Socialismo: sistema probado y fracasado

Nena Arias | 28 de octubre de 2019

"La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez,
pero esperando resultados diferentes".
~ Alberto Einstein ~

"La locura puede considerarse como una mala salud de la mente, no necesariamente del cerebro como órgano (aunque eso puede afectar la salud mental), sino que se refiere a la función defectuosa de los procesos mentales, como el razonamiento" (Wikipedia.org).

La locura ha llegado a Estados Unidos de América en grandes proporciones.

Como nunca en Estados Unidos, estamos escuchando los tambores del socialismo por parte de los liberales en nuestra sociedad y en las próximas elecciones presidenciales como la solución a todos nuestros dilemas gubernamentales y sociales. Pero cuando se trata del socialismo, no hay duda de que es un sistema de hombres probado y fallido porque ha demostrado serlo donde sea que se haya implementado. Entonces, ¿por qué razón en nuestra mente, querríamos seguir ese camino trillado a la destrucción? A menos que ya no estemos en nuestro sano juicio.

¿Podría ser que, en teoría, el socialismo suena bien? ¿Qué es el socialismo? El diccionario describe el socialismo de la siguiente manera: "una teoría política y económica de la organización social que defiende que los medios de producción, distribución e intercambio deben ser propiedad o estar regulados por la comunidad en su conjunto".

En una sociedad perfecta y sin pecado, donde cada individuo sobresale en lo que hace con todos los talentos y habilidades que posee, con eso quiero decir que funciona lo mejor que puede si alguien está mirando o no y es recompensado por sus logros, y donde la codicia, la envidia, el orgullo y las personas ávidas de poder no pueden aprovechar el trabajo de otros para su propio beneficio personal, tal vez el socialismo tenga una oportunidad. Pero sabemos que, de este lado del cielo, esto no es posible porque todas las personas son pecadoras y se rendirán a sus tendencias y apetitos pecaminosos. El socialismo ha sido probado y fracasado cada vez.

Por otro lado, el sistema de libre empresa y lo que los peregrinos y puritanos, que fueron los primeros colonos europeos originales en Estados Unidos, llamaron el sacerdocio de todos los creyentes, también conocido como la ética de trabajo protestante, ha prosperado donde sea que se haya implementado y es el sistema que le dio a Estados Unidos su grandeza ya que sus principios son de la Palabra de Dios—la Biblia.

La ética de trabajo puritana se llama más comúnmente la ética de trabajo protestante (los dos términos se usan indistintamente). Es un concepto teológico y sociológico que enfatiza la diligencia y el trabajo duro dentro de la vida del cristiano ... La ética del trabajo puritano se basa en la teología calvinista. El calvinismo es un sistema de creencias teológicas que lleva el nombre del teólogo francés Juan Calvino. ... Juan Calvino tenía mucho que decir sobre el trabajo. Él y muchos otros teólogos protestantes (como Martín Lutero, por ejemplo), enseñaron que el trabajo duro era un deber cristiano, así como una forma de adoración a Dios".

Este es el sistema de ética incrustado en el estilo de vida estadounidense y merece el crédito por la prosperidad en Estados Unidos y no por el socialismo.

Por lo tanto, no hace falta decir que, si queremos ver a Estados Unidos levantarse a sí mismo con los principios que Dios podría prosperar en algún momento, debemos deshacernos del pecado y los sistemas malvados que están alzando su fea cabeza puesto que nos llevan por el camino de la destrucción como todos los demás que han intentado el socialismo, pero han fracasado.

Los caminos de Dios son la única respuesta para la restauración de Estados Unidos. Solo por sus principios podemos hacer que los estadounidenses alcancen la grandeza nuevamente para ser una luz de la verdad de Dios para las naciones.

"Bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor".
(Salmo 33:12)