La hipocresía y los doble estándares a la orden del día

Nena Arias | 6 de julio de 2020

Estoy disgustada, pero no sorprendida, por las razones y el comportamiento de doble ánimo que muchas personas están utilizando en estos días para justificar sus decisiones y comportamientos absurdos y extraños simplemente para salirse con la suya sin tener en cuenta nuestro estado de derecho y los derechos de los demás. No les importa que estén arruinando nuestra nación al destruir los cimientos sobre los que está construida y, por lo tanto, están despojando a las futuras generaciones de ciudadanos del valioso legado y patrimonio que se nos ha dado en este país.

Tanto las personas de la ciudadanía como algunas del gobierno en todos los niveles se están comportando como si nunca hubieran oído hablar de la decencia, el sentido común y nunca hayan considerado ser verdaderamente respetuosos de la ley para el bien común. Ignoran por completo que, en este país, los Estados Unidos de América, tenemos la bendición de tener un proceso para cambiar cualquier cosa que necesite enmendarse en todos los niveles, incluso hasta enmendar la Constitución. Pero para estas personas perezosas y sin ley lo único que se interpone en su manera caprichosa es el arduo trabajo para pagar sus cuotas al hacer el trabajo, lo que puede llevar años y décadas de cabildeo, y usar razonamiento al usar su cerebro para educarse en la historia y los requisitos para lograr los cambios de manera legal y pacífica.

Como lo han tenido demasiado fácil y no tienen idea, o se niegan a pensar en el sacrificio de sangre, sudor y lágrimas que les costó a otros darnos esta nación, simplemente actúan como mocosos malcriados que hacen berrinches y se esfuerzan para obtener lo que ellos quieren sin importarles a quien pisotean.

Los vándalos, que se unen para destruir la propiedad privada y federal simplemente para decir "Quiero lo que otros tienen sin tener que trabajar por ello", se han vuelto locos y están descontrolados. La única forma de nombrar esto adecuadamente es la matanza, el robo y la anarquía.

Esto es un ejemplo. La ciudad de Minneapolis permitió que un gran grupo de personas continuara con lo que llamaron "protestas pacíficas". La gente estaba justificada para protestar fuertemente contra el brutal comportamiento policial que resultó en la muerte innecesaria de un hombre llamado George Floyd. Todos los ciudadanos decentes respetuosos de la ley reconocen que el motivo de la protesta se justificó cuando el 25 de mayo de 2020, George Floyd, un hombre negro de 46 años, fue asesinado en Minneapolis, Minnesota, durante un arresto por supuestamente usar un billete falso. Pero el caos y la anarquía que se produjo en muchas ciudades incluso hasta el punto de pedir la disolución de la policía y poner a personas no capacitadas, como trabajadores sociales, proveedores de servicios de salud mental y psicólogos, para manejar crímenes y violencia donde normalmente entrarían policías capacitados y calificados. ¡Es absurdo! Lo creas o no, ahora la eliminación de los cuerpos policiales se está considerando seriamente en muchas ciudades con Minneapolis, Minnesota a la cabeza. Pero la hipocresía en esto es impresionante porque ahora los miembros del consejo que votaron para disolver la policía han contratado seguridad privada para protegerlos a expensas de los contribuyentes. ¡Imagínate! ¿Te vienen a la mente las palabras "hipocresía y doble estándar"?

Un artículo publicado en GOPUSA reporta:

La Ciudad de Minneapolis está gastando $ 4,500 por día en seguridad privada para tres miembros del consejo que han recibido amenazas luego del asesinato policial de George Floyd, según informó FOX 9.

Un portavoz de la ciudad dijo que los detalles de seguridad privada han costado a los contribuyentes $ 63,000 en las últimas tres semanas.

Los tres miembros del consejo que tienen los detalles de seguridad: Andrea Jenkins (Ward 8) y Phillipe Cunningham (Ward 4) y Alondra Cano (Ward 9), han sido defensores directos del desalojo del Departamento de Policía de Minneapolis.

El concejal Phillipe Cunningham se negó a discutir las medidas de seguridad.

"No me siento cómodo discutiendo públicamente las amenazas de muerte en mi contra o el nivel de seguridad que tengo actualmente protegiéndome de esas amenazas", dijo Cunningham en un mensaje de texto.

¿Ves la hipocresía y el fraude en estos miembros del consejo que sin duda han perdido el rumbo, si alguna vez tuvieron alguno? ¿Hay incluso un cerebro en sus cabezas? Es trágico ver lo que está sucediendo en nuestro país, pero estoy muy feliz de decir que no son mayoría. Sé que la "mayoría silenciosa" espera pacientemente al margen hasta nuestras elecciones de noviembre para expulsar a muchos de estos jefes ineptos y recuperar la cordura en nuestra vida nacional. Mientras tanto, hay que actuar y ser contado entre las filas activas para hacer la diferencia. Ponte en contacto con tus servidores públicos que están fuera de control para asegurarles de que sepan que lo que están haciendo es totalmente inaceptable. Busca formas en tu comunidad de cómo puedes hacer la diferencia. Ponte en contacto con tus representantes y expresa tu opinión.

Si amas a Estados Unidos, no te quedes al margen y solo observas cómo tu país se va por el desagüe. Primero que nada, ora al Padre celestial y pide perdón por nuestros pecados nacionales. ¡Regístrate para votar y hazlo! Presta atención a quién está en el cuerpo de tu consejo municipal y asegúrate de que sepan que los estás vigilando. No les des tregua. El gobierno en nuestra nación es "del pueblo, por el pueblo y para el pueblo". ¡Hagamos nuestro trabajo!

Cuando los justos aumentan el pueblo se alegra;
pero cuando gobierna el impío el pueblo gime.
(Proverbios 29:2)

Evita que reine el hombre impío y que ponga trampas al pueblo.
(Job 34:30)


(Foto: Getty Images/iStockphoto)