Rechaza las mentiras y abraza la verdad

Nena Arias | 30 de diciembre de 2019

Sin lugar a duda, has escuchado la expresión al comienzo de un nuevo año, "Rechaza lo viejo, llama lo nuevo". Siempre es un pensamiento refrescante pensar que el nuevo año trae nuevas oportunidades para rehacernos de muchas maneras, y ¿por qué no? Pero si lo piensas en principio, no tenemos que esperar al comienzo de un nuevo año para tener esas oportunidades porque cada día que nos despertamos a un nuevo día, esas oportunidades están ahí para nosotros.

¿Qué nos traerá el año 2020? Si eres optimista, esperas que todo tu arduo trabajo finalmente valga la pena de una manera significativa. Un nuevo año también nos causa cierto temor por lo desconocido, especialmente cuando miramos a nuestro alrededor y escuchamos a los presentadores de noticias sobre cuánto caos hay en el mundo y nos damos cuenta de las amenazas que se avecinan contra nosotros y los conflictos entre nosotros y las naciones que amenazan al mundo entero porque todos estamos muy conectados.

La vida humana funciona exactamente como las leyes de siembra y cosecha. Los agricultores y las personas que entienden estas leyes dependen de cuán bien entiendan la salud del suelo en el que están plantando, la calidad de las semillas que usan y cómo cuidarlas, también entienden los tiempos y las estaciones, los climas, y cómo los cambios repentinos en los patrones climáticos los afectarán. Hay un mundo de información más la experiencia que aquellos que trabajan la tierra deben tener para intentarlo. Las leyes de siembra y cosecha son las mismas en todo el mundo, dependiendo de las peculiaridades de las diferentes regiones.

Lo mismo es cierto para la vida y la Palabra de Dios lo expresa de esta manera. “No se engañen; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará. Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechará corrupción; pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.” (Gálatas 6:7-8)

Mi preocupación por nuestra nación es que hemos estado sembrando las semillas equivocadas y hemos invertido nuestra cultura debido a una cultura de mentiras. Hemos traicionado la única fuente real de verdad conocida por el hombre, que es la verdad de Dios. Hemos roto todos los muros morales importantes. Tenemos la podredumbre moral que nos devora vivos por la redefinición de muchos de los pilares que mantienen unida a una sociedad.

Los Estados Unidos de hoy son irreconocible con la nación de hace solo unas décadas. Lo que sabíamos que era oscuridad ahora lo llamamos luz.

Malcolm Muggeridge, (1903-1990), periodista y escritor satírico inglés dijo:

"La gente no cree en las mentiras porque tienen que hacerlo, sino porque quieren".

Es innegable que nuestra cultura se ha convertido en una cultura de mentiras más que en la verdad porque las personas han optado por creer mentiras para poder justificar sus estilos de vida licenciosos. Las personas viven en términos de lo que quieren creer.

Al evaluar nuestra civilización, Muggeridge dio la siguiente conclusión:

“Entonces, la conclusión seguramente sería que, mientras que otras civilizaciones han sido derribadas por ataques de bárbaros desde afuera, la nuestra tenía la distinción única de entrenar a sus propios destructores en sus propias instituciones educativas, y luego proporcionarles instalaciones para propagar su ideología destructiva a lo largo y ancho, todo a expensas del público. Así, el hombre occidental decidió abolirse, creando su propio aburrimiento de su propia riqueza, su propia vulnerabilidad de su propia fuerza, su propia impotencia de su propia erotomanía, él mismo tocando la trompeta que derribó los muros de su propia ciudad abajo, y convencido de que era demasiado numeroso, trabajó con la píldora, el bisturí y la jeringa para hacerse menos. Hasta que, por fin, educado en la imbecilidad, contaminado y drogado hasta la estupefacción, se desplomó, como un viejo brontosaurio cansado y maltratado, y se extinguió".

Es increíble que las atrocidades, la inmoralidad y las mentiras puedan encontrar tantos, incluso los llamados altos intelectuales, e incluso las denominaciones de las iglesias, para justificarlos. No podemos comprometernos efectivamente con una cultura que ha olvidado o ignorado la fuente de la verdad, que solo proviene de Dios. Estamos cosechando las atrocidades y presenciando comportamientos bárbaros como un papá disparando a un barbero por el corte de pelo de su hijo de 13 años, una mujer golpeando a una persona en la cara por decirle "Feliz Navidad". Un hombre armado abre fuego en una iglesia durante la comunión hiriendo y matando personas. Incluso los líderes políticos de nuestra nación, que se supone están encaminando hacia una vida mejor, son mentirosos e individuos corruptos. Dicen una cosa, luego, cuando están presionados, cambian rápidamente y hacen un giro de 180 grados para salvar la cara y su posición. Cambian de opinión sobre todos los temas importantes y acusan a otros de malinterpretarlos en sus esfuerzos por controlar el daño y para que puedan continuar en su camino de falsedades e intereses personales.

WikipediaSi tengo una oración y deseo para nosotros en el nuevo año sería "rechaza las mentiras y abraza la verdad". Comencemos a plantar las semillas correctas en nuestras vidas y cultura para cosechar la ley y el orden que anhelamos. Deja que comience conmigo y contigo ahora.

¿Por qué debe hacer la diferencia cambiar la página de un calendario? ¿El comienzo de un nuevo año tiene algo diferente a cualquier otro día u horario en la vida de una persona? Si no es así, ¿por qué posponer o usar un nuevo año como excusa para NO comenzar hoy con lo que deseas mejorar en tu vida y en la vida de quienes te rodean? No esperes a que otros comiencen. Aceptemos nuestra responsabilidad personal y demos un ejemplo. Cuanto antes comencemos, antes veremos mejores resultados. Porque de seguro cosecharemos lo que sembramos.