El 4º. Centenario de Estados Unidos

Nena Arias | 6 de enero de 2020

El año 2020 es el cuarto centenario de Estados Unidos desde el desembarco de los peregrinos en las costas de Massachusetts.

Ciento dos pasajeros llegaron en el barco Mayflower para hacer un nuevo hogar para ellos y sus familias. La mitad de esos recién llegados murieron ese primer invierno. ¿Cuáles son las probabilidades de que un poco más de cincuenta personas, la mayoría de los cuales eran niños y adolescentes de los que murieron, pudieran haber comenzado el diseño de la nación que se convirtió en la nación más poderosa de toda la historia humana? Lo has acertado, definitivamente era algo de Dios.

Los estudios muestran por las matemáticas que la vida promedio del poder de una nación es de 215 años. Después de eso, la disminución comienza o puede terminar repentinamente. A pesar de que Estados Unidos se tambalea, y mucho más allá del tiempo asignado, ¿por qué Estados Unidos todavía está de pie? Los expertos dicen que "Estados Unidos ahora ha superado a la mayoría de los imperios en un conjunto de datos históricos y ahora está cruzando el umbral hacia la vejez canosa".

Solo podemos decir que, dado que Estados Unidos era una "cosa de Dios" desde el principio, Estados Unidos sigue en pie porque Dios todavía no ha terminado con Estados Unidos a menos que Estados Unidos haya terminado con Dios. En Hechos 17:26, la Biblia dice: "De uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Él ha determinado de antemano el orden de los tiempos y los límites de su habitación". ¿Tiene Estados Unidos una fecha de caducidad?

Cuando los expertos dicen que el desempeño pasado no es indicativo de resultados futuros, esto nos lleva al centro de atención de este editorial, o Estados Unidos se reforma de nuevo a los principios bíblicos que le dieron su grandeza o muere. No será la excepción si los principios principales en la moral y la ética no se corrigen para volver a vivir a la manera de Dios, tendremos que enfrentar las consecuencias de nuestros malos caminos.

El viaje y el desembarco de los peregrinos en Massachusetts el 9 de noviembre de 1620, después de un viaje de 66 días, se conoce como el viaje que literalmente cambió todo el mundo. Este es un hecho innegable y la historia lo demuestra. La minúscula colonia que fundaron creció, prosperó y comenzó la avalancha de una gran civilización que se ha estado gestando durante 400 años. Los peregrinos nunca podrían haber imaginado la magnitud de la misión que los trajo aquí. Juzgando por sus escritos, especialmente el Mayflower Compact, solo podemos concluir que sabían que estaban en una misión de Dios. Sus almas anhelaban ser libres para vivir y adorar a su Dios, el Dios de la Biblia. No se puede negar que la concepción y el diseño original de Estados Unidos fueron muy únicos y guiados por Dios.

Los primeros colonos y asentados pusieron en práctica los principios de esta nación que Dios podía bendecir. No fue solo el trabajo duro y el ingenio humano lo que construyó esta nación. Otras personas y naciones trabajan igual de duro, tienen el mismo tipo de cerebros, talentos y habilidades. Entonces, ¿qué hizo la diferencia aquí en Estados Unidos? Dios y su verdad, ese es quien hizo la diferencia, porque Dios solo honra su Palabra.

Escuchamos mucho acerca de hacer que Estados Unidos vuelva a ser grandioso. ¿Qué grandeza tienen las personas en mente cuando dicen eso? ¿Es solo para volvernos materialmente ricos nuevamente? ¡Absolutamente no! La riqueza no hace a las personas grandiosas. De hecho, los puede empeorar. Porque, hasta que el arrepentimiento, la confesión y el apartarse de los malos caminos se encarguen del pecado, solo se repetirá y la riqueza solo facilitará que eso suceda, si las personas no tienen cuidado. La riqueza tiende a hacer que las personas vivan de manera muy egoísta y autocomplaciente, sin restricciones.

Tenemos que admitir que Estados Unidos tiene enemigos que odian nuestro diseño original porque involucra a Dios y odian a Dios y sus valores. Estos enemigos se han infiltrado en todas las áreas de nuestra sociedad y cultura. Son incansables en sus esfuerzos por lograr sus objetivos. Los que creemos en Dios y en el diseño original de Estados Unidos ¿seremos tan decididos e implacables para luchar por el país que amamos?

No nos cansemos, pues, de hacer el bien porque a su tiempo cosecharemos,
si no desmayamos.
(Gálatas 6:9)

¡Feliz 4º. Centenario!