Categorías: Ciencia

Bebés nonatos “cantan” al ritmo de Mozart, de villancicos navideños y de Mickey Mouse

Kristi Burton Brown | 1 de julio de 2018

(Live Action) – Después de reproducir una gran variedad de música para 300 bebés nonatos, investigadores de España publicaron los resultados de su fascinante estudio en junio. Estos bebés estaban entre las semanas 18 y 38 de gestación y su amor por la música clásica y tradicional fue fácil de observar. Las pequeñas criaturas fueron expuestas a un ecléctico concierto de Beethoven, Bach, Mozart, villancicos, Adele, Queen y otros más.

El estudio fue realizado por el Institut Marquès, en Barcelona, ​​España. El Institut publicó un estudio anterior en 2015, concluyendo que “los bebés nonatos pueden escuchar y responder a la música mucho antes de lo que se creía anteriormente. ‘Por primera vez en la historia’, se puede demostrar científicamente que un feto detecta y responde al sonido a las 16 semanas de gestación” o cuando el bebé mide solamente 4.3 pulgadas de largo. Como es natural, el Institut Marquès quería ahora saber qué tipo de sonidos musicales preferían estos niños.

En su estudio de 2015, el Institut capturó imágenes de fetos que parecían cantar en respuesta a la música cuando la escuchaban. Esta tendencia continuó en el estudio más reciente:

Cuando los investigadores observaron las expresiones faciales de los bebés nonatos y el movimiento de sus lenguas, las preferencias musicales de los niños fueron bastante marcadas. Los resultados del estudio afirman que los bebés no se sintieron estimulados “ni por el pop ni por el rock” y que “igual que los bebés recién nacidos, [estos niños] prefieren la música clásica a la música tradicional”. “Pequeña serenata nocturna” de Mozart y un villancico español encabezaron la selección de sus respectivas categorías. “Bohemian Rhapsody” de Queens y la conocida “YMCA.” fueron dos excepciones a la inclinación general contra el pop y el rock. Adele, si bien muy popular entre los padres, no lo fue tanto entre sus pequeños retoños.

Además de probar las preferencias musicales de los bebés, los investigadores dieron un giro inesperado: ¿preferirían los niños la voz aguda de Mickey Mouse o la voz de un ser humano con el que no estaban relacionados? Mickey Mouse salió victorioso con un porcentaje significativo, mostrando, tal vez, que incluso los más pequeños saben que Mickey Mouse es confiable, a pesar de que los extraños no lo son.

Los investigadores concluyeron:

Es muy raro que esos movimientos se produzcan espontáneamente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo (solamente entre el 3% y el 5% lo hacen sin un estímulo específico). Por lo tanto, el estudio encabezado [lit.] por el Institut Marquès demuestra la importancia de la estimulación neurológica temprana, la cual puede activar áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje y la comunicación.

Una vez más, la ciencia continúa demostrando la humanidad de los niños en el útero mucho antes del nacimiento. Cada niño es único, capaz de experimentar alegría, de apreciar la música y propenso a que le guste Mickey Mouse, como cualquier otro ser humano.