El ímpetu pro-vida está creciendo en Estados Unidos

Nena Arias | 27 de enero de 2020

Algo histórico sucedió la semana pasada. El presidente Trump se convirtió en el primer presidente en funciones en hablar personalmente durante la Marcha por la Vida que se realiza cada año en Washington D.C. Nos alienta porque este es un paso en la dirección correcta para impulsar la erradicación del problema del aborto a pedido en nuestro país. Estamos más que atrasados ​​para la revocación del fallo Roe v. Wade. Cada año, las multitudes en la Marcha por la Vida crecen y este año no fue la excepción. Fue maravilloso ver a tantos jóvenes en la multitud que se presentaron en oposición al aborto y contar con tanta pasión por este importante tema. Esta fortaleza entre nuestros jóvenes para proteger la vida nos da esperanza para el futuro de nuestro país. 

Una tergiversación de los pro-abortistas es que los activistas pro-vida están en contra de las mujeres, eso es absolutamente falso, y para dejar esto en claro el eslogan de la marcha de este año claramente lo refuta al declarar, "Pro-Life Is Pro-Women" (Ser pro-vida es estar a favor de las mujeres). Para llevar a cabo esto aún más, las organizaciones pro-vida no solo están orando y protestando afuera de las clínicas de aborto y en los escalones de los edificios gubernamentales, sino que están abriendo y estableciendo centros de atención de embarazo en todo el país para ofrecer más asistencia a las mujeres y sus familias, hombres incluidos. Ofrecen ultrasonidos gratuitos, tutoría, apoyo financiero e incluso ofrecen la adopción de estos bebés si su madre o ambos padres eligen la vida.

La ciencia también está dando un impulso al movimiento Pro-Vida, lo que está causando conflictos en aquellos que trabajan en el campo del aborto ahora. The Atlantic informa:

Cuando Colleen Malloy, una neonatóloga y miembro de la facultad de la Universidad Northwestern, habla sobre el aborto con sus colegas, ella dice: "es como si el emperador no llevara ropa". Los equipos médicos gastan un enorme esfuerzo, tiempo y dinero para dar a luz a bebés de forma segura y cuidar de los bebés prematuros para restaurarlos a la salud. Sin embargo, los médicos a menudo apoyan el aborto, incluso tarde en el desarrollo fetal.

A medida que las técnicas médicas se vuelven cada vez más sofisticadas, dijo Malloy, ella ha sentido esta tensión agudamente: un puñado de centros médicos en las principales ciudades ahora pueden realizar cirugías en fetos genéticamente anormales mientras aún están en el útero. Muchos tienen la misma edad que la pequeña cantidad de fetos abortados en el segundo o tercer trimestre del embarazo de una madre. "Cuanto más avancé en mi campo de neonatología, más se convirtió en la elección lógica de reconocer al feto en desarrollo por lo que es: un feto, en lugar de algún tipo de forma subhumana", dijo Malloy. "Simplemente se hizo tan obvio que estos solo eran humanos que estaban desarrollándose".

El progreso científico está rehaciendo y continuará rehaciendo el debate sobre el aborto porque continuará "descubriendo" que la vida comienza en la concepción. ¡Dios siempre tiene la razón! ¡Sigamos luchando por la vida!

“Antes que yo te formara en el vientre, te conocí.”
(Jeremías 1:5)