El desmantelamiento del país que amamos

Nena Arias | 13 de julio de 2020

Procuren el bienestar de la ciudad…Rueguen por ella al SEÑOR,
porque en su bienestar tendrán ustedes bienestar.
(Jeremías 29:7)

Al crecer en Estados Unidos, cuando éramos niños, esperábamos los agradables desfiles y celebraciones patrióticas para conmemorar eventos significativos en nuestra historia. Fueron ocasiones alegres que llenaron nuestros corazones de patriotismo, amor y aprecio por vivir en este gran país. Pero las recientes marchas de personas que hemos visto en las calles de nuestras ciudades en estos días tienen la intención de obtener apoyo para lo que algunos creen que son injusticias cometidas contra ellos. No negamos que se cometan injusticias. Pero en Estados Unidos se nos han proporcionado procesos para obtener justicia y cambiar lo que se debe cambiar para un bien mayor. Sin embargo, ahora estas injusticias se atribuyen a todos, desde el gobierno, la policía, los dueños de negocios, los propietarios de viviendas, a todos con piel blanca o un color de piel diferente que está vivo hoy en este país e incluso en el pasado. Las estatuas y monumentos que se erigieron para honrar a contribuyentes significativos a nuestra historia nacional se están derrumbando sin discriminación. La ignorancia que se muestra claramente es impresionante.

Repito que Estados Unidos es un país que permite a sus ciudadanos protestar pacíficamente y expresar sus opiniones y quejas de manera ordenada. Esa es la belleza de este país cuando el sistema es respetado y seguido. En cambio, la angustia y el disgusto que hemos experimentado al observar desde nuestros hogares cómo todos estos horribles disturbios están volcando a nuestro país y amenazando con desentrañar su núcleo es motivo de gran preocupación. Es sorprendente que algunas personas elijan la violencia antes que el diálogo sensible.

Estados Unidos está viendo estos disturbios en el peor momento posible cuando nos enfrentamos, junto con todo el mundo, al impacto devastador de un virus mortal, altamente contagioso, que en un momento cerró todo el país. No hace falta decir que el impacto económico aún no está claro, pero no es bonito. Millones quedaron desempleados, innumerables empresas están cerradas o en bancarrota. El resultado de esto se sentirá durante muchos años o posiblemente décadas. Entonces, lo último que necesitamos es ser desgarrados por dentro con interrupciones violentas que nos están poniendo unos contra otros. La falta de esfuerzos adecuados por parte de la policía ciertamente no ayudó. Algunos lo tomaron como una señal de que podían crear estragos ilegales y salirse con la suya, y muchos lo hicieron. Estados Unidos ha tenido una gran confianza en nuestro sistema legal de que nadie está por encima de la ley. ¿Entonces qué es esto?

La anarquía declarada amenaza a Estados Unidos a dimensiones de las que ni siquiera queremos hablar. Simplemente no podemos concebir que nuestros funcionarios gubernamentales y las fuerzas del orden estén rindiéndose sin presionar a los grupos con intereses torcidos. Se están aprovechando e imponiendo lo que no les pertenece, simplemente porque se sienten con derecho y exigen reparaciones por cosas que ninguno de nosotros les quitó.

"Nosotros, el pueblo" tenemos el derecho y la autoridad exclusivos de recuperar el orden de este país. Si permitimos que esto continúe el desmoronamiento del país que amamos, solo aumentará a tal impulso que será imparable y Estados Unidos ya no será más.

Es obvio que hay una agenda oscura para desmantelar a nuestro país. Estas cosas no suceden a esta magnitud sin que alguien lo suficientemente poderoso patrocine estos esfuerzos. Es increíble que esas personas poderosas que se han beneficiado enormemente de Estados Unidos ahora estén trabajando clandestinamente detrás de escena pagando a otros para que hagan el trabajo sucio mientras permanecen en el anonimato.

Una de las corrientes subterráneas que se está abriendo camino en Estados Unidos es la mentalidad torcida globalista para implementar un gobierno mundial. Es una mentalidad que choca con el espíritu independiente de la verdadera libertad que formó a los Estados Unidos. Estas fuerzas definitivamente están en conflicto, por lo que están atacando implacablemente al presidente Trump porque su mentalidad es "Estados Unidos primero". La mayoría tendrá que despertarse y utilizar el uso de nuestro proceso electoral para mantener alejados a los globalistas, pero también debemos ser persistentes.

No hace falta decir que debemos rechazar los ataques para destruir nuestra libertad y soberanía. Dios nos dio esta nación y nos hará responsables de ello. No debemos escatimar el costo y la dedicación necesarios para reclamar y preservar esta amada nación, que debe ser una vez más un faro de luz, especialmente del Evangelio de Jesucristo para el mundo.