Categorías: Familia

Los evangélicos y los medios perplejos: Vista desde los bancos

Tony Perkins | 28 de marzo de 2018

(barbwire.com) – Las elecciones de 2016 le han puesto el punto final a una serie de cuentos, incluyendo al supuesto colapso del cristianismo evangélico. Un año y medio después, todavía los medios no pueden entender nuestras cifras, que se mantienen estables incluso mientras otros grupos de fe declinan. Si hay una población en peligro de extinción, señala un nuevo análisis, ¡no son los evangélicos!

Para los medios pro-marxistas, que han estado tratando de poner la foto de los evangélicos en un cartón de leche durante 30 años, la historia real es la caída libre de las denominaciones protestantes principales. En un estudio del General Social Survey [Encuesta Social General], Aaron Earls insiste en los expertos han estado concentrándose en el grupo demográfico equivocado. Si quieren explicar la disminución de la asistencia a la iglesia ya es hora de que busquen en otra parte. «A mediados de los ‘70» — señala Earls —, «cerca del  30, por ciento de los americanos asistían a una iglesia protestante tradicional. Luego de décadas perdiendo membrecía, en 2016 solo el 10 por ciento dice que asiste». De hecho, dice él: «Desde 1900 no ha habido un solo año de crecimiento en las asistencia a las iglesias protestantes tradicionales».

Añada a eso el aumento de los «religiosos no afiliados» (los cuales, con un 22 por ciento, están apenas a dos puntos por debajo de los evangélicos) y algunas de las tendencias comienzan a tener sentido. Aunque el paisaje de la fe de los Estados Unidos está cambiando, los evangélicos se han mantenido sorpresivamente estables. «Desde 1972, los asistentes a las iglesias evangélicas han aumentado a partir del 18 por ciento de la población. Luego de alcanzar el 30 por ciento en 1993, la cantidad se ha mantenido alrededor del 25 por ciento, entre el 27 y el 23 por ciento». Una parte de eso se debe a la esencia del evangelismo, que nos llama a ir y hacer discípulos de Jesucristo. Hay un componente  de crecimiento natural en nuestra fe, ya que más personas son llevadas al amor salvador de Jesucristo.

Los evangélicos tienen mejores resultados en la retención de sus jóvenes, explicó Lisa Green hace un par de años. «Alrededor de dos tercios de los que han sido criados en la tradición evangélica permanecen en la fe, una proporción que, dentro del cristianismo, sólo es sobrepasada por las iglesias negras históricas». Eso no quiere decir que no haya trabajo por hacer. Los nacidos con el milenio están abandonando sus raíces de fe en una proporción alarmante, en gran medida gracias al adoctrinamiento materialista que reciben en las escuelas del Gobierno y los predios universitarios. Los padres  tienen que estar cada vez más vigilante, y aprovechar cualquier oportunidad para reforzarles sus valores en casa.

En cuanto a las iglesias tradicionales, los bancos vacíos son solo una parte del problema. La otra es la predicación vacía. Cuando una denominación abandona la verdad o adultera las enseñanzas de las Escrituras, reduce la iglesia a otra hora del Dr. Phil, que es algo que los americanos pueden recibir sin siquiera salir de su casa. Ese abandono de los principios conduce a una reducción de la membrecía, en especial entre las denominaciones más liberales. En la medida en que más iglesias se apartan de la autoridad bíblica, su asistencia merma. Pregúntenle a la Iglesia Episcopal, cuya membrecía es una fracción de lo que fue una vez, luego que su liderazgo aprobara el  matrimonio homosexual.

Ese es el problema de nuestra cultura agresivamente secular y sexualizada: ha desechado la idea de que la verdad es absoluta. Últimamente, demasiadas iglesias están reflejando la cultura en vez de confrontarla. El lado bueno de esta encuesta es que es una excelente oportunidad para que la iglesia auténtica se separe de la hojarasca y defienda el mensaje de fe radical, Sí; tenemos que decir la verdad con amor, pero decirla de todas maneras.

Tony Perkins es president del Family Research Council [Consejo de Investigaciones de la Familia] que radica en Washington. Fue miembro de la Legislatura de Luisiana, en la cual sirvió durante ocho años, y es reconocido como un pionero legislativo autor de medidas como la primera ley del Matrimonio del Pacto en el país.

(Via FRC’s Washington Update. Tony Perkins’ Washington Update is written with the aid of FRC senior writers.)