Cómo se forman nuestros hijos en el siglo XXI

Nena Arias | 19 de octubre de 2020

No son los jóvenes los que degeneran, no se echan a perder hasta que los mayores
ya están hundidos en la corrupción.
~Charles de Montesquieu~

Es de conocimiento común que los niños aprenden más con el ejemplo que con cualquier otro medio. De ahí el significado del proverbio, "la manzana no cae lejos del árbol" o “de tal palo, tal astilla”. Un niño crece para ser similar a sus padres, tanto en comportamiento como en características físicas.

Si queremos saber cómo se lleva un hogar y qué pasa realmente en la familia, simplemente tómate un tiempo para dialogar con un niño de ese hogar y descubrirás qué está aprendiendo el niño con el ejemplo que se está viviendo justo ante sus ojos para seguir. El dicho anterior de Charles de Montesquieu dice muy claramente que, en su mayor parte, los niños no se miman o degeneran solos hasta que lo aprenden de otras personas.

No enseñar a los niños buenos principios en todas las áreas de la vida hará que los niños crezcan desequilibrados y crean una visión del mundo que les fallará cada vez, a menos que, una vez que sean adultos o tengan una edad responsable, trabajen duro para cambiar el sistema de valores deformado que se les enseñó. Esto es lo que sucede si no enseñamos diligentemente a nuestros hijos y nietos los principios probados y verdaderos, que solo se pueden encontrar en la Biblia. La sabiduría de Dios es superior. Lamentablemente, vivimos en un momento en que todo lo que une a las personas y las sociedades está siendo desacreditado y atacado, y nuestra sociedad lo está reflejando, especialmente los niños y los jóvenes. Aquellos adultos de mentalidad liberal, que no valoran a Dios o sus principios, dirigen las ciudades y el resultado ha sido un desastre.

Si hay algo por lo que Estados Unidos era conocido en el mundo era por sus principios. Pero desde hace aproximadamente 75 años, los cristianos conservadores, que eran y siguen siendo la mayoría en este país, no prestaron mucha atención a nuestros principios fundacionales que comenzaron a ser fuertemente atacados y la marea de lo que una vez fue una nación cristiana comenzó a cambiar significativamente en una dirección equivocada. Una vez que la base está comprometida, es solo cuestión de tiempo que ocurra un colapso. Como dijo el salmista en, Salmo 11:3 “Si son destruidos los fundamentos, ¿qué podrá hacer el justo?”

En Estados Unidos, se produjo un cambio importante después de la Segunda Guerra Mundial. Las generaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial han crecido gradualmente en una cultura que les ofrece más y más abundancia material que las generaciones anteriores y cada vez menos valores morales. Es bien sabido que los baby boomers (la generación posguerra) y sus hijos son la generación más mimada, egocéntrica y narcisista que ha producido el país. Los baby boomers son personas que nacieron entre 1946 y 1964 en Estados Unidos. Durante este tiempo, un aumento masivo de nacimientos siguió a la Segunda Guerra Mundial. Esta generación en particular representa casi el 20% del público estadounidense. Entonces, no estamos hablando solo de unas pocas personas aquí.

Los baby boomers desarrollaron fuertes características provocadas por la guerra, como mucha confianza en sí mismos, muy competitivos, orientados a objetivos, ingeniosos, mentalmente enfocados y disciplinados. Todo esto suena muy bien, PERO las cosas más importantes se dejaron fuera de sus prioridades, la vida hogareña se descuidó sin la debida crianza y supervisión cercana en la crianza de los hijos y Dios fue dejado en el estante. Los niños tenían más cosas materiales, pero menos de los padres y sobre todo menos de Dios. Las prioridades cambiaron y ambos padres estaban demasiado ocupados trabajando y pasando largas horas fuera de casa y de los niños. La tasa de divorcios aumentó, los hogares se dividieron y esto inició un efecto dominó de destrucción de la fibra moral en la nación.

El resultado es que los niños crecieron en un capullo lejos de la cultura real, las redes sociales son ahora su pasatiempo favorito, las vacaciones caras son una necesidad, la televisión, las computadoras y los videojuegos aíslan a los miembros de la familia entre sí, buscan todo el entretenimiento y emociones que pueden encontrar, pero se sienten más vacías que nunca. Parece que NO quieren buscar mayores cualidades como una vida piadosa, bondad sacrificada y servicio y justicia. El egoísmo y una mentalidad de derecho con menos gratitud por lo que tienen gobierna sus pensamientos.

En los 37 indicios de una civilización que se dirige a la ruina, la observación número uno es que “Se vuelve demasiado suave, demasiado lujoso y demasiado exitoso, lo que produce una descendencia perezosa debido a la indulgencia excesiva”. ¿Necesito decir más?

En este momento, la dura realidad es que, sin enmendar este rumbo desastroso, es posible que estos niños, con una mentalidad de derechos profundamente arraigada, eventualmente actúen para destruir la Declaración de Independencia, la Constitución y la República. De hecho, esto ya está en movimiento y está destruyendo la nación. Este ciclo se repite en la historia, por lo que Dios en la Biblia se refiere a la "tercera y cuarta" generación de consecuencias cuando tiene que imponer sanciones por los pecados generacionales.

Hasta ahora, estas generaciones con mentalidad de derechos, en su mayor parte, están de brazos cruzados y ven cómo los manifestantes derriban monumentos de personas y eventos que las generaciones pasadas consideraron importantes para preservar para la posteridad. Lo mismo ocurre con cualquier símbolo en propiedad pública o edificios que tengan que ver con el cristianismo. Ya estamos viendo la herencia espiritual e histórica de este país literalmente derribada y etiquetada como racista, intolerante, corrupta e irrelevante para el carácter de Estados Unidos. En otras palabras, Estados Unidos se está transformando en algo irreconocible y se está haciendo que se parezca a todas las naciones y civilizaciones que han fracasado por completo y cuya desaparición está registrada en la historia mundial.

Hemos creado esta generación de ingratos fuera de control. Ahora, ¿qué hacemos al respecto? Realmente es muy sencillo, volvamos a lo básico de nuevo y con paciencia criemos a las próximas generaciones para que amen a Dios, a la familia y al país. Enseñemos a nuestros hijos que, “El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” (Proverbios 9:10)

Convirtámonos en el ejemplo que los niños necesitan para ver y aprender la vida correctamente.