Tiempos de crisis grave prueban los corazones de todos

Nena Arias | 16 de marzo de 2020

La crisis generalizada sin duda prueba el espíritu humano para que vuelva a lo básico y a lo que es realmente importante. El mundo está siendo probado en la actualidad con la amenaza de una enfermedad generalizada. Las medidas que están implementando los gobiernos para proteger a su gente y su economía son muy drásticas. Esto puede significar una pérdida significativa de vidas e ingresos.

No muchos países están exentos de enfrentar enormes desafíos, ni siquiera los llamados países desarrollados como Estados Unidos. Todos parecemos estar en el mismo barco enfrentando las mismas probabilidades ya que se desconoce mucho sobre esto y se necesitan descubrir o inventar nuevas vacunas para combatir los efectos.

Lo que sí sabemos es que los más vulnerables parecen ser los ancianos y los niños, aunque la mayoría de las veces no presentan síntomas, son portadores. Todos haríamos bien en prestar atención a las indicaciones de quedarnos en casa si es posible. De lo contrario, todavía hay indicaciones para ayudarnos a mantenernos lo más protegidos posible.

Hay situaciones inevitables que se están creando. Por ejemplo, el noticiero The Guardian U.S. News, informa que en California se están uniendo dos crisis de desastres, la crisis de la vivienda y la pandemia de coronavirus. Las personas mayores en las instalaciones de vivienda asistida, sin duda, comenzarán a sufrir de soledad por encima de todo lo demás, ya que tienen que estar en cuarentena. Algunos tienen pérdida mental y no pueden asimilar o comprender lo que está sucediendo. Solo saben que no están viendo a sus seres queridos. Las visitas familiares se limitan a llamadas telefónicas donde los seres queridos solo pueden ver y saludar a sus familiares por una ventana. Sin duda hay miedo y ansiedad.

Por otra parte, Los funcionarios de salud pública están emitiendo advertencias para que las personas mayores se queden en casa y se auto aíslen. Se insta a los mayores de 65 años a quedarse en casa y lejos del contacto humano externo. El temor puede infiltrarse cuando se dan cuenta de que son parte de la población más vulnerable que está siendo la más afectada.

Esta es una situación precaria que sin duda pondrá a prueba el espíritu humano hasta el límite. ¿Qué harán las comunidades locales para intervenir y ayudar a estas personas mayores?

Por otro lado, con el cierre de las escuelas posiblemente durante las próximas ocho semanas, los padres se preguntan "¿qué vamos a hacer?" Se están dando cuenta de la necesidad de unirse con otros. Ahora es el momento de reunirse a medida que cierren las escuelas.

Los gobernadores están emitiendo órdenes ejecutivas para cerrar las escuelas en sus estados durante al menos dos semanas, tal vez incluso de cuatro a ocho semanas. Por otro lado, tanto el personal como los padres están preocupados por la propagación del coronavirus si las escuelas permanecen abiertas. Ciertamente nos enfrentamos a situaciones difíciles que nos desafían a todos en esta crisis.

Algunos padres trabajan desde casa para estar con sus hijos de primaria, pero eso no es posible para todas las familias. La gente solo tendrá que hacerlo funcionar de alguna manera. Así es la vida. Probablemente signifique pedir ayuda a amigos y familiares porque hay algunos trabajos que no se pueden realizar desde casa. Aquellos que pueden quedarse en casa deben llamar a sus amigos para ver si pueden ayudar a cuidar a sus hijos mientras los padres van a trabajar.

Las iglesias pueden tener que dar un paso al frente y abrir guarderías temporales durante esta crisis para ayudar a aquellos que no tienen otras opciones. Ayudarse los unos a los otros es algo que es increíblemente importante en este momento. Pero ¿no es eso de lo que siempre debería tratarse la vida?

Cuando la Biblia dice: 'Ama a tu prójimo como a ti mismo', realmente necesitamos amar a nuestro prójimo en este momento. Siempre hay un lado positivo en cada dificultad. Principalmente debemos acudir a Dios y pedirle perdón y protección. La unión es lo que nos sacará adelante en este momento.

Es hora de que los padres consideren seriamente la educación en el hogar de sus hijos menores. Es hora de cultivar en sus hijos pasatiempos y cosas prácticas como leer, dibujar y hacer las tareas domésticas. Los niños mayores pueden aprender a invertir en sus hermanos menores para aligerar la carga de los padres.

Cada desafío en la vida nos brinda oportunidades para convertirnos en mejores personas; para servir mejor a nuestro Dios y a los demás. Sí, puede que haya dolor, separaciones dolorosas y tengamos que prescindir de las comodidades, pero, con Dios, todas las cosas siempre funcionan juntas para bien.

Miremos hacia arriba en lugar de hacia abajo. Mira a tu alrededor para ver a quién le puedes ser una bendición. No nos quedemos cortos en medio de estos desafíos.