El tráfico sexual infantil en aumento

Nena Arias | 7 de septiembre de 2020

En este editorial quiero tocar un tema extremadamente delicado que me está rompiendo el corazón. Se trata de la explotación de niños inocentes por dinero, prostitución y todo tipo de actividades sexuales pervertidas de los desviados entre nosotros. ¿Qué dice esto sobre una sociedad donde estas prácticas están aumentando a pasos agigantados?

El Departamento de Justicia describe lo que implica el tráfico sexual de niños en la siguiente descripción:

El tráfico sexual infantil se refiere al reclutamiento, acogida, transporte, provisión, obtención, patrocinio o solicitud de un menor con el propósito de un acto sexual comercial. Los infractores de este delito, a los que comúnmente se hace referencia como traficantes, se dirigen a los niños vulnerables y obtienen el control sobre ellos utilizando una variedad de métodos de manipulación. Las víctimas con frecuencia son víctimas de los traficantes que las atraen con una oferta de comida, ropa, atención, amistad, amor y un lugar aparentemente seguro para dormir. Después de cultivar una relación con el niño y generar un falso sentido de confianza, el traficante comenzará a involucrar al niño en la prostitución y utilizará el abuso físico, emocional y psicológico para mantener al niño atrapado en una vida de prostitución. Es común que los traficantes aíslen a las víctimas alejándolas de amigos y familiares, alterando su apariencia física o trasladándolas continuamente a nuevos lugares. Las víctimas están fuertemente condicionadas a permanecer leales al traficante y a desconfiar de la aplicación de la ley. Ningún niño es inmune a convertirse en víctima del tráfico sexual infantil, independientemente de su raza, edad, situación socioeconómica o ubicación, y todos los niños involucrados en esta forma de explotación sexual comercial son víctimas.

Cualquier persona cuerda estará de acuerdo conmigo cuando digo que el tráfico sexual y la explotación de cualquier ser humano, especialmente niños inocentes, es uno de los crímenes más despreciables, atroces, aborrecibles, viles, abominables, mezquinos, bajos, repugnantes y odiosos contra la humanidad. Créanme, mi lista de palabras descriptivas para expresar el sentimiento repugnante que tengo con solo pensar en esta práctica que está sucediendo justo debajo de nuestras narices aquí en Estados Unidos y en todo el mundo podría tener un kilómetro de largo. ¡Y pensar que el tráfico de niños está ocurriendo en TODOS los 50 estados de Estados Unidos!

¿Qué tan común es el tráfico de niños en los EE. UU.? El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. calculó que entre 240,000 y 325,000 solamente en niños están en riesgo de explotación sexual cada año. Las estimaciones también sugieren que, en 2018, más de la mitad (51.6%) de los casos criminales de trata de personas activos en los EE. UU. fueron casos de tráfico sexual que involucran solo a niños.

¿Quién compra a un niño traficado por sexo? ¡Aquí está la sorpresa! No lo acertarías porque son hombres comunes. Se informa que la mayoría simplemente vuelve a integrarse en sus familias, sus trabajos y sus vecindarios. Hasta la próxima vez. Rara vez son capturados y responsabilizados por sus actos despreciables.

Los niños son nuestros tesoros más preciados y el maltrato de ellos nunca debería entrar en la mente y mucho menos llevar a cabo tales actos espeluznantes sobre ellos. Pero, por supuesto, con el abaratamiento de la vida a través de actos horribles como el aborto que masacra a millones de niños por nacer, ¿qué más se puede esperar?

Ninguna civilización que haya cometido tales atrocidades sobrevivirá y sin duda recibirá los juicios más duros de Dios, que valora mucho cada vida.

He aquí una advertencia para todos nosotros. Una vez que sepamos de estas atrocidades y no hagamos nada para detenerlas, seremos cómplices y seremos responsables. Hay muchas organizaciones maravillosas y compasivas que se han lanzado a hacer el arduo y peligroso trabajo de rescatar a estos preciosos niños. Te recomiendo encarecidamente que encuentres a una de estas organizaciones creíble que los examines para asegurarte de que tienen buena reputación y los respaldes. Necesitan nuestra ayuda. También ponte en contacto con tus representantes en el gobierno para concienciarlos también es una opción muy buena y necesaria.

Entonces Jesús les dijo:
—Dejen a los niños y no les impidan venir a mí,
porque de los tales es el reino de los cielos.
(Mateo 19:14)