Categorías: Ciencia

El alarmismo del cambio climático es «entra basura, sale basura» dice un físico retirado de la NASA

Kevin Mooney | 22 de noviembre de 2017

Foto: Danita Delimont Photography/Newscom

(Daily Signal) HOUSTON — Modelos climáticos sin validar, que no se corresponden con los datos físicos ni las exigencias del método científico, contribuyen al alarmismo climático sin fundamento – dijo un físico retirado de la NASA en el evento reciente del Instituto Heartland titulado America First Energy Conference [Conferencia de Energía América Primero].

Como la seguridad nacional de los Estados Unidos depende en parte de la seguridad energética, las afirmaciones sin fundamento sobre el calentamiento global que impiden que los legisladores tomen «decisiones racionales» respecto a la explotación de los recursos energéticos de los EE.UU. se han convertido en una amenaza a la seguridad nacional —dijo Hal Doiron, que trabajó 16 años en la NASA.

La «propaganda» que mantiene el alarmismo del clima está causando «tremendos cuellos de botella» que les impiden a los funcionarios del gobierno «hacer lo correcto» en materia de energía —dijo.

Doiron, que participó en el desarrollo del software de alunizaje del Módulo Lunar Apolo, durante las misiones lunares de la NASA, también expresó su preocupación de que las fuerzas armadas de los EE.UU. hayan sido afectadas por las aseveraciones alarmistas del cambio climático que no tienen nada que ver con la Ciencia.

Doiron criticó a la Marina por «prepararse para algo que es irracional y costaría demasiado dinero» o sea, el «aumento extremo del nivel del mar», que no ha sido calculado por estudios científicos rigurosos.

Doiron define como modelos climáticos no validados a los que no concuerdan con los datos físicos. La política pública y los planes militares deberían basarse únicamente en los modelos validados por datos físicos, dijo.

«En la NASA, tenemos una política: no se puede tomar una decisión sobre una nave espacial ni un cohete si no ha sido validada» —dijo— «Uno no toma decisiones basadas en «si entra basura, sale basura»*. Sin embargo, nuestro Gobierno ha estado haciendo eso con relación a la alarma del clima, porque demasiados académicos en las universidades están escribiendo artículos, sacando conclusiones a partir de modelos que no se corresponden con los datos físicos».

Doiron forma parte de un grupo llamado «The Right Climate Stuff» [La Verdad sobre el Clima], el cual incluye ingenieros y científicos de distintas generaciones que han participado en las misiones más destacadas de la NASA, desde la época de los Apolo.

El grupo ha elaborado su propio «modelo riguroso de la temperatura de la superficie de la Tierra usando el principio de conservación de la energía» que funciona de manera parecida a cómo se analiza la temperatura de la superficie y del interior de una nave espacial —explica el grupo Right Cimate Stuff en su sitio web.

Los informes elaborados a partir del análisis dan «proyecciones «más reales» del aumento de la temperatura de la Tierra durante los próximos 150 años, que   indican que las regulaciones en contra de los combustibles fósiles no están justificadas, dicen Doiron y los demás miembros del equipo.

«El método científico exige que sus hipótesis y teorías sean confirmadas por los datos físicos» —dice—. «Los modelos de computación no son datos físicos, aunque yo creo que muchos en los círculos académicos no entienden eso».

«Cuando los modelos sin validar se comparan con los que están validados, basados en evidencia física, los modelos validados predicen mucho menor calentamiento global —dijo Doiron. Es más: el hecho de que los modelos sin validad con frecuencia no concuerdan unos con otros debe ser «una fuerte señal de alarma».

El físico retirado de la NASA llama a los legisladores de los EE. UU a establecer datos oficiales en dos áreas específicas: «la sensibilidad real de la temperatura de la superficie a los gases de invernadero» y una «proyección razonable de las emisiones de invernadero y el aumento de su concentración en nuestra atmósfera».

Doiron y su equipo han desarrollado un nuevo concepto llamado «sensibilidad transitoria del clima», que mide cuánto calentamiento se puede observar si se duplica la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, de una «forma que esté ocurriendo realmente» en base a una cantidad muy pequeña de dióxido de carbono por año.

Eso es algo que se puede medir y verificar con los datos físicos disponibles, dice él, pero debido a que los que trazan políticas, incluyendo los planificadores militares, no operan en base a proyecciones razonables, no están en condiciones de planificar adecuadamente para el futuro.

Otra de las formas en que el alarmismo del cambio climático ha obrado ha sido socavando la seguridad nacional de los Estados Unidos, al consumir demasiado del presupuesto militar a expensas de la preparación militar, dijo un oficial superior de la Marina durante las discusiones del panel.

El almirante Thomas Hayward, que se retiró de la Marina cuando era Jefe de Operaciones Navales, y miembro del Estado Mayor Conjunto, y luego de fungir como Comandante de la Séptima Flota y Comandante en Jefe de la Flota del Pacífico, también participó en la conferencia energética del Instituto Heartland y expresó sus preocupaciones.

Durante los últimos seis u ocho años, dijo Hayward, al cambio climático se le ha dado una «mayor prioridad» que al alistamiento de la flota de la Marina. Durante ese tiempo, el Departamento de Defensa ha gastado $100,000 millones «nada más que en el cambio climático», mientras la Marina ha gastado «$58,000 millones buscando desarrollar la llamada “flota verde”».

Eso significa que muchos barcos de la Marina están usando biocombustibles, pero Hayward se pregunta cuántos puertos del mundo está equipados para recibir a los barcos de la Marina que dependen de una alto por ciento de biocombustibles, y está preocupado por cómo eso funcionaría en una situación de combate

Este informe ha sido modificado para mostrar correctamente  la cantidad que dice Hayward que el Departamento de Defensa ha gastado en el cambio climático.

*Si entra basura, sale basura» = Si uno calcula a partir de datos falsos, los resultados serán siempre falsos.