La riqueza y el poder de los Salmos

por Ramón Arias

INTRODUCCIÓN

Sin duda alguna has escuchado, en los tiempos en que vivimos, que la información es poder. Esta afirmación no es totalmente correcta. La información, en sí misma, carece de valor. Adquiere poder cuando se interpreta y se aplica de manera adecuada. Sin esa interpretación y aplicación correcta, la información no tiene poder. La ecuación que explica lo anterior, es la siguiente:

adquisición de información + comprensión de la información
+ aplicación correcta de la información = poder

También es común que en nuestros tiempos, como en la antigüedad, el ser humano esté buscando respuestas para vivir y conocer su camino. Leer el horóscopo, creer en la guía de los ángeles, invocar espíritus como guardianes o para buscar respuestas, son algunas de las cosas comunes que las personas hacen hoy en día.

Pero ni la búsqueda del poder a través de la información, ni recurrir a los "oráculos" de hoy, te darán resultado. El texto que se te ofrece a continuación es una respuesta clara, con resultados garantizados a través de los siglos. Será una gran riqueza aplicarlo a tu vida. Te invito a que lo leas y a que busques la lectura de los Salmos.

LA RIQUEZA Y EL PODER DE LOS SALMOS

El nombre hebreo de los Salmos es Tehillim, que significa "alabanzas". Esta porción de las Escrituras hebreas formaban el himnario que se usaba regularmente en el Templo. Los hebreos dividían lo que comúnmente se llama Antiguo Testamento, en la Ley, los Profetas y las Escrituras.

A la colección de los llamados "Salmos" se le llama igualmente "Salterio". En la tradición judeo-cristiana es el libro de oración usado en las congregaciones y sinagogas. Al libro de los Salmos se le considera el libro más completo de la Biblia. Fue escrito en un periodo histórico que abarca desde el tiempo de Moisés hasta el exilio de Israel en Babilonia. Toda la ética bíblica, los fundamentos de la fe, los prodigios y las maravillas realizados por Dios, la relación del Hijo y del pueblo de Dios con Él en toda circunstancia son expresados en los Salmos.

Se ha considerado al rey David como el autor de varios Salmos. En ellos, descubrimos a un David poeta y cantante de Israel. Así como a un rey David estadista y gran estratega militar, de rodillas, derramando su corazón ante Dios en actitud de arrepentimiento, en acción de gracias, en fe, en ruego, pidiendo garantías, fortaleza, liberación e instrucción.

Toda alma sedienta busca refrescarse en la fuente de los Salmos. En ella encuentra respuestas sólidas a sus necesidades más profundas. Al beber de esta fuente, el alma encuentra en Dios y sólo en Dios la satisfacción que con ardiente deseo y anhelo busca. Su aspiración de estrecha relación con el Todopoderoso se ve colmada. Por medio de los Salmos nuestra alma se lanza hasta el infinito, cantando alabanzas a Dios. Con plena confianza y sin esconder absolutamente nada le expresa a Dios sus más profundos temores, derrama ante el Omnisciente todo tipo de dolor, expresa con firmeza su fe al Omnipotente, y busca nutrir su espíritu en lugares de verdes pastos, guiado por el Gran y Divino Pastor.

Aunque hace miles de años que estos Salmos fueron divinamente inspirados a hombres similares a nosotros, nos identificamos plenamente con su contenido. Nosotros también tenemos deseos profundos, anhelamos encontrar esa relación íntima con el Dios Creador, no sólo del universo y del mundo, sino dador de nuestra vida. En los Salmos encontramos nuestro propio deseo espiritual que sólo y exclusivamente Dios puede satisfacer.

Con toda confianza y sin temor a equivocarme afirmo que en toda la literatura no existe un libro como el de los Salmos.

En los Salmos se ven reflejadas nuestras luchas, con toda la vasta gama de problemas que podemos confrontar debido a nuestra naturaleza espiritual. En la lectura de los Salmos encontramos quien suplica a Dios, luchando con sus inquietudes y temores. Quien confronta todo tipo de tentaciones, quien es hostigado por enemigos que desean humillarlo y destruirlo. A pesar de todas las circunstancias, los vemos salir adelante, dejando atrás el foso del pecado, de la humillación y de la derrota. Los vemos elevarse a nuevas alturas de victoria otorgadas por el Padre Eterno por Su gracia y poder. Este triunfo que obtiene el suplicante se debe al amor, la confianza y la lealtad hacia su Dios y Creador.

La Biblia está compuesta por varios libros, pero el libro de los Salmos es el que verdaderamente magnifica a Dios y Su Palabra. Los Salmos, como ningún otro libro del Antiguo Testamento, revela en gran magnitud el alcance del Mesías y Su obra. Los Salmos proyectan Su venida, Su Resurrección y Su Ascensión. También ilustran Su soberanía universal sobre toda la Tierra.

En las palabras de un autor anónimo, encontramos un resumen de la riqueza y el poder de los Salmos:

"Dentro de las Escrituras, es un libro de gran alcance, de manera especial distingue la gloria y la majestuosidad de la Biblia, ha sondeado las profundidades del alma humana y nos lleva al seno del Padre Celestial, un libro que jamás será superado, ni llegará a ser obsoleto".

Para mí, la riqueza y el poder de los Salmos ha sido, es y será una realidad. Tú también lo puedes comprobar. Para brindar mayor apoyo y facilitar el acceso a la lectura, la siguiente clasificación de los Salmos te guiará según sea tu necesidad o tu deseo de expresar con certeza tus acciones de gracias, tu alabanza y adoración al Todopoderoso.

CLASIFICACIÓN DE LOS SALMOS

I. Oraciones

1. De penitencia. Salmos 6, 25, 32, 38, 51, 102, 130, 143.
2. Cuando se está en aflicción. Salmos 6-7, 10, 13, 17, 22, 31, 35, 39, 41-44, 54-57, 59, 64, 69-71, 77, 86, 88, 94, 102, 109, 120, 140-143.
3. En tiempo de persecución. Salmos 44, 60, 74, 79, 80, 83, 89, 94, 102, 123, 137.
4. De confianza y seguridad. Salmos 3-5, 11-12, 16, 20, 23, 27, 28, 31, 42- 43, 52, 54, 56-57, 59, 61-64, 71, 77, 86, 108, 115, 118, 121, 125, 131, 138, 141.

II. Instrucciones

1. Para tratar con los justos e injustos. Salmos 1, 3-5, 7, 9-15, 17, 24, 25, 32, 34, 36-37, 41, 50, 52-53, 58, 62, 73, 75, 82-84, 91-92, 94, 101, 112, 119, 121, 125, 127-129, 133, 149.
2. Para magnificar la Ley de Dios. Salmos 19, 119.
3. Puntos de vista sobre la vida. Salmos 14, 39, 49, 53, 73, 90.

III. Acciones de gracias

1. La bondad de Dios para con su pueblo. Salmos 21, 46, 48, 66, 68, 76, 81, 85, 98, 105, 124, 129, 135-136, 149.
2. La misericordia de Dios para el Salmista y otros. Salmos 9, 18, 30, 32, 34, 40, 61, 63, 75, 103, 108, 116, 118, 138, 144.

IV. Alabanzas

1. Que exaltan la bondad de Dios. Salmos 3-4, 9, 16, 18, 30, 32, 34, 36, 40, 46, 65, 66, 68, 84, 85, 91, 99, 100, 103, 107, 111, 113, 116-117, 121, 126, 145-146.
2. Que exaltan la gloria de Dios, Su Omnipotencia y Majestad Salmos 2-3, 8, 18-19, 24, 29, 33, 45-46, 48, 50, 65-68, 76, 77, 89, 91-100, 104-108, 110, 111, 113-118, 135-136, 139, 145-150.

V. Cantos en la congregación y de adoración en público

Salmos 15, 24, 26-27, 30, 42-43, 63, 65, 84, 92, 95-100, 118, 122, 132-133, 144-150.

VI. Cantos a la naturaleza, Creación de Dios

Salmos 8, 19, 29, 65.

Salmos Mesiánicos

1. La Venida y Misión del Mesías. Salmos 40: 6-10.
2. La traición hacia Jesús. Salmos 41; 109.
3. La Crucifixión. Salmos 22; 69.
4. La Resurrección y Ascensión. Salmos 16: 8-11, 68:18.
5. El Mesías Rey y Su Gloria. Salmos 132:11; 118:19-23; 2; 72; 110.

 

Los Salmos revelan la Encarnación, la vivencia de la traición, los sufrimientos, la Resurrección, la Ascensión, la preeminencia y la realeza de Jesucristo.

Familiarízate con el Salmo que por generaciones ha sido, es y seguirá siendo el favorito de todos: el Salmo 23. Para el alma que confía, ese Salmo le trae paz, seguridad, confianza y felicidad. Léelo, medítalo con profundidad y, sobre todo, créelo, aplícalo a tu vida y corroborarás su riqueza y poder.

El Salmo 23

El Salmo es un salmo bastante corto, que puede ser leído en menos de un minuto. El lenguaje que utiliza no es el de la filosofía, tampoco el de la teología y mucho menos el de la religión. Este salmo no es un documento legal, ni científico, sin embargo, produce efectos poderosamente restauradores.

Nuestra vida cotidiana nos confronta con todo tipo de dificultades. El equilibrio emocional es severamente golpeado cuando no sabemos cómo resolverlas. Las personas viven presas de la frustración, la ansiedad, el temor y la inseguridad, al grado de sentir que se están asfixiando.Toda persona desea tener seguridad y saber que el futuro le depara mejores momentos. El Salmo 23 revela la fuente de esa seguridad, que restaura al alma agobiada dándole tranquilidad y dirección a la mente que desea seguir adelante con la vida.

Considera con seriedad la siguiente prescripción:

PRESCRIPCIÓN PARA EL TRATAMIENTO DE LA SANIDAD DE LA MENTE Y PARA LA RESTAURACIÓN DEL ALMA

Leer el  analizando con detenimiento su contenido cinco veces al día
por siete días:

  • Al despertar por la mañana.
  • Antes del desayuno.
  • Antes de la comida.
  • Antes de la cena.
  • Antes de acostarse a dormir.

La lectura no debe ser rápida. Se debe detener en cada frase, dándole tiempo a la mente de pensar, de absorber lo más posible su significado.

Al terminar los siete días de aplicación, su situación deberá ser diferente, su vida, nueva.

El Salmo 23 es uno de los escritos más poderosos que existen: hace maravillas en la persona que lo lee y lo aplica a su vida. En el original en hebreo los verbos están conjugados al presente asegurando que hoy son una realidad las palabras que dice el Salmo.

Para que tenga efectividad se debe seguir con exactitud la prescripción: cinco veces al día durante siete días consecutivos, tal como se recomienda, sin cambiar los horarios ni leerlo cinco veces en una sola sentada.

El Salmo 23 es un patrón de pensamiento, cuando la mente se satura con su contenido, da como resultado una nueva manera de pensar y una nueva vida.

No se trata de memorizar el salmo, ya que el poder de su contenido no se encuentra en la repetición de memoria de las palabras, sino más bien, de pensar en el significado de sus palabras.

El Salmo 23 representa un enfoque positivo de la vida, de esperanza y de fe: en esto reside su enorme poder.

Comparte los resultados obtenidos al aplicar esta prescripción con otras personas y con nosotros, nos daría mucho gusto saber de ti.