Categorías: Ciencia

¿El Santo Grial de los dinosaurios?

Tim Clarey, Ph.D. | 19 de febrero de 2018

(icr.org) – Un artículo reciente escrito por un equipo de paleontólogos encabezado por Hesham Sallam de la Universidad de Mansoura, Egipto, dice haber hallado el Santo Grial de los dinosaurios en el centro de Egipto.1 El modelo del Diluvio del Génesis explica con facilidad este descubrimiento singular.

El coautor, Martin Lamanna, del Museo Carnegie de Historia natural de Pittsburgh, dijo:

Cuando yo vi por  primera vez las fotos de los fósiles, se me cayó la mandíbula de asombro. Esto era el Santo Grial — un dinosaurio bien conservado desde la Edad de los Dinosaurios en África — que los paleontólogos habíamos estado buscando durante un largo, largo tiempo.2 Hasta ese descubrimiento, los dinosaurios de los estratos del Cretáceo Superior faltaban en la mayor parte de África. El descubrimiento de un dinosaurio de cuello largo (saurópodo) era el primero que llenaba ese vacío. El espécimen fue hallado en el Desierto Occidental de Egipto, en una formación rocosa llamada la Formación Qusein.1

Pero ¿han hallado realmente un Santo Grial de dinosaurios? El equipo de múltiples universidades, formado por paleontólogos seculares, dice que este descubrimiento completa un período de tiempo en el que no se habían encontrado antes fósiles de dinosaurios en África.1 También hallaron que este dinosaurio, llamado Mansourasaurus shahinae, se parecía mucho a otros dinosaurios saurópodos de Europa y Asia. Llegaron a la conclusión que en aquel momento de la historia de la Tierra los dinosaurios todavía podían trasladarse de Eurasia a África.

Aunque este esqueleto de dinosaurio es el ejemplar más completo de las rocas del Cretáceo Superior de África, sólo contiene unos 25 huesos y fragmentos dispersos de huesos, mayormente costillas, vértebras cervicales y huesos de las patas delanteras.1 Los huesos fueron hallados dispersos por un área de ocho metros cuadrados que se extendía de nordeste a suroeste.

Según el modelo del Diluvio, este fósil singular tiene una explicación sencilla. El dinosaurio probablemente fuera transportado al sitio por lolas semejantes a las de un maremoto —  hecho pedazos y fragmentado durante este proceso violento.. La dirección aparente de transporte era nordeste-suroeste, paralela a la dirección en que se dispersaron los huesos.

Los autores tampoco describieron la geología del sitio, y solo mencionaron que los huesos habían sido encontrados en la Formación Cretácica Superior de Quseir.1 Otros estudios  al este de este sitio muestran que la Formación Quseir fue depositada en un ambiente marino, y contiene minerales como fosfatos y fósiles que indican que era un mar abierto.3,4 Otros estudios más hallaron polen y esporas de plantas terrestres, al igual que peces, cocodrilos, tortugas, peces pulmonados y otros dinosaurios en la misma formación rocosa.5 En otras palabras, una mezcla de vida procedente de medios terrestres y oceánicos que es tan frecuente en el registro de rocas y que indica decididamente un diluvio global.6

Adicionalmente, al norte y por toda Europa, los dinosaurios procedentes de estratos similares del Cretáceo Superior se hallan con más frecuencia sepultados en sedimentos marinos, como capas de creta y calizas.7

Este descubrimiento ¿mostró en realidad que los dinosaurios podían desplazarse e un lado a otro entre Europa y África del Norte en el Cretáceo, como propone la ciencia secular, o es simplemente otra demostración de un transporte y un enterramiento súbitos de cadáveres de dinosaurios, mezclados con otros fósiles de tierra y mar? La evidencia indica que la última explicación es la más plausible. Un Diluvio global que barrió a los dinosaurios al océano y los mezcló con otros animales y plantas terrestres explica mejor el registro fósil — vemos esta mezcla de criaturas fosilizadas de tieera y mar por todo el mundo. Este descubrimiento no es distinto.

Referencias:

  1. Sallam, H. M. et al. 2018. New Egyptian sauropod reveals Late Cretaceous dinosaur dispersal between Europe and Africa. Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-017-0455-5.
  2. Anónimo. New Egyptian dinosaur reveals ancient link between Africa and Europe. Artículo publicado en phys.org del 29 de enero de 2018, accedido el 12 de febrero de 2018.
  3. Soliman, M. A. et al. 1986. Sedimentologic and tectonic evolution of the Upper Cretaceous-Lower Tertiary succession at Wadi Qena, Egypt. Sedimentary Geology. 46 (1-2): pp.111-133.
  4. Ciobota, V. et al. 2013. Raman investigations of Upper Cretaceous phosphorite and black shale from Safaga District, Red Sea, Egypt. Spectrochimica Acta Part A: Molecular and Biomolecular Spectroscopy. 118 (C): pp. 42-47.
  5. Claeson, K. M. et al. 2014. A revision of the Upper Cretaceous lepidosirenid lungfishes from the Quseir Formation, Western Desert, central Egypt. Journal of Vertebrate Paleontology. 34 (4): pp. 760-766.
  6. Clarey, T. 2015. Dinosaurs in Marine Sediments: A Worldwide PhenomenonActs & Facts. 44 (6): p. 16.
  7. Csiki-Sava, Z. et al. 2015. Island life in the Cretaceous-faunal composition, biogeography, evolution, and extinction of land-living vertebrates on the Late Cretaceous European archipelago. ZooKeys. 469 (4474): pp.1-161.

*El Dr. Timothy Clarey es un Asociado de Investigaciones en ICR y obtuvo su doctorado en Geología en la Universidad de Michigan Occidental.