El lado positivo de una crisis

Nena Arias | 23 de marzo de 2020

El dicho común que dice “al mal tiempo, buena cara” significa que incluso los peores eventos o situaciones en la vida tienen un aspecto positivo. Una situación que puede parecer oscura y sombría en la superficie también tiene el potencial de desencadenar algo bueno.

¿Cómo se le encuentra el lado positivo a un desafío amenazante, hiriente o grave? Estamos teniendo la oportunidad de ver eso desarrollarse ante nuestros ojos con la presencia global del coronavirus. Aunque estamos siendo bombardeados a través de los medios de comunicación de todos los peligros y riesgos que ha traído este virus, pero ya estamos viendo el lado positivo de esta crisis.

¿Qué quiero decir con eso? Dependiendo de la gravedad de la crisis, ciertamente te desafía a reevaluar lo que es más importante en la vida. Las personas que realmente están prestando atención inmediatamente mirarán hacia adentro primero, especialmente si son personas de fe en Dios que viven día a día y momento a momento en comunión con Dios. Es una gran diferencia si realmente toman en serio su fe y quieren honrar a Dios y su Palabra en sus vidas.

Veo varias cosas muy positivas que comienzan a desarrollarse como resultado de lo que llamo un "botón de reinicio mundial" (coronavirus), explicaré, pero primero, por favor no me malinterpretes, no quiero minimizar o trivializar esta enfermedad en lo más mínimo por el peligro muy real y la amenaza de vida que es. Mi corazón y mis oraciones están con los cientos, miles y millones de personas que sufren el impacto de esta enfermedad. Yo personalmente nunca he sido testigo de algo así. Es de gran preocupación ya que el número de casos y muertes aumenta cada día. El énfasis que estoy señalando es el lado positivo que hay en cada desafío. 1 Corintios 10:13 dice, “les ha sobrevenido…pero fiel es Dios, quien no los dejará… más de lo que ustedes pueden soportar…juntamente… dará la salida, para que la puedan resistir.” También, para los creyentes en Cristo, su promesa es Romanos 8:28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que lo aman; esto es, a los que son llamados conforme a su propósito.”

Algunos de los aspectos positivos que veo es que la gente se está humillando y buscando a Dios más de cerca. Las personas que no habían cultivado una vida de oración últimamente ahora están mirando a Dios y orando no solo por ellos mismos sino por toda nuestra nación y el mundo. Las iglesias están reevaluando sus prioridades y sirviendo más a los ancianos y a los necesitados. Están trasmitiendo sus servicios en línea en lugar de cancelarlos. Las familias se están acercando unas a otras. Están teniendo sus estudios bíblicos en casa y en familia. Los padres de niños en edad escolar tienen que educar en casa a los niños que están criando, algo que muchos padres deberían considerar a partir de ahora. Hay más lectura de libros en curso. Los solteros son más conscientes de sus padres y abuelos. El gobierno está luchando contra más corrupción. Hay innovación empresarial, ya que no es el negocio habitual en la economía. La investigación científica se ha acelerado para encontrar curas y perfeccionar las que tenemos. En el proceso, sin duda descubrirá curas para otras enfermedades. La fabricación aquí en los EE.UU. también tendrá que aumentar a pasos agigantados para hacernos más independientes de otras naciones. Las empresas deben diversificarse. Los vecinos están cuidando de sus vecinos.

Este es el lado alentador que estoy viendo en medio de esta horrible y desafiante crisis. Si buscamos el lado positivo, todo funcionará para siempre.