¿Se dirige Estados Unidos hacia la tiranía?

Nena Arias | 12 de octubre de 2020

“La justicia engrandece a la nación, pero el pecado
es afrenta para los pueblos.”
(Proverbios 14:34) 

Podrías preguntar, ¿por qué dices que Estados Unidos puede estar encaminándose hacia la tiranía? ¿No sabes que este es el país más libre del mundo? No hay forma de que ocurra la tiranía en Estados Unidos. Bueno, si crees que la tiranía no puede suceder en Estados Unidos, piénsalo de nuevo.

La mejor manera en que puedo explicarte esto es compartiendo el siguiente hallazgo bien investigado sobre lo que sucede en los Ciclos de la Historia. Ve si puedes reconocer la jornada de Estados Unidos reflejada en este ciclo.

"Una democracia es siempre de naturaleza temporal; simplemente no puede existir como una forma permanente de gobierno. Una democracia seguirá existiendo hasta el momento en que los votantes descubran que pueden votarse generosos obsequios del tesoro público.

A partir de ese momento, la mayoría siempre vota por los candidatos que prometen mayores beneficios del tesoro público, con el resultado de que toda democracia finalmente colapsará debido a una política fiscal laxa, que siempre va seguida de una dictadura. La edad promedio de las civilizaciones más grandes del mundo desde el comienzo de la historia ha sido de unos 200 años. Durante esos 200 años, estas naciones siempre progresaron a través de la siguiente secuencia:

• De la esclavitud a la fe espiritual;

• De la fe espiritual al gran valor;

• Del valor a la libertad;

• De la libertad a la abundancia;

• De la abundancia a la complacencia;

• De la complacencia a la apatía;

• De la apatía a la dependencia;

• De la dependencia a la esclavitud".

- Atribuido a un profesor escocés del siglo XVIII, el Dr. Alexander Tyler.

No te equivoques, lo que estamos viendo en Estados Unidos es la manifestación del paso final en este ciclo que nos llevará a la esclavitud de la tiranía de los hombres A MENOS que nos volvamos a Dios y al fundamento bíblico en la fundación original de este país. Si no lo hacemos, Estados Unidos no será la excepción. Volver a Dios es nuestra única esperanza y la única esperanza para toda la raza humana. Arrepintámonos y humillémonos ante nuestro Padre celestial y volvamos de nuestros malos caminos. La inminente desaparición de Estados Unidos está sucediendo porque lo hemos permitido. ¡No más! Con Dios podemos marcar la diferencia.