Algunos padres temen criar a sus hijos

Nena Arias | 4 de mayo de 2020

Realmente entristece mi corazón escuchar cómo tantos padres se quejan y temen que sus hijos no regresen a la escuela durante esta larga pausa por el coronavirus. Todos mis hijos son adultos ahora, pero puedo recordar cuánto disfruté siendo su madre a todas las edades. Entonces, cuando escucho que las mamás y los papás de todo el país se están quedando boquiabiertos y se quejan en las redes sociales de cómo tienen más miedo y temor de estar encerrados en sus hogares con sus hijos de lo que temen el virus en si, simplemente no entiendo eso. No es algo natural cuando se es padre o madre.

Por alguna razón torcida, se ha considerado que las mamás y los papás no pueden enseñar a sus propios hijos. Pero, por otro lado, eso es una señal de los tiempos en que vivimos y cómo la vida ha sido sacada de contexto de lo que debería ser. Estoy completamente horrorizada y afligida por lo que estoy viendo y escuchando con respecto a la actitud de algunos padres hacia sus hijos. Culpo esto a la falta de enseñanza adecuada en las iglesias cristianas y al feminismo radical que incluso se ha infiltrado en las iglesias, por no hablar de cómo domina esta actitud a la sociedad en general.

Solo puedo imaginar lo doloroso que es para los niños escuchar a sus padres hablar de ellos en términos tan onerosos. Es increíble que a algunos padres no les importe que sus hijos estén escuchando cuando se quejan de estar en casa con ellos como si fuera una especie de la peor pesadilla.

La mayoría de los padres modernos han estado tan acostumbrados a delegar la educación de sus hijos desde una edad temprana a los maestros de escuela e incluso los fines de semana a los líderes de clubes y maestros de escuela dominical que automáticamente piensan que es el trabajo de otra persona educar a sus hijos.

Muchos padres modernos quieren seguir viviendo la vida con todo el tiempo libre que tenían antes de la paternidad, que se desmoronan si no pueden tener su "tiempo libre" tan a menudo como les gustaría; menos ahora que tienen que educar a sus hijos en casa durante este encierro. No pueden esperar hasta que termine esta pandemia para poder "salir de la cárcel", por así decirlo.

Incluso los padres cristianos se quejan de que si hubieran sabido el arduo trabajo que implica la crianza de los hijos, habrían tenido menos hijos o ninguno. Ahora que realmente tienen que criarlos, dicen que no pueden manejarlo. No encuentran alegría en la rutina diaria de tener que atender a todas las necesidades de sus hijos. Se les olvida que alguien lo tuvo que hacer por ellos cuando eran niños. 

Lamentablemente, muchos padres modernos quieren hijos no porque quieran criarlos y nutrirlos en el temor y la amonestación del Señor, sino porque se espera o porque piensan que es algo automático. No consideran de manera realista todo lo que implica la crianza de los hijos; se pone difícil y no podemos renunciar cuando esto sucede. Sí, habrá más platos sucios, más ropa sucia para lavar, la casa se desordena, los niños hacen berrinches, etc., pero los niños son regalos de Dios. Son una recompensa: “heredad del SEÑOR son los hijos; recompensa es el fruto del vientre” (Salmo 127:3).

Se ha vuelto demasiado fácil enviar a los niños a la escuela la mayor parte del día, luego hay otras actividades en las que otra persona está a cargo. Si la familia tiene la bendición de tener abuelos, generalmente los niños terminan con ellos durante el fin de semana. Los padres apenas conocen a sus propios hijos. ¿Es de extrañar que este bloqueo se convierta en una experiencia muy difícil?

Por otro lado, hay otros padres que a través de este bloqueo están descubriendo que en realidad están disfrutando de la educación en el hogar y es posible que no regresen a sus hijos a la escuela pública. Van a elegir negar sus propios deseos o encontrar una manera de trabajar desde casa para poder poner a sus hijos primero, y les aplaudo.

Con los niños menores, el hogar es donde pertenecen las madres, incluso si tienen que poner sus propias carreras en espera por un tiempo. Ser el corazón de su hogar las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es increíblemente desafiante, especialmente durante estos tiempos inciertos, pero es donde más se nos necesita y para lo que Dios más nos ha equipado para hacer.

Esta pausa que ha creado la pandemia debería fortalecer a las familias y traer muchos cambios positivos en nuestra sociedad. Comienza tu día con oración. Enseña a tus hijos diariamente de la Palabra de Dios. Prepárelos para la vida a largo plazo en lo que realmente importa. Haz de tu hogar el lugar más seguro del mundo asegurándote de que esté construido sobre la Roca sólida que es Jesús.

No hay mayor vocación o posición más influyente en el mundo que ser padre. Debemos asegurarles a nuestros hijos que son bendiciones, no cargas.