Categorías: Familia

Una estrella de Hollywood les dice a los negros de los Estados Unidos: «No culpen al sistema. Nuestros problemas empiezan en casa»

Onan Coca | 27 de noviembre de 2017

(constitution.com) – El ícono de Hollywood Denzel Washington siempre ha sido un hombre de carácter, más que dispuesto a decir con honestidad sus opiniones.

En el pasado ha hablado por las claras de su fe, sus creencias y su moral. En una entrevista reciente puede haber sido demasiado honesto sobre los problemas de los negros americanos. Debo corregirme: demasiado honesto para sus colegas izquierdistas y los guerreros de justicia social de la izquierda.

Washington estaba hablando con los reporteros en el estreno de su nueva película Roman J. Israel, Esq. Cuando le preguntaron si la trama de la película lo había hecho más cínico con respecto a los Estados Unidos en que vivimos. En la película, el personaje que interpreta Washington es un activista de justicia social que se enfrenta a una serie tumultuosa de eventos que transforman su vida y ponen a prueba sus creencias y la obra de toda su vida. He aquí una breve sinopsis:

Roman J. Israel, Esq. se desarrolla en el submundo del sistema sobrecargado de los tribunales penales de Los Ángeles. Denzel Washington interpreta a un voluntarioso e idealista abogado de la defensa cuya vida se viene patas arriba cuando muere su mentor, un ícono de los derechos civiles. Cuando es contratado para unirse a una firma dirigida por uno de los antiguos alumnos del hombre legendario, el ambicioso abogado George Pierce (Colin Farell) e inicia una amistad con una joven campeona de los derechos a la igualdad (Carmen Ejogo) a eso sigue una serie de eventos que pondrán a prueba el activismo que ha caracterizado la carrera de Roman.

La respuesta de Washington a la pregunta del reportero: «¿Se ha vuelto más cínico con relación al sistema estadounidense de justicia y el complejo industrial de las prisiones?» fue una bocanada de aire fresco.

En lugar de permitir que queden sin castigar las malas decisiones tomadas por algunos que terminan en la prisión, Washington dijo que los problemas de criminalidad de nuestra sociedad NO tenían que ver con el sistema…

Estos problemas tienen que ver con nuestros HOGARES.

«Eso empieza en el hogar» -dijo el ganador del Premio Oscar-. «Empieza en el hogar»

«Empieza con la forma en que usted cría a sus hijos» -explicó él-. «Si un muchacho no tiene una figura paterna, saldrá a buscar esa figura paterna».

«Así que usted sabe que no puede culpar al sistema. Es desafortunado que les hagamos tan fácil el trabajo» -continuó Washington.

El actor pasó a su experiencia personal, analizando cómo había visto a la epidemia de la ausencia de padres afectar a los que lo rodeaban.

«Yo crecí con individuos que cumplieron décadas [en prisión] y eso tuvo tanto que ver con el hecho de que sus padres no estaban en sus vidas como con cualquier sistema» -dijo el actor de 62 años-. «Ahora, yo hacía lo mismo que ellos, pero ellos fueron más lejos».

«Sencillamente a mí no me atraparon, pero ellos siguieron andando por ese camino y después cayeron en las manos del sistema» -dijo-. «Pero se trata de los años de formación. Uno no nace criminal».

Debemos estar agradecidos a hombres como Denzel Washington, que están dispuestos a recordarnos (incluso cuando no queremos que se nos recuerde) que nuestras acciones tienen consecuencias y que al final de la jornada somos responsables de nosotros mismos.

Basta de echarle la culpa al sistema y empecemos a reconstruir la familia estadounidense.