Categorías: Temas sociales

La propuesta de Trump de anular la política sobre los transgéneros es una buena noticia para muchos de los que sufren

Walt Heyer | 23 de octubre de 2018 


La administración de Trump está considerando restaurar la definición de “sexo” anterior a la administración de Obama, establecida por largo tiempo en el Título IX de la ley de derechos civiles. (Foto: Brian Snyder / Reuters / Newscom)

(Daily Signal) – Gracias, señor Presidente, por actuar para hacer grandiosos nuevamente al hombre y a la mujer.

En los últimos años, las niñas biológicas han visto cómo se violan sus derechos en los baños escolares y en los deportes. La confusión nacional se ha producido desde que la administración anterior decidió reinterpretar la cláusula de discriminación contra el sexo del Título IX, para incluir la autoproclamada “identidad de género”.

Eso puede acabar pronto bajo la administración de Trump.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales ha redactado un memorándum que podría revertir la acción de la administración Obama y devolvería a la definición legal de “sexo” que aparece en el Título IX de la ley de derechos civiles, el significado que sus autores pretendían: el sexo como algo determinado por una realidad biológica inmutable. Según The New York Times, el memorándum fue redactado la primavera pasada y ha estado circulando desde entonces.

El Título IX prohíbe la discriminación de sexo en los programas educativos que reciben asistencia financiera del gobierno, lo cual significa que las escuelas deben respetar la interpretación gubernamental del Título IX o correr el riesgo de perder el financiamiento federal.

Cuando el gobierno de Obama anunció que estaba incluyendo la “identidad de género” en la palabra “sexo”, muchas escuelas consideraron que tenían que tratar la identidad de género como el estándar para determinar el acceso a los baños, los equipos deportivos, etc. De ahí que se dieran titulares como “Atletas transgénero dominan los deportes femeninos de bachillerato”.

El memorándum detalla la definición propuesta de “sexo” aplicada a los estatutos federales como “el estado de una persona en tanto hombre o mujer según los rasgos biológicos inmutables identificables en el momento del nacimiento o antes”. La definición propuesta no incluirá una opción de “seleccione un género”, tal como se ofrecía bajo la administración de Obama.

Esto es simplemente un retorno a la realidad. El sexo es una realidad biológica inmutable, mientras que la identidad de género es una construcción social que puede cambiar a través del tiempo. Los dos términos no son intercambiables. Los autores del Título IX se referían al sexo biológico, no a la identidad de género.

La fusión de los dos [términos] por parte de la administración Obama no sólo fue legalmente problemática, sino que también impulsó aún más dentro de la cultura dominante la ideología transgénero. Esto es lamentable, porque la ideología transgénero tiene efectos reales y nocivos en personas que sufren y necesitan ayuda.

Cuando los individuos intentan vivir la vida basados en una ideología que no está fundamentada en un hecho biológico, las consecuencias son duras.

Lo sé, porque viví la vida trans durante ocho años.

He recibido cientos de cartas de arrepentimiento de personas trans que se han dado cuenta ahora, demasiado tarde, que fingir un género es perjudicial. Los arrepentidos han llamado al cambio de género “el mayor error de mi vida”. La antigua actriz de películas transgénero Alexis Arquette llamó a su transición de género “pura m*****” porque nadie puede realmente cambiar su género. 

Muchos me han escrito personalmente sobre las desafortunadas consecuencias de imitar al sexo opuesto durante largos años, hablando sobre vidas injustamente separadas y pensamientos suicidas. Publiqué esos correos electrónicos en un libro, “Trans Life Survivors” [Sobrevivientes de la vida trans], que muestra el costo humano causado por alentar a personas afligidas a someterse a cirugías permanentes y a tomar potentes hormonas, sin tener en cuenta otras causas y tratamientos.

El fin de semana pasado, abrí mi correo electrónico como hago cada mañana y encontré otro mensaje de una persona que había ignorado la biología y se había ido de cabeza hacía la ideología trans. Ahora, esta persona quiere salirse:

Ahora tengo 40 años, post transición de hombre a mujer transgénero. Y para decirlo simplemente, muy miserable con mi vida actual. Te he seguido en YouTube ... ¡y estoy totalmente de acuerdo con tus teorías! Estoy desesperado con la vida y con lo que me he hecho a mí mismo. Es una inspiración ver y leer sobre los que yo llamaría “sobrevivientes”.

Muchas personas trans, después de años de “vivir la vida”, ahora quieren revertir la transición. Muchos me informan que fueron abusados ​​sexualmente, violados o molestados a una edad temprana (en un caso, cuando era un niño pequeño).

Las adolescentes están acudiendo en masa al cambio de género como un escape. Una niña de 15 años, a quien los expertos en género diagnosticaron con disforia de género, le explicó a su madre que quería “borrar mi pasado” porque su padre la había abusado sexualmente.

En otro caso, una joven de 14 años confesó que “solía ser trans para tratar de escapar del miedo de ser pequeña y débil. Pensé que si me presentaba como un hombre, estaría más segura”.

La madre de otra niña escribió que su hija fue violada a los 19 años y desesperadamente “está tratando de eliminar cualquier conexión con el hecho de ser una mujer visual o sexualmente”.

Este es el tipo de sufrimiento que ha llevado a muchos a cambiar de género. Como sociedad, debemos considerar honestamente: ¿es el cambio de género un tratamiento efectivo a largo plazo para pasados abusos sexuales y sentimientos de inseguridad?

Obviamente no.

Billy, otro sobreviviente de la vida trans, había sido abusado sexualmente a los 11 años por su entrenador de buceo durante un campamento de verano de natación. Billy me explicó que después del abuso, odiaba sus genitales y quería ser mujer. El abuso puede hacer eso.

Billy, como muchos otros abusados ​​cuando eran niños, fue diagnosticado por el “especialista en género” con disforia de género y se le administró terapia de remplazamiento hormonal y cirugía de reasignación. Vivió plenamente como una mujer transgénero hasta que se arrepintió.

Ahora ha vuelto a ser varón y está casado: un verdadero sobreviviente de la vida trans que prefiere vivir una vida biológicamente auténtica.

La ideología trans arruinó la vida de otro amigo, nacido varón y que ahora vive como una mujer trans. Después de ser diagnosticado con disforia de género, su excelente empleo le permitió financieramente la transición de hombre a mujer. No obstante, el arrepentimiento por el cambio de sexo ha llegado y ahora quiere revertir la transición.

Esta persona transexual atractiva, alta, esbelta e inteligente, es otra de las que fue abusada sexualmente cuando era pequeño.

Demasiadas personas me dicen que, incluso cuando establecen un historial de abuso sexual y se lo comunican al terapeuta de género, éste lo ignora. Si un cliente desea cambiar su género, el terapeuta lo confirmará sin reservas y lo ayudará a seguir ese camino.

Como una ex persona trans, y como alguien que recibe diariamente historias de devastación física y emocional provocada por la ideología trans, espero con ansiedad una definición federal de sexo que esté enraizada en una biología inmutable, sin la opción de ser auto-seleccionada.

La ciencia es absolutamente clara. El sexo no cambia con el tiempo, incluso con hormonas y cirugía, y eso es algo bueno.