Un estado próspero de nuestra unión

Nena Arias | 10 de febrero de 2020

En el discurso sobre el estado de la Unión (SOTU) de este año del presidente Donald Trump, escuchamos un informe más que brillante de sus logros durante su administración como presidente. Hemos sido testigos de sus logros constantemente como se informa en los canales de noticias conservadores. Digo conservador porque los medios liberales no los reconocen. Hacen todo lo contrario. Critican y menosprecian todo lo que hace el presidente. 

El discurso de SOTU fue un informe triunfante, sin embargo, vimos una clara división ya que los republicanos y la mayoría de los estadounidenses estaban celebrando estos muchos informes sobresalientes. Por otro lado, la mayoría de los demócratas en la cámara no solo no estaban satisfechos, sino que demostraron ira. Estaban descontentos, desdeñosos, presumidos, orgullosos y mostraban un lenguaje corporal burlón. El contraste fue más que notable y evidente. Tienes que preguntarte, ¿por qué? ¿Por qué no están contentos de que Estados Unidos prospere bajo esta presidencia? ¿No dicen constantemente que tienen el mejor interés de los estadounidenses en su corazón? ¿Qué está pasando? ¿Por qué hacen pucheros en lugar de regocijarse?

La líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue la más despreciable de todos, ya que se sentó detrás del presidente actuando como una niña mimada que muestra una rabieta haciendo muecas infantiles durante todo el discurso del presidente. Terminó la noche rompiendo físicamente su copia del discurso del presidente. Un acto que nos provocó nauseas. ¿Y estos son los legisladores demócratas que hicieron un juramento para no solo proteger y defender la Constitución y las leyes del país de la mejor manera posible, sino que invocaron a Dios en su juramento solemne diciendo "Con la ayuda de Dios"?

La actitud desagradable de los demócratas podría incluso justificarse si tuvieran un informe brillante de lo que ellos han logrado durante la administración de Trump, pero lo contrario es cierto. Son conocidos como los "Demócratas de no hacer nada".

A estos demócratas enojados y disgustados no les importa que la tasa de desempleo sea la más baja en mucho tiempo, especialmente para las minorías, es la más baja de la historia, gracias al presidente Trump. La tasa de desempleo de las mujeres alcanzó el nivel más bajo en casi 70 años, y solo el año pasado, las mujeres ocuparon el 72 por ciento de todos los nuevos empleos agregados, gracias al presidente Trump.

Los estadounidenses no solo están experimentando un bajo récord de desempleo sino un crecimiento salarial real en décadas. Estados Unidos perdió fábricas durante las administraciones anteriores que habían abandonado el país debido a las fuertes regulaciones y los altos impuestos, pero gracias a que el presidente Trump eliminó las regulaciones excesivas y redujo el impuesto corporativo, ahora tenemos 12,000 nuevas fábricas y muchas están regresando del extranjero. Hay mínimos históricos en el desempleo en todos los ámbitos entre los veteranos, los discapacitados e incluso entre los trabajadores sin un diploma de escuela preparatoria. Un número récord de jóvenes ahora están empleados. Estados Unidos ahora es auto-suficiente e independiente en la energía. Algo de lo que otros presidentes solo hablaron, pero Trump lo logró. La lista de sus logros en poco más de tres años es más que impresionante. ¿De qué hay que poner mala cara? Ah sí, lo entiendo, es porque todos estos logros han sido provocados por el presidente Trump y sus políticas efectivas. Los demócratas detestan a Trump porque ganó en 2016, una elección que los demócratas han estado luchando por deslegitimar.

En su SOTU, el presidente Trump reconoció y promovió a general de brigada un patriota de 100 años más que dedicado y merecedor que sirvió en tres guerras a pesar de que el país al que sirvió fielmente aún todavía no le otorgaba todos sus derechos. Si eso no es algo para aplaudir, no sé qué es. Trump le dijo a este hombre desinteresado: "Nuestra nación te saluda", sin embargo, los demócratas enojados no aplaudieron el servicio extraordinario de este hombre. Se sentaron en sus manos.

No necesito continuar enumerando la ira y la amargura de la mayoría de los demócratas en el Congreso que no se alegran de la prosperidad de nuestro país por primera vez en mucho tiempo. Están enfurecidos porque Estados Unidos está mejor bajo el presidente Trump y las políticas fallidas de los demócratas se están quedando en el fracaso total. Su bancarrota como partido es más que obvia y se enfrentan a una impotencia total en sus más feroces intentos de derribar a Trump en desgracia.

Poco saben los demócratas que odian a Trump que están luchando contra Dios. No, no estoy diciendo que Trump es Dios, ¡Jamás! Lo que estoy diciendo es que Dios puso a Trump al timón de nuestra nación en un momento como este. Todo esto para los propósitos de Dios para nuestra nación y no para Trump. Pero Dios siempre ha elegido usar elementos humanos para llevar a cabo su voluntad aquí en la tierra “como en el cielo.” En Daniel 2:21, Dios dice, “Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes.”

Debemos dar honor donde se debe honor. El presidente Trump es un hombre que renunció mucho para servir a este país. Renunció a una vida como hombre de negocios muy exitoso; se ha sacrificado mucho financieramente para entrar en la política. Todos los años dona su salario presidencial a diferentes causas y asistencias. Ha sido acusado falsamente de tantas cosas y le han llamado todos los nombres desagradables en el libro, sin embargo, todavía está de pie. Él y su familia estaban dispuestos y han estado dispuestos a ser arrojados bajo el autobús de los izquierdistas a través del odio constante, las críticas, el escrutinio y las mentiras, mentiras y más mentiras. Trump ganó la elección justa y honradamente.

Sus logros sobresalientes han sido notables, incluso mientras constantemente lo atacan ferozmente de todas las formas posibles, sin embargo, se mantiene firme. Una anciana dijo en una entrevista de prensa que Trump merece estar vestido con un traje de superhombre porque ha logrado mucho a pesar de todo el vitriolo que se le ha arrojado. En este punto, Trump lo sabe, y sabemos que no ha sido solo Trump, sino que fue Dios quien tomó las decisiones y apagó los fuegos y las balas de cañón que le han disparado desde incluso antes de ganar las elecciones presidenciales de 2016. Este es Dios manifestando que él tiene el control. Que a Dios sea toda la gloria y un especial "gracias" al presidente Trump y su familia.

Dios es y siempre será el Soberano sobre todo y todos. Dirige la historia y los asuntos de hombres y naciones y siempre debemos ser sensibles a sus operaciones para ver y saber lo que nos está diciendo y lo que está haciendo en el mundo y en nuestra nación.

¡Mi consejo para todos los que odian a Dios es que nunca debemos luchar contra Dios! Nunca ganaremos.