Categorías: Ciencia

Mecanismos incorporados

Personal de LC | 26 de febrero de 2020

La naturaleza es un entorno fascinante para estudiar en particular, si estamos buscando respuestas o para comprender mejor cómo funciona este universo. La visión del mundo para comprender este planeta y sus redes intrincadas siempre será importante porque podría ser la diferencia entre mejorar la vida aquí en la tierra o tomar desvíos que podrían prolongar una solución. El creacionismo y el evolucionismo son dos cosmovisiones muy diferentes que ofrecen una explicación de lo que vemos en la naturaleza. Si elegimos algún tema: contaminación, calentamiento global, desastres naturales, desastres provocados por el hombre, sobrepoblación, etc., generalmente podemos encontrar soluciones diferentes y, en algunos casos, extremas para cada uno, dependiendo de las visiones del mundo que los conforman.

El mundo observable está lleno de organismos complejos, algunos de los cuales entendemos, y otros que apenas comenzamos a desentrañar. Solo tenemos que ver a los organismos vivos como una célula humana o animal, y la cantidad de componentes y capas que posee cada una es tan sorprendente que debería ser difícil incluso concebir que se unieron por procesos aleatorios a lo que ahora vemos. Incluso si inicialmente lo consideramos indiscriminado, a medida que la investigación continúa demostrando cuán complejos y finamente ajustados son estos mecanismos, si somos realmente abiertos, deberíamos reevaluar la postura inicial.

Y luego tenemos manifestaciones increíbles en la naturaleza. Algunos ya sabemos tales de cómo el hígado puede regenerarse o la maravilla de las células madre adultas. Pero luego, tenemos otras instancias como lo que está sucediendo en Chernóbil en la planta de energía nuclear. En 1991, los científicos descubrieron un hongo negro que crece en las paredes del reactor. La razón por la que esto es significativo es que la radiación mata todo (o casi todo como resulta). A medida que los investigadores han estudiado este hongo negro, ¡han descubierto que su dieta diaria consiste en nada menos que la radiación misma!* Así es. Este hongo en particular se alimenta de radiación. Si bien todavía hay algunas formas de desbloquear lo que los científicos pueden hacer con esta información y cómo puede beneficiar a la humanidad, tiene el potencial de ser revolucionaria. A algunos les gustaría estudiar su comportamiento en el espacio exterior donde los daños de la radiación son significativos.* Desde el punto de vista de un creacionista, es como si Dios supiera que la humanidad experimentaría o provocaría desastres de considerable proporción, y Él incluyó la solución. Considera cómo las plantas y los árboles toman dióxido de carbono (tóxico para los humanos) y lo convierten en oxígeno (un elemento vital, literalmente).

Como nota al margen, sería muy fácil descartar algo tan insignificante como un hongo; después de todo, algunos pueden ser bastante tóxicos o mortales. Sin embargo, como los investigadores están descubriendo, su papel en nuestro ecosistema puede ser la diferencia entre dejar un área estéril o restaurarlo a la vida, como se demostró en un artículo de investigación publicado por Answers Research Journal titulado Toward an Understanding of Arbuscular Mycorrhizal Fungi [Rumbo al entendimiento de los hongos en la micorriza arbuscular].* Esta información nos dará una mejor comprensión de este planeta en el que vivimos y el papel que podemos desempeñar simplemente entendiendo su funcionamiento interno.

La humanidad es responsable de la administración no solo de nuestra propia vida sino del mundo en el que vivimos. Esta no es una revelación devastadora, después de todo, si no somos buenos mayordomos, estamos creando nuestra destrucción. Importa qué cosmovisiones o filosofías de la vida adoptamos. Podría ser la diferencia entre usar lo que está en la naturaleza para todo el bien de la humanidad o beneficiar selectivamente a algunos mientras perjudica a otros. En otras palabras, importa qué moralidad o ética elijamos adoptar como personas. No debemos olvidar que, aunque la naturaleza es impresionante y está llena de mecanismos finamente ajustados, no debemos cometer el error de glorificarla por encima de la humanidad. Como la comunidad agrícola ya experimenta esto entre sus prácticas agrícolas versus la protección de la vida silvestre o vegetación que los ambientalistas quieren defender en ese momento. El celo ambiental también puede cegarnos en detrimento nuestro. Siempre debemos buscar ese equilibrio que viene cuando tenemos las prioridades correctas en línea.

¿Qué tan avanzados estaríamos si partiéramos de la premisa de que un ser inteligente creó el mundo que vemos y depende de nosotros descubrir cómo podemos beneficiarnos de él? Después de todo, no es una idea completamente loca. Mire a los padres de la ciencia moderna como Johannes Kepler, Sir Isaac Newton, Francis Bacon o Carl Linnaeus, por nombrar algunos ejemplos. Descubriremos que, aunque algunos no eran del todo ortodoxos en su cristianismo, todavía creían que Dios había ordenado el universo.* Mientras más avances tecnológicos, más podemos ver cuán precisos y exactos deben ser todos los componentes del universo y del mundo natural para funcionar. Avancemos genuinamente como una raza humana para perfeccionarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Dios no está reñido con la ciencia, y lo que es aún mejor, no tenemos que elegir entre uno u otro. Lo que tenemos que hacer es elegir cómo aplicamos ese conocimiento.

* La información de los enlaces sólo está disponible en inglés