La muerte de Ginsburg mostrará nuevamente las luchas por el poder

Nena Arias | 21 de agosto de 2020

Dios ha hablado, “en otro tiempo muchas veces y de muchas maneras”
(Hebreos 1:1)

La naturaleza de la humanidad es conquistar y tomar el dominio, por lo que siempre hay una búsqueda de control. Fuimos creados por Dios para hacer cosas muy creativas con todo lo que nos dio. Lamentablemente, cuando el pecado entró en la cadena humana, esto cambió todo. El pecado desencadenó un objetivo y un enfoque completamente diferentes cuando se trataba de adquirir poder y tener la ventaja en todas las cosas. Esto quedó claramente demostrado en el primer homicidio, cuando Caín mató a su hermano inocente Abel en un ataque de celos.

La búsqueda para tomar el dominio es congruente con la comisión original que se les dio a los primeros humanos en la creación en Génesis 1:28, Dios los bendijo y les dijo: «Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra; sojúzguenla y tengan dominio...»"

Pero cuando el pecado entró en la mezcla, el verdadero propósito de la comisión se distorsionó y así ha sido desde entonces, a menos que los humanos elijan trabajar con Dios, no contra él o solo para ellos mismos.

La pirámide de poder para la raza humana según Dios es primero Dios, quien es el poder supremo y la figura de autoridad sobre todos. Luego es el padre / la madre en una familia y luego quizás los ancianos en una comunidad quienes supervisan los asuntos comunitarios. Por supuesto, tenemos un gobierno civil que supervisa los asuntos de la sociedad. Pero todos deben guiarse por la misma autoridad de Dios. Encontramos estas pautas de vida para toda la vida en la santa Palabra de Dios: la Biblia. El juramento del cargo les recuerda a aquellos que toman una posición pública / gubernamental que es Dios a quien deben rendir cuentas cuando dicen: “Con la ayuda de Dios”.

El poder tiene una forma de gravitar hacia un grupo o individuo poderoso y astuto y esto despierta el hambre de tener más y más poder. Si se permite que esta hambre crezca en su interior, la gente hará cualquier cosa para ganar más poder o, al menos, no perder el que tiene. Si las personas no tienen cuidado, se vuelven adictas al poder. El poder puede ser adictivo cuando las personas no saben realmente que deben servir a otros con él y no a sí mismas.

En Estados Unidos, tenemos varias formas y posiciones de poder que a nivel nacional pueden ser en el Congreso, la presidencia y la judicial; la posición más alta en la judicatura es la Corte Suprema compuesta por nueve poderosos individuos nombrados de por vida. Supuestamente, este nombramiento vitalicio es para que no tengan que postularse para un cargo y, por lo tanto, corrompan el sistema con sus propias tendencias.

Con la reciente muerte de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, el presidente ahora tiene que nominar un candidato para reemplazarla, lo que debe ser aprobado por el Senado. En tiempos pasados, este proceso era bastante simple. El candidato era examinado por el Senado y era aprobado. Pero lo que hemos presenciado últimamente con la atmósfera política tóxica en Washington DC, este proceso ahora es brutal hasta el punto de destrozar la vida de una persona, incluso llegar a crear falsedades solo para hacer girar el poder de la corte en su dirección. Parece que aquí es hacia donde nos dirigimos una vez más, ya que se nombre al reemplazo para llenar el puesto vacante.

Todo el infierno está a punto de desatarse y vamos a ver la fealdad de aquellos que se rebajarán a cualquier nivel para llevar el poder a su lado. No me refiero simplemente a presentar los pros y los contras del candidato, me refiero a un lío francamente sucio en todas las direcciones donde ni siquiera los hijos pequeños de la familia del candidato estarán fuera del alcance de los opositores. Estamos a punto de ver este lado feo y sucio en nuestros legisladores que en cualquier otro momento de esta administración. Si pensamos que la pelea fue mala hasta ahora en esta administración, todavía no hemos visto nada. Nos espera la pelea del siglo.

Es por eso por lo que les pido a todos que clamemos fervientemente a Dios por su liberación y roguemos que su voluntad se haga en la vida de nuestra nación como nunca. ¡La oración cambia las cosas y debemos involucrarnos en ella porque nuestras vidas y el futuro de esta nación dependen de ella!

La muerte de Ruth Bader Ginsburg ha dado a estas próximas elecciones más urgencia que antes. Este no es el momento de quedarse al margen. Todos somos necesarios en el frente. Primero, ante Dios y luego en las urnas de votación.

¡Que Dios nos ayude!


Photo: Fred Schilling/Collection of the Supreme Court of the United States