El maltrato del despacho oval

Nena Arias | 17 de febrero de 2020

DÍA DEL PRESIDENTE

“Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes.”
(Daniel 2:21)

En los Estados Unidos de América, tenemos un feriado anual que celebra a nuestros presidentes. La festividad se estableció por primera vez en 1800 después de la muerte de Washington en 1799. La festividad inicialmente solo se aplicaba al Distrito de Columbia, la capital. Más tarde se expandió a todo el país en 1885 para celebrar el cumpleaños de Washington y honrar oficialmente la vida y el trabajo de George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos. El cambio para convertirse en el Día del Presidente sucedió a fines de la década de 1960, cuando el énfasis de este día especial cambió para conmemorar a todos los presidentes de nuestro país, pasados ​​y presentes. El feriado federal de los Estados Unidos es el tercer lunes de febrero de cada año. Los registros muestran que el cumpleaños de George Washington es el 22 de febrero.

La presidencia de los Estados Unidos es la oficina más alta de nuestro país. Una posición que ha sido muy venerada y respetada, no solo en nuestro país sino en todo el mundo, especialmente desde que nos convertimos en la nación más poderosa de toda la historia humana. Quien ocupa ese cargo se convierte en la persona más poderosa del mundo. Desde que este alto honor se creó por primera vez en la fundación formal de nuestro país y nuestro primer presidente, George Washington llegó a ese cargo, la presidencia de los Estados Unidos es una posición de gran honor, poder y prestigio. Se necesitan muchos triunfos para llegar a esa oficina. No es un puesto designado. El presidente debe ser debidamente elegido por el pueblo a través de nuestro sistema electoral nacional.

Los Padres Fundadores detestaban el sistema monárquico, un sistema que hereda el poder en función de quiénes eran sus padres. Eso fue lo último que querían, ya que habían experimentado el abuso y la opresión que puede provocar una monarquía. Estaban demasiado familiarizados con esa forma de gobierno y cómo puede imponer tanta dificultad y opresión a la gente y lo difícil que es deshacerse de ella. No lucharon solo para establecerse en el poder, razón por la cual al final de la guerra, George Washington renunció a su comisión en el ejército y regresó como ciudadano privado a su hogar en Mount Vernon. Debido a ese acto de negarse a convertirse en rey, George Washington se hizo famoso. Casi rechazó el cargo de presidente también porque no creía que estuviera calificado para dirigir una nación. En retrospectiva, no hay duda de que Dios había elegido a este hombre para dirigir esta nación recién formada en el temor de Dios y por los motivos correctos.

No hay duda de que fue George Washington quien sentó el noble precedente para ese alto oficio. Washington creó la oficina y muchas de las cosas que damos por sentado acerca de cómo se comportará un presidente fueron creadas por él, como el discurso inaugural, no usar uniforme, dos términos, tener un gabinete, tolerancia de la oposición, solo por nombrar algunos. El título de "Sr. Presidente" fue creado por él en lugar de "Su Excelencia" que algunos de sus compañeros lo alentaron a tomar.

Llamar a Washington el padre de nuestro país no es exagerado. Él, más que nadie, merece el título.

Este es el tono noble que George Washington estableció para el cargo más alto en este país, por lo que es más que trágico cómo algunas personas, que han disfrutado de las libertades y privilegios que este país puede permitirles, se han encargado de atacar y destruir el respeto que exige el cargo simplemente porque desprecian a nuestro presidente actual, Donald J. Trump. Estoy horrorizada por el vitriolo, el veneno, el odio y la falta de respeto que está surgiendo de algunas personas que no se dan cuenta de que al hacerlo están ayudando a destruir todo el país y pisan el legado de las personas nobles que han servido a esta nación que los que odian al presidente dicen amar.

Sobre todo, les insto a que muestren respeto al Dios Todopoderoso, quien es quien establece y derriba a los reyes. Daniel 2:21, “Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes.”

Hay presidentes anteriores que mi ser rechazó totalmente, pero sé que es Dios quien los pone allí por una razón; para enviar mensajes al pueblo. El gobierno de un pueblo es un reflejo de en quién se han convertido.

El Día del Presidente de hecho merece nuestra conmemoración y acción de gracias por todo el sacrificio y la dedicación de aquellos que han dado todo para preservar y defender los fundamentos y principios de gobierno que le dieron a esta nación su grandeza. Nunca lo olvides…