Demasiados cristianos estadounidenses no están votando

Nena Arias | 11 de mayo de 2020

Cuando los justos aumentan el pueblo se alegra;
pero cuando gobierna el impío
el pueblo gime.
(Proverbios 29:2)

Si los votantes determinan el futuro de una nación, ¿por qué no votan más cristianos en Estados Unidos? Si no votan, ¿tienen derecho a quejarse del estado caótico de las cosas en nuestra nación? Algo que los no votantes necesitan comprender urgentemente es que el silencio también vota. Ese llamado "voto silencioso" contará para aquellos que se oponen a tus valores. Entonces, como puedes ver, nadie se escapa con no votar.

En el 2012 se publicó un artículo en Baptist Press News y citaron lo siguiente: “La organización Champion the Vote estima que de 60 millones de cristianos en los Estados Unidos, solo 30 millones de ellos votan en una elección determinada o incluso están registrados para votar”. En un artículo más reciente publicado en el Daily Signal, citaron que "solo alrededor del 20% al 30% de los feligreses de los Estados Unidos practican su derecho constitucional al voto".

¡Esta apatía al voto debe cesar ahora! Los padres de familia y pastores deben educar tanto a la iglesia como a los jóvenes sobre temas políticos. Es urgente alentar a las personas a votar sus valores y volverse políticamente activos en sus comunidades. De lo contrario, no tienen a nadie más a quien culpar por la condición de sus comunidades y la nación sino a ellos mismos. Es especialmente importante para las personas de fe participar en hacer la diferencia.

Estos son tiempos difíciles. Si esperamos sobrevivir y prosperar como nación una vez más, debemos votar por los valores en el mejor documento de la historia del mundo: la Biblia. Solo ese documento puede prometer libertad y oportunidad a sus ciudadanos para recibir orientación.

Los cristianos deberían ser los primeros en saltar a la arena política y marcar la diferencia al influir en los valores de la cultura de una nación. A través de nuestro voto podemos discipular a una nación para defender los valores y principios justos que agradarán a Dios y podremos tener su favor.

No debemos ver la política como algo separado de los asuntos espirituales. El reino terrenal está vinculado y es uno y el mismo con el reino espiritual. Jesús dijo, “venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra.” (Mateo 6:10)

Al pronunciar estas palabras, Jesús estaba revelando que la voluntad del Padre es transferir las normas que gobiernan el cielo a la tierra. No hay separación de "iglesia y estado" en lo que respecta a Dios. Él quiere que seamos sal y luz aquí en la tierra. Debemos darle su significado y conocimiento al mundo. Él cuenta con nosotros para cumplir nuestro propósito. Entonces, como puedes ver, depende de nosotros como creyentes tomar las decisiones, por así decirlo. No separemos algo que Dios quiere que funcione como uno. Lo llamado "secular" no existe.

Debemos darnos cuenta de cuán poca sal y luz está llegando y cuán pocos creyentes están involucrados en la política de su sociedad.

Durante demasiado tiempo, debido a que el mundo de la política es muy oscuro y sucio, se ha dicho que los cristianos no pertenecen allí y no deberían involucrarse, sin embargo, no podemos alejarnos del hecho de que la política nos afecta a todos. Consigámoslo de una vez por todas, estamos llamados a lugares de oscuridad para ser la luz de Dios. Jesús dijo, Los sanos no tienen necesidad de médico sino los que están enfermos. No he venido para llamar a justos sino a pecadores.(Marcos 2:17).  Nuestro llamado es ir y cambiar la cultura y llevar el reino de Dios a las esferas de la sociedad que son oscuras, entonces, ¿por qué la desconexión?

Si no defendemos la justicia, ¿quién lo hará? Los cristianos creyentes en la Biblia deben registrarse y obtener el voto por millones. Debemos votar nuestros valores de acuerdo con los estándares de Dios o arriesgarnos a perder nuestra nación por completo ante los que odian a Dios.

Los cristianos profesos siguen siendo la mayoría en Estados Unidos. No hay una buena razón para que nuestra nación sea tan pecaminosa y esté tan desordenada. Si no oramos, votamos y participamos en los asuntos de nuestra nación, no tenemos derecho a quejarnos con nadie, y mucho menos con Dios. Si no vas a las urnas y votas a las personas que tienen soluciones justas para solucionar los problemas, no puedes quejarte, ni siquiera cuando te sucedan cosas malas a ti y a los tuyos. Si deseas buenos cambios y continuidad con nuestros valores originales, debes presentarte en las urnas.

No te sientas abrumado y digas: ¿qué puede hacer mi voto? Hagamos nuestra parte y Dios tendrá algo con qué trabajar. Recordemos que, La justicia engrandece a la nación, pero el pecado es afrenta para los pueblos.(Proverbios 14:34)