Ya no podemos depender de la Corte Suprema

Nena Arias | 22 de junio de 2020

¿Tuviste una sensación de hundimiento la semana pasada una vez más con otro fallo atroz de la Corte Suprema sobre el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964? Es una decisión extraña que cambia el significado de "sexo biológico" con efectos de largo alcance más allá del hombre y la mujer a una miríada de preferencias sexuales pervertidas que ahora deben ser respetadas e incluidas más allá del empleo. Estos hombres y mujeres perversos ahora pueden convertirse en los maestros de jardín de infantes en la escuela local de tus hijos.

Esto significa que todas las empresas ahora deben permitir que los empleados abiertamente homosexuales o transgénicos reciban el tratamiento que afirman es su derecho o de lo contrario pueden ser demandados por "discriminación" si a los empleados no les gusta cómo son tratados o incluso si se les niega el empleo. A partir de ahora, entiendo, que no hay "exenciones religiosas". Esta decisión pronto se utilizará para forzar legalmente esta agenda malvada en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Ya estamos viendo lo que está haciendo en el ámbito deportivo, también la gran pelea por el uso de los baños.

Tenía la esperanza de que nos estábamos acercando a tener una mayoría conservadora en la Corte Suprema que nos llevaría en la dirección correcta hacia una nación más piadosa y anularía Roe v. Wade y el "matrimonio entre personas del mismo sexo", entre otras cosas. Al menos eso es lo que estábamos orando que finalmente sucedería, ¡y luego esto! ¡Es realmente decepcionante y un retraso de gran magnitud!

No es necesario decir que este fallo no es ley porque el tribunal superior no puede legislar desde el banquillo, por lo que debemos resistirnos activamente. Sin duda, este fallo tomó a todos por sorpresa, no esperábamos esto de lo que pensábamos que se estaba convirtiendo en un tribunal más conservador. Por lo tanto, urge que te comuniques con tus representantes y díles que rechacen esta decisión. No debemos quedarnos callados.

Esta desastrosa decisión de la Corte Suprema muestra claramente que no debemos confiar demasiado en los gobiernos de los hombres y clamar a Dios con mayor vehemencia. Ni el tribunal superior ni el presidente son nuestra respuesta a una nación más piadosa. No podemos depender de los corazones pecaminosos de los hombres para hacer lo correcto. Debemos mirar hacia Dios y nuestro arduo trabajo para honrarlo al agrandar su reino aquí en la tierra como en el cielo. Es la única dirección que traerá un verdadero cambio a nuestra sociedad.

A través de nuestra obediencia, Dios puede avanzar en las acciones y decisiones de nuestro gobierno. Le daremos a Dios buen material para trabajar a nuestro favor. Las decisiones gubernamentales tienen implicaciones masivas para todos nosotros, buenas o malas. Siempre debemos mirarlo a él, el Gobernante de todo el universo y de nuestras vidas que tiene el control de todos los asuntos.

El cambio para una sociedad solo puede venir a través de los corazones cambiados de su gente. Esos cambios se reflejarán en nuestro gobierno.