Los verdaderos luchadores por la libertad del mundo

Nena Arias | 11 de noviembre de 2019

Hoy, Estados Unidos celebra un día festivo muy merecido: ¡el Día de los Veteranos! Un día en el que todos los ciudadanos agradecidos nos unimos para expresar nuestra gratitud por todos los que han servido en nuestras ramas militares. Aquellos que han luchado valientemente en los campos de batalla cuando y donde se les ha ordenado que lo hagan. En agradecimiento a los que han servido; expresamos nuestra gratitud por su valentía y servicio y les damos las gracias. Realmente esperamos que este día y todos los días tú y tu familia experimenten nuestra más profunda apreciación por algo que quizás nunca podríamos devolver todo el sacrificio. ¡Una vez más, gracias!

Recordando este día, no puedo evitar pensar en la libertad y preguntar, "¿qué es la verdadera libertad y acaso la estamos viviendo aquí en Estados Unidos?". Se dice que luchamos por preservar nuestras libertades, y sin duda eso es lo que sucede en la guerra. Pero me pregunto si lo que está sucediendo en Estados Unidos es la verdadera libertad. ¿Se debe dar por sentada la verdadera libertad y desperdiciarla en una vida de valores equivocados? Para responder a esa pregunta, debo pensar en cómo nuestro Salvador, Jesucristo, habló acerca de la verdadera libertad cuando dijo: "conocerán la verdad, y la verdad los hará libres" (Juan 8:32). Y luego en Juan 14:6 dice: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”.

La Biblia habla de la verdadera libertad y es el único plan para la restauración de la humanidad. No hay otro manual que se pueda comparar o incluso comenzar a competir con su sabiduría y precisión. En las páginas de la Biblia entendemos de qué se trata la verdadera libertad y cómo resolver todos nuestros problemas. Por lo tanto, aquellos que dedican sus vidas a difundir el conocimiento del Evangelio de Jesús y su verdad son los verdaderos luchadores por la libertad en todo el mundo.

Cuanto mayor sea la comprensión de la Biblia, más se entenderá el verdadero fundamento en esta nación llamada Estados Unidos de América. Por difícil que parezca que algunos lo acepten, la Biblia da instrucciones claras sobre los motivos de la guerra. Las guerras son horribles, y la devastación se ve claramente, incluidas las guerras por la independencia, las revoluciones y las contrarrevoluciones. El paisaje de la historia humana está lleno de todo tipo de guerras, y continuarán debido a la naturaleza pecaminosa de la humanidad. Sin embargo, cuando los hombres adquieran el conocimiento del Señor, las guerras cesarán y las armas se transformarán en herramientas de productividad. “Él juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos. Y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaías 2:4).

La próxima vez que escuches o recuerdes el precio que pagaron las personas valientes para mantener a Estados Unidos libre, haz una evaluación honesta y pregúntate si Estados Unidos se está convirtiendo en una nación libre, desde la perspectiva de los padres fundadores, o quizá otra perspectiva. Lo más importante, pregunta si estás más en sintonía con la cosmovisión bíblica de la libertad.

Si somos honestos, diremos que Estados Unidos se está volviendo más como un estado policial que el que garantiza nuestras libertades bajo Dios. Una vez más, la nación está clamando por su redención. La buena noticia es que debido a que nuestras libertades se están reduciendo, la gente está comenzando a comprender que debemos recuperar la nación bajo la dirección de la ética de Dios. El precio que pagamos valdrá la pena.

Cuanto antes sepamos más la verdad de Dios, más libres seremos. Unámonos a las filas de los verdaderos luchadores por la libertad para liberar a las personas con la verdad de Dios en todo el mundo.

Ronald Reagan dijo: "... la libertad nunca está a más de una generación de la extinción". No seamos la generación que deja morir la verdadera libertad. Defendámosla bajo la bandera de Cristo: el Ganador de la verdadera libertad.

¡Cuán hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae buenas nuevas del bien, del que anuncia la salvación, del que dice…: “¡Tu Dios reina!”.
(Isaías 52:7)