Categorías: Familia

Un McMaster que tiene en cuenta la libertad religiosa

Tony Perkins | 14 de marzo de 2018

(Family Research Council) – Es hora de dejar de jugar a la política con el bienestar de los niños. Ese fue el mensaje del gobernador Henry McMaster (Republicano) a las fuerzas liberales de Carolina del Sur. Cansado de ver cómo el lobby LHBT saboteaba a los grupos de fe, el jefe de Carolina del Sur entró en la pelea para detenerlos.

McMaster, que ha sido un partidario abierto de las organizaciones de adopción y cuidado parental como Miracle Hill, llevó su apoyo un paso más adelante esta semana. En medio de los aplausos de los grupos locales, el Gobernador firmó  una nueva orden ejecutiva que protege la libertad religiosa de los grupos de fe radicados en el estado.

En el transcurso de los últimos meses, grupos como Miracle Hill han estado bajo el fuego de los activistas de  extrema izquierda, que creen que la corrección política debe tener prioridad sobre el bienestar del niño cuando los entregan para adopción. Los funcionarios del estado, que habían amenazado con despojar a Miracle Hill de su licencia si no abrían sus programas para parejas del mismo sexo, fueron detenidos en seco por la orden de McMaster, que insistió en que «El Estado no tiene ningún interés en limitar a las organizaciones de fe».

Al igual que muchos grupos de servicios sociales, Reid Lehman, presidente y director ejecutivo de Miracle Hill, dijo que estaba agradecido por la intervención del Gobernador. «Estamos luchando por tener un sistema robusto de cuidados infantiles en el estado» -dijo- «Lo que el Gobernador está haciendo es ayudar a cerciorarnos de que los proveedores religiosos de cuidados infantiles tangan un campo de acción justo.

En nombre de la «igualdad», los extremistas han exigido que organizaciones como  Catholic Charities se hagan de la vista gorda con respecto a sus creencias – y con respecto a un cúmulo de estudios sociales – que concuerdan en que unos padres casados son el mejor ambiente para la crianza de los niños. «Hay unos pocos grupos que perderán sus posibilidades de proveer familias guardianas si se permite que se mantenga esta acción con el DSS» .dijo Lehman- «La necesidad que tenemos en nuestro estado es demasiado grande para eso».

Nos quitamos el sombrero delante del Gobernador Mcmaster por asegurar que los niños de Carolina del Sur no sólo tengan hogares, sino que prosperen en ellos.

El Washington Update de Tony Perkins se escribe con ayuda de los escritores principales de FRC Action.