Una nación es tan fuerte como su gente

Nena Arias | 18 de noviembre de 2019

"La fuerza de una nación reside en los hogares de su gente".
~ Abraham Lincoln ~

Los factores clave y obvios siempre se han destacado en la fundación que le dio a Estados Unidos su grandeza. Estos no eran secretos ocultos para las personas famosas que representaron partes importantes en nuestra historia y que escribieron sobre ellos. Estos factores clave no deben ser secretos ocultos para nosotros de ninguna manera. Estos valiosos ingredientes son necesarios en una República para la sostenibilidad. Son la fe bíblica, el carácter, la virtud y la educación moral. Estas son las mismas pautas que Dios le dio al viejo Israel a seguir.

Cuando el gran líder hebreo Moisés estaba a punto de partir de esta tierra, se aseguró de que el pueblo de Israel hubiera aprendido todo lo que Dios les había enseñado. Él escribió este repaso y se conoce como el libro de Deuteronomio en la Biblia. El nombre Deuteronomio significa "copia", "repetición" o "la ley dos veces dada". El Deuteronomio es el esquema básico y la reiteración de todas las leyes que se le ordenó a Israel que siguiera al entrar y establecerse en la Tierra Prometida.

Dios le dijo a Israel lo siguiente en Deuteronomio 4:

1Ahora pues, oh Israel, escucha las leyes y decretos que yo les enseño que hagan, a fin de que vivan …No añadan a las palabras que yo les mando, ni quiten de ellas…Pero ustedes, que fueron fieles al SEÑOR su Dios, todos están vivos hoy. Guárdenlos, pues, y pónganlos por obra, porque esto es su sabiduría y su inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales al oír de todas estas leyes dirán: ‘¡Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio y entendido!’. Porque, ¿qué nación hay tan grande, que tenga dioses tan cerca de ella, así como lo está el SEÑOR nuestro Dios cada vez que lo invocamos? ¿Qué nación hay tan grande que tenga leyes y decretos tan justos como toda esta ley que yo pongo hoy delante de ustedes? Solamente guárdate y guarda diligentemente tu alma, no sea que te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni que se aparten de tu corazón durante todos los días de tu vida. Las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos.

En Deuteronomio 6:6-7 les dijo:

“Estas palabras que yo te mando estarán en tu corazón. Las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas sentado en casa o andando por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”

Esta fue una comisión que el viejo Israel nunca logró completamente, ya que no continuaron aplicando estos estatutos y también rechazaron al Mesías, Jesucristo.

No es improbable decir que, al principio, Estados Unidos construyó sus cimientos sobre esas leyes y demostró que Dios es correcto al dárselas a Israel y los perpetuó para que nosotros también las sigamos. Cualquier nación que quiera prosperar debe implementar y nunca perder de vista estos valiosos principios. Estados Unidos prestó atención a estos valores y se convirtió en la nación más codiciada en toda la historia humana, por lo que es tan trágico que nos hayamos desviado de esa base.

Fuimos advertidos por personas como el gobernador de Mississippi, Kirk Fordice, que dijo: "Cuanto menos enfaticemos la religión cristiana, más caemos en el abismo del pobre carácter y el caos en los Estados Unidos de América".

Los peregrinos también reconocieron este valor y se aseguraron de establecer esta base sólida desde el principio cuando hicieron de la libertad de honrar y adorar a nuestro Creador la piedra angular más importante para esta nación, como se indica en el Acuerdo del Mayflower.

El sentimiento y la prioridad de muchas figuras clave en nuestra historia estaba en sintonía con el predicador Henry Ward Beecher cuando dijo: "Supliquemos al Dios de nuestros padres, por su sabia providencia, para salvarnos de nuestras pasiones desenfrenadas, del egoísmo impertinente, del orgullo, la arrogancia, la crueldad y la lujuria sensual, para que como nación podamos mostrar su alabanza en toda la tierra".

Haríamos bien en reiterar este sabio consejo en nuestras oraciones por Estados Unidos, especialmente cuando nos acercamos a esta temporada de Acción de Gracias.

¡Dios, ayúdanos a salvar a Estados Unidos!