La oración es igualdad de acceso a Dios

Nena Arias | 14 de octubre de 2019

¿Cuál es este fenómeno de oración? El concepto de la oración siempre me ha fascinado. Solo pensar que todos los seres humanos comunes, justos e injustos, tienen acceso a Dios Todopoderoso en cualquier momento, de día o de noche, es algo maravilloso para mí. La idea de que Dios nos valoraría lo suficiente como para permitirnos dirigirnos a él y venir a su presencia para hablar con nosotros, tiene que ser el mayor privilegio de todos. Piénsalo, él es el poder supremo en todo el universo, y puede hacer que suceda cualquier cosa, siempre que sea de acuerdo con su voluntad. Incluso las cosas negativas que trabajará para bien.

No hay nada demasiado difícil para Dios, y si tienes fe, todo es posible. No importa si tu o yo no podemos ver una manera posible de resolver nuestros problemas, él hace un camino porque él es el creador del camino. Nos ayuda a transformar nuestras vidas en la experiencia del nuevo nacimiento. Él sana, libera de la esclavitud, abre las puertas incluso cuando parecen cerradas herméticamente. Dios ama y tiene planes maravillosos para sus hijos que ni siquiera podemos imaginar, a los que podemos tener acceso a través del conocimiento de su Palabra, la obediencia a la misma y la oración. La Palabra y la oración a Dios traerán bendiciones y nos afinarán para escuchar su voz.

La oración puede romper maldiciones y guiarnos a superar las fuerzas demoníacas que influyen y guían a la idolatría, las adicciones y todo tipo de esclavitud. La oración también rompe las maldiciones generacionales, el alcoholismo y la embriaguez, el daño del abuso sexual, la rebelión, el orgullo e incluso la contaminación de la brujería. Las oraciones son poderosas. Mateo 18:18 nos dice, todo lo que aten en la tierra habrá sido atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra habrá sido desatado en el cielo.”

Las oraciones pueden unir al cielo y a la tierra tal como Jesús dijo en su oración. “Hágase tu reino aquí en la tierra como lo es en el cielo.”  (Mateo 6:10)

A medida que se practica la oración y ves sus poderosos efectos y respuestas, se alienta el corazón y tu fe puede creerle a Dios para todo. Descubrirás que Dios quiere que vivas sano y libre de enfermedades. Y si sufres de enfermedades y dolencias, él te dará entendimiento para trabajar todo por tu bien para desarrollar el carácter en ti y aumentar tu fe y acercar a tus seres queridos. No hay nada como la oración de fe.

Hay muchos tipos de oración para cada necesidad y ocasión, como arrepentimiento, confesión, pasos de obediencia, fe y, por supuesto, alabanza, adoración y acción de gracias. Siempre espera que Dios te conteste cuando ores porque él no sabe cómo fallar a aquellos que son sinceros, obedientes y confían en él. 

De hecho, la oración es un acceso poderoso y libre al Dios Todopoderoso. Las simples palabras no pueden expresar el valor de la oración, para descubrir su valor debe ser experimentado. Nunca es tarde para empezar. “La oración del justo es muy poderosa y efectiva.”  (Santiago 5:16).