Crisis de padres ausentes en los hogares de EE.UU.

Nena Arias | 15 de junio de 2020

La unidad de la familia en Estados Unidos se enfrenta a la crisis más profunda de su historia. El colapso de la estructura de la familia establecida por Dios ha estado bajo ataque durante más de 163 años desde que el divorcio se legalizó en los Estados Unidos aproximadamente a mediados y finales del siglo XIX. El divorcio aumentó a un ritmo rápido a medida que se redujeron los precios y se hizo más fácil obtener un divorcio para personas de escasos recursos. El divorcio se aceptó como una alternativa a la infelicidad matrimonial ayudado por la importancia debilitada de las consecuencias espirituales en la ruptura de un matrimonio. Además, la mayor independencia de las mujeres que obtuvieron más derechos legales y la oportunidad de mantenerse a sí mismas causó una brecha en la institución matrimonial. El aumento del desmoronamiento de la estructura familiar se estableció en esta última parte del siglo XIX.

Un gran cambio se produjo en 1969 cuando se aprobó la Ley de Reforma del Divorcio que permite a las parejas divorciarse después de una separación de dos años. El divorcio dejó de considerarse contra el interés público, los tribunales consideraron que era más fácil conceder el divorcio sin necesariamente tener que demostrar "culpa", como el abandono, la crueldad, la enfermedad mental incurable o el adulterio. Todo lo que tenían que reclamar era que el matrimonio estaba irremediablemente roto. En 1909, Reno, Nevada, se hizo conocida como "la capital mundial del divorcio". El resto es historia. La disminución en el matrimonio solo parece empeorar. Todo lo que tenemos que hacer es mirar a nuestro alrededor y, especialmente, lo que entretiene a Estados Unidos en la televisión y las películas con qué facilidad los matrimonios terminan en divorcio sin que la pareja realmente abandone su egoísmo y su falta de voluntad para que el matrimonio funcione. Terminar en familias "mezcladas" es común donde los niños son arrojados de un padre a otro por un fin de semana y fácilmente aceptado como la "forma moderna".

La Oficina del Censo informa que 24 millones de niños en los Estados Unidos—uno de cada tres—viven sin su padre biológico en el hogar y que casi todos nuestros problemas sociales en los Estados Unidos de hoy reflejan esta ausencia del padre.

La investigación muestra que cuando un niño crece en un hogar sin padre, es probable que se den los siguientes factores:

  • Cuatro veces más probabilidades de vivir en la pobreza.
  • Mayor probabilidad de sufrir problemas emocionales y de comportamiento.
  • Riesgo dos veces mayor de mortalidad infantil
  • Más probabilidades de ir a la prisión.
  • Más probabilidades de cometer delitos.
  • Siete veces más probabilidades de embarazo adolescente
  • Mayor probabilidad de enfrentar abuso y negligencia
  • Mayor probabilidad de abuso de drogas y alcohol
  • Dos veces más probabilidades de sufrir obesidad
  • Dos veces más probabilidades de abandonar la escuela preparatoria

Ya es hora de volver al diseño original de la paternidad y criar una generación completamente nueva de padres responsables y comprometidos. Nos tomará a todos comenzar a tomar las decisiones correctas y defenderlas pase lo que pase.

Con la ayuda de Dios y nuestra obediencia, todo es posible.

"Él hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo y golpee la tierra con destrucción”.
(Malaquías 4:6)


Foto:PragerU