Categorías: Educación, Familia

Debemos reclamar la educación o pagar las consecuencias

Nena Arias | 12 de marzo de 2020

Cuando se trata de formar una nueva generación, nuestra educación es vital. Debe ser precisa, consistente y ejemplar. Debemos transmitir los mayores tesoros de la verdad que hemos corroborado por nosotros mismos. Entonces, cuando los siguientes versículos enfatizan la educación de los niños para su formación adecuada y supervivencia de la raza humana, nunca debemos tomarlos a la ligera:

Proverbios 22:6 
"Instruye al niño en su camino; y aun cuando sea viejo no se apartará de él.”

Deuteronomio 4:9 
"Solamente guárdate y guarda diligentemente tu alma, no sea que te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni que se aparten de tu corazón durante todos los días de tu vida. Las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos.”

Deuteronomio 11:19 
"Las enseñarán a sus hijos, hablando de ellas sentado en tu casa o andando por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”

La forma más antigua de educación es la que establece la Biblia: la educación en el hogar. Como leemos en los versículos bíblicos anteriores, los padres son los encargados por Dios para educar a sus hijos e incluso a los hijos de sus hijos. La educación se divide en dos categorías básicas: espiritual, que incluye la moral y la ética. La segunda categoría es académica básica (leer, escribir, aritmética). En nuestros días, los materiales para enseñarlos adecuadamente son fáciles de entender y fácilmente disponibles. Los asuntos espirituales se aprenden fácilmente de la Palabra de Dios, la Biblia. No hay sustituto para esto. Para los académicos, los padres tienen una miríada de recursos disponibles para enseñar a sus hijos incluso hasta el nivel de preparatoria y más allá con gran éxito incluso en las ciencias, la computación, las artes, la composición, la literatura, etc.

Los padres tienen la autoridad principal para formar generaciones futuras y dar a la sociedad los mejores elementos que a su vez servirán a Dios y a sus semejantes de una manera muy valiosa. Todas las personas, especialmente los niños, deben aprender que el propósito principal de la vida es conocer, amar y servir a Dios y amar y servir a su prójimo como se aman a sí mismos. Es por eso que es tan trágico cuando observamos la vida de nuestros niños y jóvenes, y parecen estar vacíos de verdadero propósito e identidad. Se definen por su aspecto físico, la ropa que usan, la marca de teléfono que llevan, el vecindario en el que viven, el tipo de automóvil que conducen, la música que escuchan y todas estas superficialidades sin ninguna profundidad real. La tecnología y las redes sociales los han desprovisto de saber cómo desarrollar relaciones humanas reales con todos los desafíos que estas presentan, por lo que carecen de habilidades de la vida real para saber cómo resolver problemas y llevarse bien en la vida.

La calidad de la educación en nuestros niños y jóvenes es el tipo de elementos humanos que gobernarán la próxima generación. No podemos negar que la mentalidad liberal / progresista está gobernando el día porque a esa agenda radical se le ha permitido avanzar prácticamente sin resistencia. Las aulas de nuestra nación han sido el blanco de los liberales impíos desde principios del siglo XX y no muestran signos de detenerse en adoctrinar a nuestros jóvenes con esta destructiva agenda social. No se equivoquen, la destrucción de este país a través del ataque deliberado de nuestros niños ha sido muy bien orquestada y consistente.

La transformación fundamental de nuestro sistema de escuelas públicas es aterradora con gran parte del enfoque en el adoctrinamiento pervertido de la educación LGBT (homosexual y transgénicos), mientras que los estándares más importantes en matemáticas, lectura e historia están disminuyendo constantemente.

Los puntajes de los exámenes se reducen constantemente para que sean aceptables porque el aprendizaje real sigue disminuyendo. El embotamiento de nuestros hijos es criminal. La enseñanza de los principios fundadores de Estados Unidos es inexistente o ha sido revisada para que ni siquiera se parezca a nuestra verdadera historia. Sin embargo, nuestro gasto en educación pública continúa aumentando sin beneficio para nuestros estudiantes.

Esto es crítico porque lo que se enseña en las aulas de hoy formará la visión del mundo de la próxima generación. Esta es una situación terrible. Están borrando nuestra identidad ante nuestros ojos y enseñando a nuestros hijos a odiar lo que representa nuestro país. ¿Qué tipo de mundo estamos creando?

Las personas con esta agenda liberal odian a Dios. No se equivoquen, su lucha es contra Dios y el fundamento de este país. No les gustaría nada mejor que destruir nuestra libertad religiosa porque nos interponemos en su camino de asumir totalmente el control.

Esta guerra espiritual y cultural es muy real. Los padres ciertamente pueden comenzar decidiendo educar en casa y arrebatar a sus hijos de la boca del león que quiere devorar su espíritu y su mente. También puedes marcar la diferencia contactando o participando en los consejos escolares locales. Ahora es el momento de cambiar las cosas, no debemos demorarnos más.

Elije siempre a quienes afectarán las políticas educativas a nivel local, estatal y nacional. Es hora de resistir con fuerza. Apoya y haz equipo con los padres que luchan contra un sistema escolar que es hostil a la cosmovisión bíblica. Únete a nuestro presidente para continuar abogando por la elección de la escuela.

Sobre todo, obedezcamos la orden de Dios para la educación de los niños. Su sabiduría para nuestro bienestar es la que más importa. Eduquemos y entrenemos adecuadamente a nuestros hijos como él nos lo ha ordenado. Debemos vivir los mandamientos de Dios y enseñarlos a nuestros hijos.

Sigamos promoviendo la fe y los valores verdaderos para el futuro de nuestra nación.