Necesitamos desesperadamente esta resistencia en Estados Unidos

Nena Arias | 15 de julio de 2019

“Habla en lugar de los que no pueden hablar;
¡defiende a todos los desvalidos!”
(Proverbios 31:8)

Life News informa que se está llevando a cabo una resistencia por parte de los médicos y obstetras ginecólogos y colegas que dicen que no se les va a intimidar para que realicen abortos después de que se aprobara la nueva ley de aborto de Irlanda que atropella las creencias y convicciones de los profesionales médicos y de la ciudadanía. ¡Digo bravo a aquellos que están rechazando la legalización de matar a los no nacidos! Este tipo de resistencia es algo que también se necesita aquí en los Estados Unidos de América para que podamos poner fin a la matanza de millones de niños por nacer en toda nuestra nación. Quiero compartir extractos de este artículo con la esperanza de que te animen a luchar contra el aborto dondequiera que estés.

El doctor y sus colegas no abortarán a los bebés: "No seremos intimidados ​​para realizar abortos"

Matar no es medicina y los médicos no serán intimidados ​​para abortar bebés no nacidos, dijo el sábado en Dublín un obstetra y ginecólogo irlandés.

El Dr. Trevor Hayes, obstetra en el Hospital St. Luke en Kilkenny, habló en el Rally por la Vida de toda Irlanda, donde unos 10,000 pro-vida marcharon pacíficamente en apoyo de la vida, informa Kilkenny Now.

“El aborto no salva vidas. Es el fin de la vida. No es atención médica, y ninguna cantidad de giros puede hacer que sea atención médica", dijo Hayes a la multitud. 

La nueva ley de aborto de Irlanda, que se introdujo en el parlamento en diciembre, permite los abortos por cualquier motivo hasta 12 semanas de embarazo y hasta seis meses en una amplia variedad de circunstancias. También obliga a los contribuyentes a pagar los abortos y obliga a los hospitales católicos a proporcionarlos. La nueva ley limita estrictamente las protecciones de conciencia para los profesionales médicos, y cientos de médicos y enfermeras temen ser forzados a ayudar a abortar bebés por nacer o perder sus empleos.

En junio, Hayes y otros tres obstetras y ginecólogos de St. Luke tomaron una postura en contra del gobierno. En una carta a los médicos generales en su área, dijeron que "decidieron por unanimidad" no practicar abortos en su hospital. 

Hayes dijo que los líderes políticos a favor del aborto crearán una gran crisis de salud si acosan a los profesionales médicos para que realicen abortos, porque muchos renunciarán en lugar de matar a un niño por nacer, según el informe.

"Si esto significa que los médicos, las enfermeras y otros profesionales médicos están siendo expulsados ​​de la medicina, esto solo se sumará a la crisis de personal que ya está paralizando el servicio de salud", dijo el sábado.

Criticó al ministro de salud Simon Harris, uno de los activistas clave que impulsó a Irlanda a legalizar el aborto. 

"Está obsesionado con el aborto", dijo Hayes. "Es un procedimiento que no ayuda a nadie y quita la vida a un niño. En cambio, está tratando de intimidar a hombres y mujeres buenos para que se involucren en el aborto en contra de su conciencia".

Más tarde, continuó: “Pero ese resultado será causado, no por médicos y enfermeras pro vida, sino por Simon Harris y este gobierno. Les debería dar vergüenza por no respetar el derecho de conciencia de los médicos profesionales".

Hayes dijo que el objetivo de un médico profesional es salvar vidas.

La manifestación del sábado trajo nuevas esperanzas para Irlanda con cerca de 10,000 personas que piden públicamente que se restauren los derechos de los bebés por nacer. 

El año pasado, activistas del aborto, respaldados por algunos de los hombres más ricos del mundo, lograron convencer a los votantes irlandeses para que derogaran la Octava Enmienda y permitieran el aborto a pedido. Después de la votación de mayo, el parlamento se apoderó rápidamente de la ley radical pro aborto en medio de numerosas quejas de los médicos profesionales.

Los líderes de los hospitales irlandeses dijeron que no tenían el equipo o la capacitación para comenzar los abortos tan pronto y que la vida de las mujeres podía correr peligro. Otros dijeron que tal vez no puedan cumplir con la ley porque muchos de sus empleados se oponen a los abortos.

Esta primavera, los defensores pro-vida dijeron que los líderes políticos pro-aborto están priorizando el gasto en aborto sobre la atención de maternidad, y dos mujeres embarazadas recientemente murieron en hospitales de maternidad irlandeses.

El gobierno le está quitando dinero a una estrategia de vital importancia para garantizar que las mujeres no mueran durante el embarazo, y se las da para financiar el aborto. No hay una manera más clara de mostrar que sus prioridades no están en proteger a las mujeres, sino simplemente en poner fin a la vida de los bebés antes de nacer.

Está claro que las mismas mentiras contra la verdad de lo precioso de la vida se están prefiriendo a favor de la avaricia y las agendas políticas, que están destruyendo agresivamente la vida en todo el mundo. Debemos hacer lo que Proverbios declara: Habla en lugar de los que no pueden hablar; ¡defiende a todos los desvalidos!” (Proverbios 31:8)