Sir David Attenborough: Las familias numerosas son una plaga en la Tierra

Publicado el 24 de septiembre de 2013 | por Rob Slane

Sir David Attenborough, el ​​naturalista y presentador de televisión, ha salido con otra explosión en ese flagelo de la vida moderna, "la familia numerosa". Sir David, quien describió a principios de este año a los seres humanos como "una plaga sobre la Tierra", [1] clasificó a aquellos que tienen familias grandes como irresponsables, dijo:

"Si tú fueras capaz de convencer a la gente de que es irresponsable tener familias numerosas hoy en día, y si la riqueza material y las condiciones materiales son tales que las personas valoran su vida materialista y no sufren como consecuencia, entonces todo eso es para el bien. Pero yo no soy particularmente optimista sobre el futuro. Creo que tenemos suerte de estar vivos cuando estamos, porque las cosas van a empeorar". [2]

Él también pasó a expresar su apoyo al principio de la política de un solo hijo en China, a pesar de criticar la forma en que se ha llevado a cabo:

"Es el grado al que se ha cumplido lo cual es terrible, y no hay duda de que ha producido todo tipo de tragedias personales. No hay duda sobre eso. Por otra parte, los propios chinos reconocen que si no hubieran hecho eso habría varios millones más de bocas en el mundo hoy que hay ahora". [3]

Sir David no es la única figura pública importante que habla y hace campaña contra el "azote de la alta población". Bill y Melinda Gates, han afirmado en repetidas ocasiones que hay demasiada gente en el mundo, abogan por la reducción de la población humana a través del uso de las vacunas y de trabajar junto con los proveedores de aborto como Planned Parenthood [Planificación Familiar] y Marie Stopes International. [4]

Pero, ¿hay algo de verdad en lo que están diciendo? ¿Es realmente la alta población como una plaga en la Tierra y la causante de la hambruna y la pobreza? Aunque se nos ha hecho creer que este es el caso, la verdad es muy diferente.

La idea del control de la población se puede rastrear por lo menos a finales del siglo XVI. El italiano, Giovanni Botero, advirtió de los peligros del crecimiento de la población, afirmando que la población tiende a aumentar sin límite, mientras que los medios de subsistencia crecen muy lentamente. [5] En el siglo XVIII, un ministro presbiteriano escocés llamado Dr. Robert Wallace planteó su visión de la utopía, que incluía un gobierno mundial que obligaría a la igualdad, erradicaría la propiedad privada, y le daría el papel de la crianza de los niños al estado. Sin embargo, el problema principal que prevé, aparentemente, en su utopía perfecta, fue el crecimiento demográfico. Como las condiciones en su utopía serían tan perfectas, le preocupaba que esto llevaría a un crecimiento en la población, que a su vez sabotearía la utopía:

"Bajo un gobierno perfecto, los inconvenientes de tener una familia serían tan enteramente removidos, los niños serían cuidados muy bien, y todo sería tan favorable para lo populoso, que ... la humanidad aumentaría tan prodigiosamente, que la tierra finalmente estaría abarrotada, y ser incapaz de sostener a sus habitantes numerosos .... Ni siquiera habría espacio suficiente para contener sus cuerpos sobre la superficie de la tierra". [6]

Sin embargo, ni las ideas de Botero o de Wallace ganaron muchos seguidores, y no fue hasta que el reverendo (¡siempre vienen de la iglesia no es así!) Thomas Robert Malthus que la idea del crecimiento demográfico presenta un peligro enorme que realmente se arraigó. En su Essay on the Principle of Population as It Affects the Future Improvement of Society [Ensayo sobre el principio de la población tal como afecta la futura mejoría de la sociedad], según él, al igual que Botero y Wallace antes de él, que el crecimiento demográfico era un gran peligro para la humanidad:

"La forma en que se producen estos efectos parece ser la siguiente. Vamos a suponer que los medios de subsistencia en un país son exactamente igual a la facilidad de apoyo de sus habitantes. El esfuerzo constante hacia la población ... aumenta el número de personas antes de que se incrementen los medios de subsistencia. La comida, por tanto, que antes apoyó a siete millones ahora se debe dividir entre siete millones y medio u ocho millones de personas. Los pobres, en consecuencia deben vivir mucho peor, y muchos de ellos se reducirían a miserias severas". [7]

Su argumento era realmente muy simple. La producción no puede seguir el ritmo de crecimiento de la población y por lo tanto el crecimiento de la población siempre traerá consigo la pobreza. Él incluso fue tan lejos como para producir una fórmula matemática para demostrar esto, afirmando que la población "tiende a seguir duplicándose cada veinticinco años, o incrementa en proporción geométrica, mientras que los medios de subsistencia aumentan en proporción aritmética". [8]

Sin embargo, había dos errores grandes en esta afirmación matemática. El primero fue la idea de que la población humana se duplicaba cada veinticinco años. Esto es históricamente incorrecto y demostrablemente falso. Como resultado del impacto de las ideas de Malthus y el pánico que comenzó a crear, el gobierno de su día introdujo un censo de población. Cuando la primera de ellas fue tomada en 1801, la población de Inglaterra era de 7,754,875. [9] En el último censo en 2011, la población de Inglaterra había llegado a 53,012,456. [10] Si la suposición de Malthus de una duplicación de la población cada veinte cinco años era correcta, la población de Inglaterra en el año 2001 se habría situado en 1,985,248,000. Es evidente que su suposición estaba muy equivocada, e incluso si tomamos en cuenta el hecho de que la píldora anticonceptiva ha dado lugar a una tasa de natalidad muy baja desde la década de 1950 en adelante, sus predicciones estuvieron de todas maneras claramente erróneas por mucho.

El segundo error fue la idea de que, mientras que la población crecía de manera exponencial, la producción de alimentos aumentaría de forma lineal. De hecho, él se burló levemente de la idea de que la producción podría aumentar cada vez mucho más allá de lo que fue en su día:

"Podemos estar bastante seguros de que entre las plantas, así como entre los animales, hay un límite a la mejoría, aunque no sabemos exactamente dónde está. Es probable que los jardineros que compiten por premios de flores han aplicado a menudo capas de abono fuerte sin éxito. Al mismo tiempo, sería muy presuntuoso en ningún hombre decir que había visto el mejor clavel o anémona que se pudiera crecer. Él sin embargo podría afirmar sin la menor posibilidad de ser contradicho por un hecho futuro, que ni un clavel o anémona podrían jamás ser cultivados para aumentar el tamaño como la de un gran repollo; y sin embargo hay cantidades asignables mucho mayores que un repollo. Nadie puede decir que ha visto la espiga de trigo más grande, o el roble más grande que pudiera llegar a crecer; pero podría fácilmente, y con absoluta certeza, nombrar un punto de magnitud, a la que no llegarían. En todos estos casos, por lo tanto, se debe hacer una cuidadosa distinción entre un progreso ilimitado, y un progreso en el que el límite es más indefinido". [11]

Sin embargo, una vez más se ha equivocado. La Inglaterra en la cual él vivía tenía una población de menos de 8 millones. La Inglaterra donde vivo yo tiene una población de más de 50 millones de personas. Según su punto de vista de la producción, la Inglaterra de hoy en día simplemente no sería capaz de sostenerse a sí mismo y millones vivirían en la pobreza y el hambre. Sin embargo, ¿es este el caso? Ni siquiera remotamente. La gran mayoría de la población de más de 50 millones tiene abundancia de alimentos, y los casos de desnutrición son prácticamente inexistentes, a diferencia de la época de Malthus.

La idea de que el gran crecimiento de la población es la causa de la hambruna y la pobreza es simplemente falsa. La idea detrás de las afirmaciones de la gente como Sir David Attenborough y Bill y Melinda Gates es que "menos gente = más recursos". Sin embargo, si este fuera el caso, si vemos un gráfico que muestra la alta densidad de población y un gráfico que muestra la pobreza, esperaríamos ver una correlación directa. Pero esto simplemente no es lo que encontramos.

Cuando nos fijamos en la lista de los países o territorios del mundo densamente poblados, encontramos lugares como ¡Mónaco, Singapur, Hong Kong, Gibraltar, Bahrein y Malta! [12] ¡Escasamente enclaves de pobreza y desesperación!

Lo que también es interesante es que si aceptamos las teorías de Malthus, Attenborough, Bill y Melinda Gates, ¿no habríamos esperado encontrar que África, el continente más pobre, estuviera más densamente poblada? Sin embargo, lo que realmente encontramos es que Europa está mucho, mucho más densamente poblado que África. El Reino Unido, por ejemplo, tiene una densidad de población de 679 personas por milla cuadrada, mientras que Alemania tiene una densidad de 583 habitantes por milla cuadrada. [13] Compárese esto con los países desesperadamente pobres, Etiopía y Chad, que tienen 81 y 23 personas por milla cuadrada, respectivamente. [14]

Además de esto, China, señalado por Sir David Attenborough como un país que no hubiera sido capaz de alimentar a todas esas bocas adicionales si no hubiera adoptado la política de un solo hijo, es sólo el número 83 en la lista de la densidad de población, con 365 personas por milla cuadrada. [15] ¡Compare esto con la excolonia británica de Hong Kong, que tiene una densidad demográfica de 16,876 personas por milla cuadrada y sin embargo es uno de los lugares más ricos del planeta, y espero que hayas captado el punto. [16]

Es, sencillamente, una falacia de equiparar las grandes poblaciones con el hambre y la pobreza y un error aún más grande el proponer un control de la población como medio de hacer frente a la situación. Como el economista Murray Rothbard señaló: "Un aumento de la población es generalmente un signo de, y va junto con, la prosperidad y el desarrollo económico. Hong Kong, por ejemplo, tiene una de las poblaciones más densas del mundo, y sin embargo, su nivel de vida es mucho más alto que el resto de Asia, incluyendo, por ejemplo, la provincia de Sinkiang en China que está poco poblada". [17]

El verdadero problema de los países que no pueden alimentarse por sí mismos, no tiene nada que ver con la población; sino que tiene que ver con la locura humana, el mal sin control y la arrogancia del gobierno. Una vez más , volviéndose a Rothbard:

"El mundo, incluso el Tercer Mundo, no sufre de demasiadas personas, o de un crecimiento excesivo de la población. (De hecho, la tasa de crecimiento de la población mundial, aunque aún no son sus números absolutos, ya está en declive.) El Tercer Mundo sufre de una falta de desarrollo económico debido a su falta de derechos de la propiedad privada, los controles de producción impuestas por el gobierno, y su aceptación de la ayuda exterior del gobierno que sofoca la inversión privada. El resultado es demasiado pequeños ahorros productivos, la inversión, la iniciativa empresarial y las oportunidades de mercado. Lo que necesitan desesperadamente no es más controles de la ONU, ya sea de la población o de cualquier otra cosa, pero que el gobierno nacional e internacional los deje solos. La población se ajustará por sí misma". [18]

Este problema es básicamente el siguiente: El estado se pone en el papel de Dios. El dios estado luego insiste en alguna forma de planificación económica central, ya sea en forma de socialismo puro o en forma de una economía altamente regulada y con impuestos elevados. Mientras más se centralice la planificación por el dios estado, el incentivo para innovar y producir es removido de las personas que a continuación vienen a confiar en el dios estado. Sin embargo, el dios estado resulta ser completamente incapaz de proveer para las necesidades de la nación y el país inevitablemente cae en la pobreza e incluso la hambruna. Los defensores del control de la población luego vienen y culpan la escasez no en el fracaso de la planificación centralizada para atender a las personas, pero en el "hecho" de que aparentemente hay demasiada gente y por lo tanto abogan por tales cosas como la esterilización y un mayor acceso al aborto.

El problema no es que la Tierra no puede sostener a muchas personas más, sino más bien la forma en que tomamos el dominio y uso de la tierra. La Tierra es más vasta y más fructífera que la gente del pasado pudo haber concebido, y probablemente más vasto y fecundo que cualquiera de nosotros puede concebir. Pero sus recursos no pueden ni deben ser intervenidos bajo el imperio del dios estado.

El hecho es, Sir David Attenborough, junto con Bill y Melinda, no tienen mejor idea de lo que la población máxima de la Tierra es que yo pueda tener o que Malthus hizo hace 200 años. Sólo Dios lo sabe. Tampoco pueden saber cuánta abundancia más la Tierra puede producir de lo que actualmente hace. Una vez más sólo Dios lo sabe. Lo que sí sabemos es que donde el evangelio ha prosperado y donde a la gente por lo general se les ha permitido innovar y producir, la bendición ha seguido, las poblaciones han crecido y la gente ha sido alimentada. Y donde el estado ha tratado de llenar el papel de Dios, la planificación centralizada, desincentivando el trabajo y la innovación, la pobreza y el hambre le siguen inevitablemente.

Así que no, Sir David, no me siento en lo más mínimo poco irresponsable por tener una familia grande, y no tengo ningún deseo de poner el materialismo antes de criar a los hijos. Cuando les doy de comer a mis hijos, no estoy tomando nada de la boca de un niño en África. De hecho, estoy seguro de que si no fuera por los gobiernos impíos en esos países – tratando de ser Dios y fallando miserablemente – el verdadero Dios "a su tiempo tú les das su alimento" y "abre Su mano, y sacia el deseo de todo ser viviente" (Salmos 145:15-16). Es el dios estado hacia donde uno necesita dirigir su ira; no a los que aman a los niños y son optimistas sobre el futuro.  

Fuentes:

  1. http://www.telegraph.co.uk/earth/earthnews/9815862/Humans-are-plague-on-Earth-Attenborough.html
  2. http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-2416174/David-Attenborough-Its-irresponsible-big-families.html?printingPage=true
  3. Ibíd.
  4. http://www.wnd.com/2012/08/bill-gates-world-needs-fewer-people/
  5. http://mises.org/daily/5501
  6. Ibíd.
  7. http://en.wikipedia.org/wiki/An_Essay_on_the_Principle_of_Population
  8. http://mises.org/daily/5501
  9. http://en.wikipedia.org/wiki/Population_of_England 
  10. Ibíd. 
  11. http://en.wikipedia.org/wiki/An_Essay_on_the_Principle_of_Population 
  12. http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_sovereign_states_and_dependent_territories_by_population_density 
  13. Ibíd. 
  14. Ibíd. 
  15. Ibíd. 
  16. Ibíd. 
  17. https://mises.org/econsense/ch41.asp 
  18. Ibíd.