Categorías: Aborto

Estas 10 imágenes pueden cambiar su concepto del aborto

Nancy Flanders | 15 de noviembre de 2017

(Live Action News) – Una foto dice más que mil palabras, y las imágenes tienen el poder de impulsar movimientos. Las fotos que hay debajo, de las víctimas de abortos en el segundo trimestre, hablan de tiempos de vida y generaciones de niños nonatos, todas perdidas por el aborto.

La ciencia afirma que los niños por nacer no son «grumos de células» ni «tejido», sino seres humanos que son capaces de más de cuanto imaginamos. Las mentiras de la industria del aborto con respecto al desarrollo fetal pueden ser descartadas gracias a los avances de la ciencia y la tecnología. Aunque la ciencia y la razón nos dicen que los niños por nacer son seres humanos, en los EE. UU. es legal matar a esos niños hasta el momento de nacer.

Los niños en estas fotografías fueron abortados en el hospital de la Universidad de Wisconsin a principios de la década de 1980. Fueron sacados subrepticiamente del laboratorio de patología de ese lugar, entregados a Citizens for a Pro-Life Society [Ciudadanos a Favor de una Sociedad Pro-Vida] y se les dio una sepultura decorosa.  (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Advertencia: Contiene algunas imágenes explícitas.

La delicada mano humana de un niño que sufrió un aborto. Note las uñas diminutas.

Este niño fue abortado a las 18 semanas de gestación por medio del método salino. Note la piel quemada y las manos bien formadas. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Este niño fue abortado a las 18 semanas de gestación empleando un aborto salino. Note la piel quemada. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

El niño nonato de 18 semanas en las fotos de arriba fue abortado usando el método de aborto salino, que tiene una alta tasa de niños nacidos vivos, incluyendo a sobrevivientes como  Melissa Ohden  y Gianna Jessen. Durante un aborto salino, el niño es quemado vivo en el vientre de la madre por medio de una solución salina que es inyectada. Transcurren horas para que pueda morir el niño, que puede sentir el dolor a un nivel extremo, y para que la madre dé a luz a una criatura muerta.

Este niño nonato fue abortado a las 21 semanas de gestación mediante un aborto de prostaglandina. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Este niño por nacer fue abortado a las 21 semanas de gestación por medio de un aborto de prostaglandina. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Estos dos niños nonatos murieron a las 21 y 24 semanas de gestación debido a abortos de prostaglandina. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Este niño de 24 semanas de edad murió a causa de un aborto de prostaglandina. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Los diminutos pies de un niño por nacer de 21 semanas, muerto por un aborto de prostaglandina. (Imágenes cortesía de ProLifeSociety.com y de ImagesOfAbortion.com).

Un aborto de prostaglandina, que mató a los niños nonatos de las fotos de arriba, mata al niño empleando la hormona química prostaglandina. Los niños mueren porque son premturos y sufren el trauma de un parto violento, producido por la sustancia química. Muchos niños abortados mediante este método han sobrevivido.

En el video debajo, el ex abortista, dr. Anthony Levatino, analiza el frecuente procedimiento de aborto por dilatación y evacuación (legrado) que se eplea entre las 13 y las 24 semanas de gestación con niños como los mostrados arriba.

Aborto quirúrgico del 2º trimestre: Dilatación y evacuación (legrado)

Los niños a las 21 semanas y más son abortados todos los días por este método, incluyendo niños como Benson. Sorpresivamente, bebés de más tiempo son abortados en los Estados Unidos por cualquier motivo, a pesar del hecho de que muchos pueden sobrevivir con o sin intervención médica.

Cuando miramos las imágenes del ultrasonido y escuchamos a los expertos, podemos ver con claridad que los fetos son niños humanos. Sin embargo, eso no ha sido suficiente para convencer a los grupos pro-aborto ni a los políticos de que la insensata matanza debe cesar. Quizás, si descorremos la cortina y miramos las imágenes de los niños abortados después de las 20 semanas, veamos y admitamos la verdad.

El Dr. Levatino describe cómo los abortistas matan a  esos niños en el tercer trimestre.

Aborto por inducción del 3er trimestre: Inyección y nacimiento muerto

Las imágenes son inquietantes, pero demuestran el carácter humano de los fetos, seres humanos por nacer alojados en el útero. Están todavía creciendo y desarrollándose igual que los que están fuera del vientre, pero son un blanco legal para una muerte brutal y cruel.