Categorías: Artes y Entretenimiento

Insensatez sobre conservadores ‘llorones’ y Hollywood

L. Brent Bozell III y Tim Graham | 18 de agosto de 2018


Fotografía por David McNew/Getty Images

(townhall.com) – En el último número de la revista Vanity Fair, el siempre bilioso escritor James Wolcott atacó el “mito de la lista negra de conservadores de Hollywood”. Wolcott encontraba muy chistoso que alguien temiera dañar su carrera como artista por declararse públicamente a favor del presidente.

“Los conservadores de Hollywood todavía actúan como si reflectores de prisión recorrieran el estacionamiento del estudio”, escribió Wolcott. “El grupo más grande de llorones que alguna vez hayas escuchado en tu vida”.

¿Cómo responde uno? En este caso no se puede ser amable. ¿Es este hombre un mentiroso o simplemente un tonto? O finge hablar con autoridad, lo que lo hace deshonesto, o realmente cree en estas tonterías, lo que lo convierte en un ignorante.

Estas palabras sobre llorones son extrañas, ¿no? ¿Ha escuchado alguien más llanto y gritos y furia que los provenientes de la izquierda de Hollywood desde la noche en que Hillary Clinton hundió su barco de guerra? No transcurre un día sin encontrar uno, o dos, o 20 de ellos en Twitter, en ceremonias de premiación, en la televisión nocturna y en cualquier otro lugar donde puedan encontrar una audiencia llorando histéricamente.

Sin embargo, dice Wolcott que son los conservadores a los que hay que dirigirse.

Wolcott se burla de la estrella de la comedia Tim Allen por decir: “Te aporrean si no crees lo que todos creen. Esto es como la Alemania de los años 30”. Eso sucedió antes de que ABC cancelara su popular programa “Last Man Standing” [conocido en Latinoamérica como: Él último macho]. El comentario en Tinseltown podría haber causado rumores internos que condujeron a ésta cancelación .

Uno puede entender la objeción de Hollywood a que lo comparen con Hitler... y no solo porque esté gastado, sino porque sería plagiar la caricatura perpetua que hace Hollywood de Donald Trump y los conservadores.

Wolcott pretende que el único daño que reciben los conservadores son los ceños fruncidos en la línea del almuerzo. Cita que Allen tiene una segunda oportunidad con su comedia en Fox y que Tom Selleck actúa en “Blue Bloods” para CBS, e intenta afirmar que de alguna manera es una victoria conservadora que ABC vaya a hacer el show de "Roseanne" sin Roseanne Barr.

Y eso es todo básicamente.

No obstante, incluso con esta oferta escasa, ¿existe algún programa que haya sido celebrado alguna vez por abrazar valores conservadores de la misma forma en que docenas y docenas de comedias y series dramáticas con mensajes de izquierda han sido celebradas a lo largo de los años?

Adelante; reflexione sobre eso. Esperaremos.

No importa quién eres o cuán grande es tu estrellato. Sal a relucir como conservador en Hollywood y serás un hombre marcado.

Incluso los actores experimentados pueden sufrir por transformarse en conservadores abiertos. James Woods se ha convertido en un crítico feroz de la izquierda en Twitter y este verano se encontró abandonado por su agente de toda la vida, Ken Kaplan. Woods publicó un correo electrónico que había recibido, en el que Kaplan escribió: “Es el 4 de julio y me siento patriótico. No quiero representarte más. Es decir, podría ponerme a despotricar pero ya sabes lo que diría”.

En otro tweet, Woods compartió su respuesta: “Querido Ken, en realidad no sé. Estaba pensando que si te sientes patriótico, agradecerías la libertad de expresión y el derecho a pensar como individuos. De cualquier manera, quiero agradecerte por todo tu arduo trabajo y dedicación a mi favor”.

Por otro lado, compare a Woods con Jim Carrey, quien es un crítico feroz del presidente Trump en Twitter. Este actor fue galardonado con una reluciente portada en el Hollywood Reporter sobre su trabajo como “Actor, artista y activista contra la época Trump”. Carrey publica grotescos tweets contra el presidente y su familia… incluido uno con una imagen de sus hijos, Donald Trump Jr. y Eric Trump, siendo asesinados por colmillos de elefante. Curiosamente, Carrey arremete contra los conservadores del Congreso, tales como los representantes Jim Jordan y Devin Nunes, llamándoles “simplemente los peores de entre nosotros, alentando lo peor de nosotros”.

Con relación a todos los fanáticos de Trump, Carrey los tilda de suicidas y dice: “Ver a medio país ignorar lo que obviamente está frente a ellos, yo lo comparo a estar de pie en la vía férrea animando a la locomotora que está a punto de pasarte por encima”.

El agente de Carrey no lo va a dejar. El agente de Carrey está encantado de citarlo. Este ataque a los conservadores es precisamente lo que un publicista quiere promover en esta industria, la cual el señor Wolcott insiste que no es hostil a los conservadores.

L. Brent Bozell III es el presidente del Media Research Center. Tim Graham es director de análisis de los medios de comunicación en el Media Research Center y editor ejecutivo del blog NewsBusters.org. Para obtener más información sobre Brent Bozell III y Tim Graham - y ver el trabajo de otros escritores y caricaturistas de Creators Syndicate- visite la página web de Creators Syndicate en www.creators.com.