La astucia de una generación perversa

Nena Arias | 30 de septiembre de 2019

Pues los hijos de este mundo son en su generación más sagaces
que los hijos de luz.
(Lucas 16:8)

El versículo bíblico anterior siempre me ha molestado. Quizás porque es algo que no quiero admitir como cierto, o eso parece.

¿Por qué los que odian a Dios, que rechazan su conocimiento de la vida correcta y quieren hacer su propio camino, como lo hicieron Adán y Eva, son más astutos, implacables y tenaces en enfocarse y alcanzar sus metas que los hijos de la obediencia a Dios?

Una vez más, recordé esta semana la audacia y la osadía del carácter feroz de aquellos que se oponen a Dios y todo lo que él representa. Un supuesto experto de la ONU hizo un llamado a los gobiernos para que tomen medidas contra las religiones que no abrazan y aprueban los llamados "derechos" LGBT. Como si la perversión tuviera derechos en el mismo nivel que los derechos humanos.

La ONU ha perdido tanta credibilidad que la mayoría de la gente ni siquiera presta atención a lo que está sucediendo allí. Creen erróneamente que la ONU es totalmente irrelevante, y en muchos sentidos lo es. Pero la verdad del asunto es que lo que se decide y se aprueba allí finalmente llegará a todos los países y gobiernos. Los activistas que están familiarizados con este modus operandi del organismo de la ONU son implacables para llevar su caso allí donde serán escuchados y pueden crear un efecto dominó de múltiples naciones si su agenda es escuchada y aprobada.

Recientemente, Víctor Madrigal-Borloz, dijo a la Asamblea General que "los Estados deben adoptar medidas decisivas cuando las autoridades religiosas, líderes o agentes infringen los derechos de las personas LGBT a través de la violencia y la discriminación, incluido el discurso de odio". El término "discurso de odio" se ha convertido en el término que justifica y defiende todo este comportamiento sexual desviado. Por supuesto, esto incluye a Dios, ya que él es la máxima autoridad que ha establecido las pautas morales para que vivamos.

Los que odian a Dios solo quieren aceptar las pautas establecidas por Dios en otras cuestiones morales / éticas como "no asesinar, no robar, no mentir, etc.", pero cuando se trata de cuestiones sexuales, convenientemente quieren dejar a Dios fuera de los criterios de cada individuo. Y eso está bien. Dios permite la aceptación o el rechazo de sus normas morales, PERO las personas también deben aceptar las consecuencias que conllevan esas decisiones. Al igual que cuando viajo y quiero llegar del punto “A” al punto “B” de la manera más rápida posible, pero incluiría ir en una calle de sentido único de tráfico en dirección opuesta, puedo elegir tomar ese atajo, pero también debo esperar las consecuencias de tener una colisión frontal con el tráfico que se aproxima porque estoy violando una directriz predeterminada que está claramente marcada por las señales NO ENTRAR cuando decidí viajar en el flujo de tráfico incorrecto. La vida también es así y sencilla de entender.

Es más que obvio que las religiones que defienden los principios en la Palabra de Dios, la Biblia, son las primeras en ser condenadas al ostracismo por atreverse a defender la verdad de Dios sobre toda la vida porque señala el pecado en todas las áreas de la vida y los mandamientos. Nosotros debemos enseñar lo que Dios dice. Este es el sistema de creencias de que la comunidad LGBT (homosexual y demás) quiere que el mundo reprima y censure porque apunta la luz de Dios sobre su pecado. Quieren culpar a Dios diciendo: "Nací de esta manera, ¿cómo puede Dios justificar que me rechace o me castigue cuando me ha hecho así?" Esta mentira se ha repetido tan a menudo que las generaciones modernas la toman como una posición veraz. Nada podría estar más lejos de la verdad. Los desviados sexuales no nacen así.

El comportamiento sexual desviado ha evolucionado de ser llamado correctamente pecado, a trastorno mental y ahora a ser algo "normal". La Biblia siempre ha dicho la verdad sobre el pecado sexual y, por lo tanto, ampliamente conocido como tales durante milenios. En 1968, el DSM-II (la clasificación del trastorno mental) enumeró la homosexualidad como un trastorno mental. Sin embargo, en 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en su convención, preguntó a sus miembros si creían que la homosexualidad era un trastorno mental. El voto para eliminar la homosexualidad de la clasificación DSM ganó por 5,854 a 3,810 que votaron para retenerla. El sitio web de Psychology Today  informa que “La APA hizo concesión y eliminando la homosexualidad del DSM pero reemplazándola, en efecto, con «disturbios de orientación sexual» para las personas «en conflicto con» su orientación sexual. No fue hasta 1987 que la homosexualidad fue eliminada completamente del DSM ".

Espero que hayas captado la conclusión de lo que estamos señalando aquí: es que los problemas morales ahora están siendo decididos emocionalmente por los sentimientos de los llamados expertos, no por lo que Dios y la ciencia biológica señalan claramente.

Si desacreditamos y rechazamos las pautas que Dios ha establecido para una vida correcta para protegernos de nuestro yo pecaminoso, ¿dónde se detiene la línea? Con esa misma premisa, todo comportamiento pecaminoso fuera de control puede justificarse.

¿Dónde están los hijos de la luz en este enfrentamiento? Estamos en primera línea, pero debemos ser más audaces, hablar con denuedo e implacables igual que los hijos de este mundo que desafían a Dios porque estamos del lado de la verdad absoluta.

Me complació mucho saber que, en esta misma sesión de la ONU, el presidente Donald Trump organizó una cumbre sobre la libertad de religión para defender el derecho de creencia de todos los pueblos del mundo de acuerdo con su conciencia y no ser forzados, oprimidos o perseguidos por cualquier gobierno ¡Gracias, presidente Trump!

Mientras tienen la luz crean en la luz para que sean hijos de luz.
(Juan 12:36)
 
Porque, si bien en otro tiempo eran tinieblas, ahora son luz en el Señor.
 ¡Anden como hijos de luz!
(Efesios 5:8)