Categorías: Ciencia

Un niño nonato fue sacado del vientre de la madre para una intervención quirúrgica y después vuelto a colocar

Micaiah Bilger | 6 de marzo de 2019

(Lifenews.com) – En Inglaterra, una bebita está de lo más bien dentro del vientre de su madre, luego que los médicos le hicieran un procedimiento innovador para sanar una abertura en su columna vertebral.

La madre de la bebita, Bethan Simpson, de Burnham, Essex, prefirió hacer la intervención este diciembre, en vez de abortas a su bebé por nacer, como sugirieron los médicos, informa Yahoo News .

«Nos propusieron continuar el embarazo, terminarlo o una nueva opción llamada cirugía prenatal – sanarla antes que naciera. Teníamos que hacerlo. Nuestras vidas fueron un zozobro durante las siguientes semanas» -escribió Simpson en Facebook.

Ella y su esposo Kieron se enteraron de que algo no estaba bien con su bebita nonata durante un escaneo del embarazo a las 20 semanas. Los doctores más tarde diagnosticaron espina bífida, según el informe.

Simpson le dijo a la BBC  que ella se había negado a considerar el aborto, porque «no podía justificar el acabar con la vida de un niño al que podía sentir pateando».

En diciembre, se convirtieron en el cuarto par de madre e hijo que se sometían a la cirugía fetal para repara la espina bífida en el Reino Unido, dice el informe. Médicos del Hospital Docente Universitario y del Hospital de la Calle Great Ormond de Londres, sacaron a la bebita del útero de su madre a las  24 semanas del embarazo y repararon un orificio en su médula espinal, de acuerdo con el informe. Después la colocaron de vuelta en el útero.

«Salí de la operación a la una y pude sentir sus pies moviéndose esa misma noche» -dijo Simpson-. «Fue reconfortante sentir aquella primera patada después que pasó el efecto de la anestesia».

Simpson ha dicho que la lesión en la columna de su hija era pequeña y los doctores consideraron la operación un éxito. Aunque ella es muy sensible y frágil, dijo que valía la pena correr el riesgo para dar a su hija una  vida mejor

Otros bebés no son tan afortunados. Alrededor del 80 por ciento de los bebés a los que se les diagnostica espina bífida son abortados, de acuerdo con la BBC. Incluso aunque la cirugía fetal se está haciendo cada vez más asequible y más exitosa, muchas madres todavía prefieren abortar.

Los profesionales de la medicina advierten a los padres que la intervención es riesgosa y no cura la espina bífida. No obstante, la cirugía fetal puede reducir grandemente la severidad del padecimiento. En 2003, el Estudio de Control del Mielomeningocele (MOMS, por sus siglas en inglés) del Instituto Nacional de la Salud, halló que el cerrar la abertura espinal en el útero reducía la necesidad de derivaciones después del nacimiento e incrementaba las posibilidades de que el niño caminara independiente. Los médicos creen que la cirugía fetal también puede reducir las probabilidades de tener una discapacidad de aprendizaje.

El año pasado, el New York Times publicó sobre un niño de Texas que sufrió una intervención y nació pateando y llorando. Los médicos dijeron que el aspecto del bebé Royer era en extremo bueno.

Con un número creciente de historias de éxito a que se pueden citar, Simpson exhortó a los padres a escoger la vida para los bebés con espina bífida.

«Hay imponderables; es cirugía mayor y la decisión más importante que usted tomará en su vida» -dijo ella. «Pero recuerde que la mayoría de los niños que nacen con espina bífida están hoy caminando y logrando sus objetivos normales en la vida

»Sí, hay riesgo de que las cosas salgan mal, pero, por favor, piénselo mejor con respecto a la espina bífida; ya no es lo que solía ser» -prosiguió ella. «Siento a  nuestra bebita patearme todos los días, eso no ha cambiado. Ella es extra-especial; es parte de la historia y nuestra hija ha mostrado cuánto se merece esta vida».