Categorías: Temas sociales

La fotógrafa autora de las imágenes virales de un oso polar muriendo de hambre, cuestiona la narrativa sobre el cambio climático que éstas promovieron

Chris Enloe | 29 de julio de 2018

(The Blaze) – ¿Recuerdan el video de un oso polar raquítico que se volvió viral el año pasado? Ahora la fotógrafa que capturó las impactantes imágenes está cuestionando la narrativa sobre el cambio climático relacionada con la grabación.

¿Cuáles son los detalles?

En un artículo para la edición de agosto de la revista National Geographic, la autora y fotógrafa Cristina Mittermeier, lamentó que la imagen haya sido recibida por el público en general de una manera que ella y su equipo nunca pretendieron.

“Con esta imagen, pensamos que habíamos encontrado una manera de ayudar a las personas a imaginar cómo sería el futuro del cambio climático. Fuimos, tal vez, ingenuos. La imagen se volvió viral, y la gente la tomó literalmente”, escribió Mittermeier.

El video fue filmado en la Isla Somerset, en el Ártico canadiense. Mittermeier explicó que ella tomó algunas fotografías mientras su colega, Paul Nicklen, grabó el video de la desgarradora situación. Nicklen luego publicó su metraje en Instagram, explicando que demostraba cómo era la hambruna en la naturaleza.

Sin embargo, él nunca culpó al cambio climático, dijo Mittermeier.

Entonces, National Geographic publicó el video, provocando que la narrativa se saliera de control. Rápidamente el video se convirtió en el más visto en el sitio web de National Geographic. Se estima que 2.500 millones de personas vieron las imágenes después de que los medios de noticias de todo el mundo publicaran historias al respecto.

Mittermeier explicó:

La misión fue un éxito, pero hubo un problema: perdimos el control de la narrativa. La primera línea del video de National Geographic decía: “Así luce el cambio climático”, con “cambio climático” resaltado con el distintivo color amarillo de la revista. Visto en perspectiva, National Geographic fue demasiado lejos con el título. Otros medios de comunicación publicaron dramáticos titulares como éste del Washington Post: “‘Nos quedamos llorando’: el oso polar escuálido visto en desgarrador video y fotos".

Habíamos enviado una imagen “desgarradora” al mundo. Probablemente no deberíamos estar sorprendidos por el hecho que la gente no entendiera los matices que tratamos de enviar con ella.

Sin embargo, nos sorprendió la respuesta. Muchas personas nos expresaron su gratitud por haber arrojado luz sobre el cambio climático, pero otras nos preguntaron con enojo por qué no habíamos alimentado al oso, o no lo habíamos cubierto con mantas, o no lo habíamos llevado al veterinario: ninguna de estas cosas lo hubiera salvado. Estas respuestas revelaron cuán desconectadas están las personas de la vida silvestre, la ecología e incluso la geografía.

Al final, Mittermeier admitió que ella “no puede decir que este oso se estuviera muriendo de hambre por el cambio climático”. De hecho, después de que las imágenes se volvieran virales, algunos expertos dijeron que la condición del oso se debía a la edad, la enfermedad o incluso a lesiones (no al cambio climático).

Para algunos, el grupo se convirtió en “otro ejemplo de exageración ecologista”, dijo Mittermeier.

"Quizás cometimos un error al no contar la historia completa: que estábamos buscando una imagen que presagiara el futuro y que no sabíamos qué le había sucedido a este oso polar en particular", escribió.

¿Qué dijo National Geographic?

En una nota del editor sobre el artículo, la publicación expresaba:

National Geographic fue demasiado lejos al establecer una conexión decisiva entre el cambio climático y un determinado oso polar muriendo de hambre, en el pie de página de nuestro video sobre el animal. Dijimos: “Así luce el cambio climático”. Si bien la ciencia ha establecido que existe una fuerte conexión entre el derretimiento del hielo marino y la muerte de los osos polares, no hay forma de saber con certeza por qué este oso estaba al borde de la muerte .

El viral video fue, además, editado con subtítulos actualizados.