Los hábitos occidentales insostenibles

Nena Arias | 2 de marzo de 2020

El mundo entero está viviendo tiempos muy interesantes y turbulentos en los que los valores antiguos los están intercambiando por valores menos deseables para aquellos de nosotros que filtramos todos los componentes básicos de la vida con los presentados en la Palabra de Dios: la Biblia. Después de todo, ¿qué opinión es más superior que la de él? Somos su creación y ¿quién sabe mejor cómo debemos funcionar más que nuestro Creador?

¿Estamos viviendo en la era del fin del mundo tal como la conocemos? No hay duda de que nos estamos acercando al final de la orden posterior a la Segunda Guerra Mundial y está sucediendo algo nuevo y turbulento que muchos afirman son libertades, derechos y privilegios recién descubiertos, pero ¿lo son?

Hay muchas razones que afectan la perpetuidad de una civilización o su desaparición. Un pilar en cualquier civilización es la importancia de tener y criar hijos y mantener una tasa de natalidad y demografía de supervivencia saludable para la sostenibilidad. Una educación adecuada para aquellos niños con una base sólida para la vida va de la mano con tenerlos en primer lugar. Una sociedad que no está preparada para llevar a sus hijos a una dimensión en la que puedan tener una base segura y sustentable los está conduciendo a lo desconocido o al vacío.

Para orientarnos debemos aprender de la historia y los errores de las civilizaciones que han disminuido o están disminuyendo. La civilización que alguna vez tuvo un fundamento cristiano debería ser nuestro enfoque principal porque todos los demás están condenados a fallar tarde o temprano de todos modos. Solo construyendo sobre una base sólida podemos incluso esperar sobrevivir. Construimos sobre una base sólida como una roca o sobre arena. Jesús dijo que construyeras tu casa en la roca. Mateo 7:24-27 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las hace, será semejante a un hombre prudente que edificó su casa sobre la peña. Y cayó la lluvia, vinieron torrentes, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa. Pero no se derrumbó, porque se había fundado sobre la peña. Pero todo el que me oye estas palabras y no las hace, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena. Cayó la lluvia, vinieron torrentes y soplaron vientos, y azotaron contra aquella casa. Y se derrumbó, y fue grande su ruina”.

Europa occidental es un ejemplo de una civilización que hace mucho tiempo cambió su base sólida sobre la Palabra de Dios por una de arena y hemos sido testigos de los resultados de su rápido declive. Ha tomado más de un siglo y medio, pero su final es eminente y nosotros en el Occidente no estamos muy lejos. La demografía y la tasa de natalidad ahora dicen que Europa occidental, como la conocemos, ha disminuido y se está transformando en un diseño completamente diferente que se llama Eurabia. Los factores clave son el declive demográfico, los estados democráticos insostenibles y el agotamiento de la civilización (lee 37 Indicios de una civilización que se dirige a la ruina).

El declive demográfico ocurre cuando las personas dejan de tener hijos. En su mayoría, esto le ha sucedido a varias naciones europeas. Italia, Alemania y Japón ya tienen árboles genealógicos al revés con abuelos y padres mayores, pero muy pocos hijos e incluso menos nietos. Eso puede cambiar la demografía de manera muy significativa en solo dos generaciones. Algunas de las naciones europeas ya están más allá de poder recuperarse. Algunas naciones de Europa occidental han abierto sus fronteras e inmigraron a grandes familias musulmanas para completar a los niños que no se han molestado en tener. Los europeos tienen 1.3 hijos por pareja, los musulmanes tienen 3.5. La población musulmana está creciendo 10 veces más rápido que la población europea occidental. A ese ritmo, no pasará mucho tiempo para que los musulmanes se hagan cargo.

Las cifras de natalidad de Estados Unidos no están en un lugar mucho mejor. La tasa de natalidad de Estados Unidos a partir de 2016 es 1.8, es la tasa más baja en 32 años. Según la División de Población de la Organización de las Naciones Unidas, una tasa de fertilidad total de 2.1 hijos por mujer es el nivel reemplazable. Solía ​​ser que una fuerza impulsora para tener muchos hijos era que alguien cuidara a los ancianos. Con el impulso de un gobierno socialista, eso ya no es una preocupación ya que el gobierno promete cuidarnos a todos desde la cuna hasta la tumba. No importa que los gobiernos socialistas siempre se han colapsado donde sea que se hayan implementado. El dinero de otras personas no fluye indefinidamente; pronto se acabará. La forma egoísta en que viven las generaciones más jóvenes y la forma en que han sido adoctrinados para pensar solo en su felicidad y placer, ya no se incluye a los niños en su mentalidad. Si llegan a concebir un hijo en un momento inconveniente, su "solución" inmediata es el aborto.

Cuando surte efecto una transformación cultural más amplia, la nación también sufre una transformación de identidad y en solo unas pocas generaciones, el país original es irreconocible. Estamos viendo que esto sucede aquí en Estados Unidos ahora. No solo los estadounidenses se han negado a tener muchos hijos, sino que los que tenemos están siendo adoctrinados para odiar la fundación de este país. Se les está robando su herencia original y reemplazándola con un perfil de monstruo que hace que los niños odien a su país en lugar de amarlo.

Si consideras que el contribuyente más importante de nuestro declive es que ahora se sabe que la mayoría de las iglesias protestantes principales son hasta cierto punto pos-cristianas en el sentido de que han cambiado la doctrina de sus iglesias para que sea inclusiva, diversa y de una mentalidad liberal, por lo tanto tuercen y contorsionan las Escrituras para decir lo que quieran o lo que los haga populares y aceptados. Han traicionado a Dios para complacer a las personas. Dios es paciente, pero sigue siendo Dios. Cuánto tiempo antes de que él intervenga y nos llame a cuentas o simplemente deje que toda la casa de cartas caiga sobre nosotros. De cualquier manera, deletrea nuestro final. ¿Es esta declaración una predicción del día del juicio final demasiado para ti? No confíes en mi palabra. Dios dice que “cosecharemos lo que sembramos”.

No se engañen; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará. Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechará corrupción; pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer el bien porque a su tiempo cosecharemos, si no desmayamos. (Gálatas 6:7-9)

Dios es paciente. Todavía tenemos tiempo. No nos burlemos de él. No nos engañemos, nuestras maneras pecaminosas son insostenibles.