Categorías: Educación

Una historia sobre dos discursos en Wheaton

Steve Jordahl | 16 de enero de 2019

(One News Now) – Defensores de la familia y conservadores están preocupados por el Wheaton College después que sus líderes estudiantiles enviaran una carta al cuerpo de estudiantes criticando los comentarios hechos en el campus por parte de un orador negro pro-vida.

En noviembre, Ryan Bomberger, de la Fundación Radiance, por invitación de uno de los grupos conservadores de Wheaton, habló sobre el racismo en la industria del aborto. El título de su presentación fue “Las vidas negras importan dentro y fuera del útero”. Después del evento, la oficina de actividades estudiantiles envió un correo electrónico a todo el campus diciendo que algunos de los comentarios de Bomberger “hicieron que muchos estudiantes, trabajadores y profesores de color se sintieran ignorados, sub-representados e inseguros” en el campus del autodenominado “inconfundiblemente cristiano” colegio de artes liberales.

Una declaración hecha por la universidad a OneNewsNow dijo que los comentarios ofensivos se produjeron después del discurso. Bomberger dice que se trata de una patraña.

“Los mitos y las narraciones creadas sobre la discusión posterior al momento de preguntas y respuestas, son mentiras”, le dijo a OneNewsNow. “El problema es que tuvieron a una persona morena en el campus que no defendió su sagrado movimiento ‘Black Lives Matter’”.

En cuanto a las personas “de color” que se sienten ignoradas, poco representados e inseguros, Bomberger señala que esto no pareció importar el año pasado cuando el departamento de filosofía recibió al Dr. George Yancy, cuya presentación llena de obscenidades contenía estos comentarios:

Yancy: “¿Qué pasa si ser blanco en Wheaton College signifique ser racista? En resumen, sostengo que la blancura es anti-teológica; y si la santidad ha evitado que la comunidad cristiana de Wheaton College vea su racismo blanco, entonces sugeriría que el Wheaton College necesita volverse impío”.

La declaración hecha por Wheaton dice que, si bien el discurso de Bomberger no generó el envío de un correo electrónico a todo el campus, se dieron muchas “conversaciones acaloradas” y “disensión”. Aún así, el contraste entre los discursos tiene a algunos conservadores preocupados, preguntándose si la escuela todavía merece la etiqueta de “cristiana”.