Categorías: Apologética y Teología

Los incrédulos claman a Dios cuando se enfrentan a una crisis, a pesar de que insisten en que no son religiosos

Alex Green | 14 de enero de 2018

(Daily Mail) – Una nueva encuesta ha revelado que uno de cada cuatro incrédulos oran cuando se enfrentan a tiempos duros, a pesar de que insisten en que no son religiosos.

Para los ateos y agnósticos, una crisis o tragedia personal es la razón más común para que recurran a la oración, y la cuarta parte de ellos admiten que oran buscando consuelo o para sentirse menos solos.

La asistencia a la iglesia en Gran Bretaña disminuyó de 6,5 millones a apenas 3 millones entre 1980 y 2015, según el sitio web Faith Survey.


De todos los ateos y agnósticos británicos, la cuarta parte admite que oran por consolación o para sentirse menos solos  (imagen de archivo - Shutterstock / R.Daniluk)

No obstante, más de la mitad de los adultos del Reino Unido oran con regularidad, a pesar de que solo uno de cada tres lo hace en un lugar de adoración, de acuerdo con una encuesta realizada por ComRes por encargo de la agencia cristiana de ayuda TearFund.

La tercera parte de las personas oran en la mañana o antes de dormir. Además, las personas cada vez son más propensas a  pedir ayuda a Dios mientras cocinan o hacen ejercicios.

Uno de cada cinco ora mientras hace las tareas domésticas, mientras el 15 por ciento ora cuando van en el transporte rumbo al trabajo.

Sin embargo, de esos que oran, menos de la mitad creen que Dios realmente les escucha. Un poco menos de la mayoría.

De los temas diversos de oración, la familia encabeza la lista. Más del 70 por ciento de las oraciones mencionan a la familia.

Un fuerte 42 por ciento de las oraciones dan gracias a Dios, mientras que el 40 por ciento pide sanación y otro 40 por ciento incluye la mención a los amigos.


Más de la mitad de todos los adultos del Reino Unido ora regularmente, a pesar de que solo uno de cada tres lo hace en un sitio de adoración, de acuerdo con una encuesta de ComRes, hecha para una agencia cristiana de ayuda, TearFund (imagen de archivo - Shutterstock / Ozgur Guvenc)

«No deberían sorprendernos estos resultados recientes, que reflejan el anhelo humano por el misterio y el amor de Dios entre las experiencias de la vida cotidiana» -dijo Rachel Treweek, obispo de Gloucester, a The Guardian.

La capellana del arzobispo de Canterbury, Isabelle Hamley, dijo que la oración era «ante todo, una línea de comunicación con Dios, pensar, reflexionar, llevar las preocupaciones e inquietudes de uno a un plano superior».

Ruth Valerio, de Tearfund, sugirió que la oración era todavía importante en las vidas de las personas en el Reino Unido. Dijo: «Aunque a menudo es más fácil orar por asuntos que nos tocan más de cerca, queremos alentar a las personas a seguir pensando en asuntos globales y orar por que se termine la extrema pobreza».