El presidente Trump protege la oración en la escuela

Nena Arias | 20 de enero de 2020

“Oren sin cesar. Den gracias en todo, porque esta
es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.”
(1 Tesalonicenses 5:17-18)

La libertad religiosa de Estados Unidos solía ser algo sinónimo de nuestros derechos como estadounidenses. Todo eso cambió drásticamente en las escuelas públicas estadounidenses a principios de la década de 1960 cuando la oración y la lectura de la Biblia se eliminaron de nuestro sistema de escuelas públicas. Es más que triste decir que esta agenda anti-Dios ha seguido progresando, y ahora amenaza con destruir nuestra libertad de adoración dada por Dios de acuerdo con los dictados de nuestra conciencia en casi todos los lugares públicos. Es increíble que todo lo que se necesita es que un individuo se queje de que los ofende y luego se niegan los derechos de la mayoría. Esto no era así.

Nunca hubiéramos imaginado antes de principios de la década de 1960 que se tendría que firmar una orden presidencial para restaurar estas libertades innatas en nuestra sociedad y especialmente en nuestras escuelas públicas.

Esta semana, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) y el Departamento de Educación anunciaron una regla propuesta que proporcionará orientación sobre protecciones legales para la oración y otras expresiones religiosas en las escuelas públicas, y agradecemos a Dios y al presidente Trump por esto. El propósito de estas instrucciones actualizadas es proporcionar información sobre el estado actual de la ley y aclarar en qué medida la oración en las escuelas públicas está legalmente protegida.

La actualización generalmente aborda los principios de libertad religiosa que se relacionan con la expresión religiosa para incluir la oración, de acuerdo con la orden ejecutiva del presidente Trump y el Memorándum del Procurador General sobre Protecciones de la Ley Federal para la Libertad Religiosa. También está destinado a guiar a las agencias educativas estatales (SEA) y las agencias educativas locales (LEA) sobre cómo cumplir con la ley constitucional y establecida. También analiza la Ley de Igualdad de Acceso, que proporciona protección legal para la expresión religiosa en las escuelas públicas.

Esta enmienda requiere que el secretario de educación emita orientación para las SEA, las LEA y el público en general sobre la oración protegida constitucionalmente en las escuelas públicas. Requiere que respete el estado actual de la ley. Se debe certificar por escrito a su SEA que no tiene una política que impida o niegue la participación en la oración protegida constitucionalmente en las escuelas públicas como se detalla en este informe actualizado. Será maravilloso regresar a Dios a nuestras escuelas públicas, ya que las estadísticas muestran cuán revoltosas se han vuelto las aulas de las escuelas públicas desde que sacaron a Dios. Aún más maravilloso será cuando a Dios se le invite regresar a los hogares de la familia estadounidense, que es el primer lugar en el que fue descuidado.

La Primera Enmienda también garantiza a los estudiantes el derecho a orar individualmente o en grupos en los terrenos de la escuela durante cualquier tiempo que no esté en el aula. Todos los estudiantes pueden expresar sus opiniones verbalmente o por escrito antes o después de la escuela, entre clases, durante la hora del almuerzo o en el campo de juego, de acuerdo con las pautas federales sobre la oración en las escuelas públicas emitidas en 2003. El bufete de abogados, Liberty Counsel también tiene folleto de derechos en su sitio web. En el pasado, era desmesurado que a un niño de jardín de infantes le dijeran que no podía orar por su almuerzo. ¡Esto es desgarrador y debe cesar! ¡Gracias, presidente Trump!

El final de las organizaciones religiosas que fueron discriminadas para los ganadores de premios ha terminado. Según la regla, el Departamento de Justicia no discriminará en función del carácter religioso de una organización. Además, las organizaciones religiosas que participan en programas respaldados por el Departamento de Justicia mantienen su independencia del gobierno y pueden continuar llevando a cabo sus misiones de conformidad con las protecciones de libertad religiosa en la ley federal, incluidas las cláusulas de libertad de expresión y libre ejercicio de la Primera Enmienda.

¿Es de extrañar por qué la agenda de la izquierda odia al presidente Trump? Él está deshaciendo todo el daño causado a nuestros derechos constitucionales y dados por Dios. ¡Hagamos que Estados Unidos regrese a Dios de nuevo!