¿Es inevitable la violencia postelectoral?

Nena Arias | 26 de octubre de 2020

No devuelvan mal por mal ni maldición por maldición sino, por el contrario, bendigan;
 pues para esto han sido llamados, para que hereden bendición.
(1 Pedro 3:9)

Todos tenemos que decidir firmemente que, independientemente del resultado de estas elecciones generales, contendremos nuestras emociones y trabajaremos mucho más duro para recuperar los cimientos sobre los cuales se construyó este país.

El desorden que vivimos actualmente en Estados Unidos llega a todas las naciones de vez en cuando. Esto no es nada nuevo. Aunque es más frecuente en otras naciones del mundo, aquí en los Estados Unidos no estamos exentos de causar nuestra propia confusión y vivirla. Sin embargo, se siente extraño porque nunca habíamos vivido un conflicto e intensidad tan generalizados como los que estamos viviendo ahora. Los Estados Unidos que hemos conocido definitivamente ha cambiado y no para bien, debo decir. Entonces, estamos ante una nueva realidad para nosotros.

La escalada de disturbios se ha estado gestando en la nación durante los cuatro años anteriores cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de 2016. El lado opuesto nunca lo aceptó y comenzó a planear, incluso antes de la inauguración, formas de destituirlo de su cargo colocando implacablemente barricadas y ataques de todo tipo contra él y su administración. Esto es tan obvio que es innegable. Aquellos de nosotros que hemos estado observando estamos asombrados de la forma en que ha resistido un bombardeo tan fuerte y aparentemente todavía se mantiene firme. Esto se debe a dos cosas: que Dios lo eligió para un tiempo como este y la preparación y las experiencias de vida que ha acumulado. Pero lo más importante de todo es la oración constante por él todos los días. Probablemente sea la persona por la que más se ora en el mundo porque no solo los estadounidenses oran por él, sino también la gente de otras naciones, hemos sabido. Los creyentes también saben que Dios tiene el control sin importar las circunstancias.

Solo hay una forma de sofocar la violencia. Debemos combatirlo de la manera adecuada, no tirando más combustible al fuego. 1 Pedro 3:9 dice, “No devuelvan mal por mal ni maldición por maldición sino, por el contrario, bendigan; pues para esto han sido llamados, para que hereden bendición.”

La Palabra de Dios nos exhorta a no ser violentos ni pendencieros. Arreglar disputas con violencia nunca debe ser el primer recurso, solo empeorará las cosas. Proverbios 3:31 dice: “No envidies al hombre violento ni escojas ninguno de sus caminos.”  Salmo 11:5 nos recuerda: “El Señor pone a prueba al hombre honrado, pero repudia al injusto y al violento.”

La realidad es que, en un país como Estados Unidos, hemos permitido que ocurra este caos. Quitamos nuestros ojos de nuestros valores reales y nos quedamos dormidos en nuestros laureles. Pero sigo creyendo que hay esperanza para Estados Unidos a pesar de que es muy posible que estemos al borde de un abismo en el que estemos en peligro de caer o alejarnos del borde de la destrucción. Es nuestra realidad.

Las autoridades se están preparando para posibles disturbios electorales masivos independientemente del resultado de estas elecciones. De cualquier manera, es una situación muy voluble. Si esperamos sofocar la violencia, debemos buscar a Dios fervientemente a través de la oración por nuestro país. Es la única solución. De lo contrario, tendremos un resultado desastroso. No seremos la excepción por que de Dios nadie se burla.

Es una gran preocupación que la NSSF, que es la asociación comercial para la industria de armas de fuego, ha informado que casi 5 millones de compradores de armas por primera vez compraron armas en los primeros siete meses de 2020. El 40% de todas las ventas de armas fueron compras por aquellos que nunca han tenido un arma de fuego.

Lawrence G. Keane, vicepresidente de asesoría general de la NSSF, dijo: "Este es un cambio tectónico en el mercado de la industria de armas de fuego y municiones y una transformación completa de la comunidad actual de propietarios de armas". 

El mayor aumento de cualquier grupo demográfico que compró armas se dio entre las mujeres. Los minoristas dicen que en marzo hubo una venta récord de armas de fuego de 2.3 millones. Hay más armas que personas en los Estados Unidos (400 millones están en circulación para una población de 330 millones). Solo en los primeros seis meses de 2020, se han vendido aproximadamente 19 millones de armas de fuego, lo que representa más de un arma de fuego por cada 20 estadounidenses además de las que ya poseemos. ¿Qué te dice eso? Definitivamente nos dice que la gente se está preparando para lo que pueda suceder después de las elecciones.

Que Dios nos ayude a buscar su rostro mientras podemos encontrarlo. ¡Busquen al SEÑOR mientras puede ser hallado! ¡Llámenlo en tanto que está cercano!” (Isaías 55:6)