Ciudades estadounidenses con pocos niños

Nena Arias | 5 de agosto de 2019

“Así que, no es la voluntad de su Padre que está en los cielos
que se pierda ni uno de estos pequeños.”
(Mateo 18:14)

Al ritmo de 1.02 millones de abortos en los Estados Unidos anualmente y 61.5 millones y contando desde 1973 desde el infame fallo de Roe v. Wade, no es de extrañar que el aborto esté produciendo ciudades estadounidenses con pocos niños.

Durante más de un siglo y medio, Estados Unidos se ha desviado de su fundación original, que se basó más en los principios bíblicos de lo que es ahora. Lamentablemente, Estados Unidos muestra todos los síntomas de todas las naciones paganas en la historia debido a la transferencia de su culto al altar del hedonismo (búsqueda del placer sensual) y otros ídolos. No me alegra decir eso, pero debemos enfrentar nuestra realidad.

Estados Unidos está experimentando su camino de regreso a una economía más fuerte, pero a pesar del auge económico en nuestras ciudades, a Estados Unidos le falta algo muy valioso, que es toda una generación de nacimientos de bebés. De hecho, si las tendencias actuales continúan, el futuro de las ciudades estadounidenses será casi prácticamente sin hijos, excepto por los niños inmigrantes. Se nos dice que una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos se ha practicado un aborto.

The New York Post informa que la población de la ciudad de Nueva York se redujo el año pasado, por primera vez en cuarenta años. El número de bebés nacidos ha disminuido en un nueve por ciento. En Manhattan, cayó un 15 por ciento. A este ritmo, la población infantil de la ciudad será la mitad en treinta años.

La disminución de los nacimientos se debe principalmente al aborto. Es el aborto que no tiene nada que ver con "una mejor salud para las mujeres", pero sí significa que las personas eligen complacerse a sí mismas y optan por usar el aborto para su conveniencia por encima de su amor natural por sus hijos. La mentira de que el aborto es una opción como anticonceptivo aún no se ha desmentido en la mente de esta generación actual.

No hay duda de que la población está disminuyendo entre los estadounidenses naturales, mientras que la población debido a los inmigrantes continúa aumentando. Además, según los datos del U.S. Census and American Community Survey Data (Censo de EE.UU. y la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense), los graduados universitarios blancos sin hijos han aumentado en un 20 por ciento en los centros urbanos de Estados Unidos desde 2000, mientras que las familias con hijos han huido. Informan que las ciudades alguna vez tuvieron personas de todas las edades y etapas de la vida, pero todo eso ahora está cambiando.

Este es el tipo de ambiente en el que solo los jóvenes y sin hijos pueden prosperar. Las empresas exigen cada vez más un conjunto de opciones de vida que retrasan el matrimonio y la familia en favor de trabajos intensos y bien remunerados que en su mayoría van a apoyar los estilos de vida de los adultos. En otras palabras, estamos intercambiando a los niños por el dinero.

Estos cambios importantes solo crearán ciudades sin niños. Este es el gran impacto que el hedonismo está teniendo en nuestra cultura y nuestra civilización. Esta tragedia está sobre nosotros porque ya estamos por debajo de la tasa de natalidad de supervivencia. Estados Unidos tiene la tasa de natalidad más baja en 32 años. La caída podría forzar cambios sobre cómo se verá el país con una población mayor y menos trabajadores jóvenes para mantener los sistemas sociales clave. El pronóstico no parece muy prometedor.

Con el aumento de las políticas liberales, los gobiernos municipales pueden hacer poco para ayudar a revertir o al menos retrasar el proceso de creación de ciudades sin hijos. La verdadera culpa debe recaer en una cultura que adora las cosas equivocadas. No es casualidad que más y más personas están rechazando a Dios y eso se está mostrando en nuestro clima moral pagano moderno.

Sin duda, los países que matan a sus hijos seguramente tienen mucho de qué responder delante de Dios. Aquí en el Occidente solo nos engañamos a nosotros mismos si creemos que nuestros dioses falsos nos darán una vida más feliz. La verdad es que nos estamos autodestruyendo porque lo que siembra se cosecha.

“No se engañen; Dios no puede ser burlado.
Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará.”
(Gálatas 6:7)