras relaciones, nuestros motivos, absolutamente todo. No tenemos la fuerza por nosotros mismos para superar su poder. No hay nada que podamos hacer para librarnos del pecado por nuestra cuenta.

Pero tenemos la Palabra de Dios, a Cristo y al Espíritu Santo para liberarnos y fortalecernos si solo clamamos sinceramente por sanidad espiritual que a su vez traerá todo lo demás que necesitamos. Claramente estamos siendo fuertemente amonestados de que no estamos bien con Dios y debemos volver a él.

Todos nuestros problemas se encuentran en una sola palabra: pecado. Todos tenemos esta enfermedad terminal y es mucho peor que el coronavirus, la gripe o incluso el cáncer. ¡Nos ha atrapado y paralizado y nos ha hecho quedar atrapados en la trampa del diablo y nos estamos dirigiendo directamente hacia la muerte!

Las personas no se exponen voluntariamente a los virus; las personas generalmente huyen de ellos. Esto es lo que debemos hacer con el pecado: huir tan rápido como podamos.

Es más que obvio que la importancia de un renacimiento y renovación espiritual es lo que Dios está esperando.

El pecado es derrotado a través de la sangre de Cristo, que es la gran medicina del alma. Ya no necesitamos quedar paralizados por la enfermedad del pecado porque Dios ha provisto la sanidad. 1 Juan 1:7 dice, “… la sangre de su Hijo Jesús nos limpia de todo pecado.”

Él nos dará el poder de apartarnos del pecado si creemos y actuamos. ¡Nos toca a nosotros actuar ahora!