Falta de respeto al himno nacional

Nena Arias | 19 de agosto de 2019

"¡Posteridad! ¡Nunca sabrás cuánto le costó a la generación actual preservar tu libertad! ¡Espero que la aproveches bien! ¡Si no lo haces, me arrepentiré en el Cielo por haberme tomado la mitad del esfuerzo por preservarla!” –John Adams

Si amas este país, y eres como yo, que lo aprecia mucho, es muy perturbador ver a alguien que tiene un concepto más alto de sí mismo de lo que debería, al irrespetar a nuestro querido Himno Nacional y profanar nuestros símbolos nacionales.

Comenzó con un mariscal de campo de fútbol excesivamente pagado, luego recientemente fue una estrella del fútbol femenino, y ahora se ha convertido en una moda el faltarle el respeto a nuestro Himno Nacional mientras se benefician enormemente de los privilegios que Estados Unidos nos brinda a todos. Estos son atletas estadounidenses que protestan contra el Himno Nacional y que se supone que son modelos para muchos de nuestros jóvenes especialmente.

Las críticas a Estados Unidos sin contribuir realmente a arreglar lo que necesita arreglarse no son justas y no deben tolerarse. Aunque amamos a nuestro país, no estamos cegados ante ciertas imperfecciones y la necesidad de reformar. Pero eso está muy lejos de lo que está sucediendo en nombre de la protesta. No es aceptable faltarle el respeto a nuestro Himno Nacional, a nuestra bandera y a los símbolos nacionales que han costado tanto. Al avivar las llamas del racismo, el control de armas (aunque realmente significan confiscación) y las acusaciones de aparente maltrato a inmigrantes, parecen estar en la parte superior de la lista y están alzando su cabeza fea causando mucha división y dolor entre nosotros. La verdad del asunto es que ya tenemos leyes justas para abordar estos problemas si solo se siguieran estrictamente y se dejara de politizar estos asuntos para una postura política estaríamos en una condición mucho mejor.

Sería totalmente deshonesto no admitir que hay muchos defectos que necesitan ser reparados. Pero el hambre de ciertas personas visibles de tener 15 minutos de fama a expensas de nuestro país parece estar creciendo y nada satisfaría a quienes protestan nuestro Himno Nacional.

Nuestra verdadera historia estadounidense muestra que Dios hizo algo especial en la creación de esta nación. Comenzó con los peregrinos que vinieron aquí "para la gloria de Dios y el avance de la fe cristiana" como dice el Pacto Mayflower de 1620. Esto continuó con los puritanos cuando vinieron diez años después para crear "una ciudad en una colina", como lo expresó el reverendo John Winthrop, quien fue el fundador de Boston en 1630.

Los puritanos también crearon la colonia de Connecticut, y redactaron la primera constitución completa en suelo estadounidense, que contribuyó a la Constitución de los Estados Unidos 148 años después. Todo su motivo para su asentamiento fue: "mantener y preservar la libertad y la pureza del Evangelio de nuestro Señor Jesús". Este fue el objetivo principal durante la era de la colonización.

Pero la influencia cristiana de los primeros años de Estados Unidos no se detuvo durante la era fundacional. Es indiscutible que nuestra vida nacional desde el principio contaba con numerosos hombres de Dios profundamente llenos de fe y conocimiento de la Palabra de Dios.

Nuestra historia registra que el Congreso proclamó días de ayuno y de acción de gracias anualmente durante la Guerra Revolucionaria. Tal fue la proclamación del 17 de mayo de 1776 por el Congreso para un "día de humillación, ayuno y oración", que también menciona a Jesucristo, para obtener el perdón.

Avanza rápido a otra generación, el Himno Nacional aparece a la vista. El himno se basó en la Guerra de 1812, en la que nuevamente estuvimos en guerra con Inglaterra.

Durante este conflicto, los británicos pudieron invadir Washington, D.C. Incluso incendiaron la Casa Blanca y el Capitolio. El objetivo obvio de los británicos era hacerse cargo de nuevo.

Mientras tanto, Francis Scott Key, un abogado estadounidense, autor y poeta aficionado de Frederick, Maryland, estuvo en Washington D.C., durante la Guerra de 1812. Key entró en una negociación y fue llevado a bordo de un barco de tregua británico y retenido como cautivo durante la noche mientras la flota británica intentaba aniquilar el fuerte McHenry. El fuerte protegía el puerto de Baltimore.

Durante la noche del 13 al 14 de septiembre, Key observó impotente cómo los británicos atacaban sin piedad al fuerte.

Por la mañana, a "la madrugada del amanecer", Francis Scott Key estaba muy contento de ver el fuerte todavía en pie, y la bandera estadounidense ondeando.

Este incidente lo inspiró a escribir un himno / poema, dedicado a la "Defensa del fuerte McHenry". La canción, "The Star-Spangled Banner" (el himno nacional), se hizo instantáneamente popular.

En 1931, el Congreso la adoptó como nuestro Himno Nacional.

Todos estamos familiarizados con la primera estrofa del himno, pero la cuarta estrofa menciona a Dios: "Entonces vencer debemos, cuando nuestra causa es justa, y este es nuestro lema, «¡En Dios está nuestra confianza!»”

Cuarenta años después, la frase "En Dios confiamos", se puso en nuestras monedas a partir de la década de 1860. Casi un siglo después se agregó a nuestros billetes. Además, en la década de 1950, el Congreso adoptó como nuestro lema nacional: "En Dios confiamos". Sigue siendo nuestro lema nacional.

Por eso es absurdo que los manifestantes del Himno Nacional lo hagan sin repercusiones. Está mal que no respeten el alto precio que representa. En cambio, todos deberíamos estar agradecidos con Dios por aquellos que se sacrificaron para darnos esa libertad.