Categorías: Política

¿Niños arrebatados a sus padres por el “adoctrinamiento” cristiano?

Ken Ham | 13 de diciembre de 2015

(Answers in Genesis) — Las libertades religiosas no están siendo solamente arrebatadas aquí en Norteamérica, sino alrededor del mundo entero en naciones que antes sostenían firmemente dichas libertades. El más reciente ataque a las libertades religiosas ha salido a relucir en Noruega. De acuerdo a una historia reportada por fuentes de noticias reconocidas, a una familia noruega cristina le han sido arrebatados sus cinco pequeños hijos por los Servicios de Protección al Menor de Noruega, en base a cargos que incluyen “radicalización y adoctrinamiento cristianos”. Los Servicios de Protección al Menor se llevaron a los dos niños más pequeños de la escuela sin siquiera avisar a los padres, y luego arrestaron a ambos progenitores y se llevaron a los tres menores restantes. Los padres son acusados de ser “cristianos radicales que estaban adoctrinando a sus hijos”. (Un amigo de nuestro Ministerio, de ascendencia noruega, quien vive en América y viaja a Noruega frecuentemente, nos ha informado que este no ha sido el primer caso de ese tipo que involucra una familia cristiana, en dicho país escandinavo).

Al parecer a estos padres le han sido arrebatados sus cinco hijos simplemente porque les estaban enseñando valores cristianos. En la medida en la que  observamos la secularización creciente del mundo Occidental, sólo podemos esperar el aumento de incidentes como éste. Nuestra cultural occidental en su totalidad se ha alejado de los valores cristianos y ahora castiga a los que escogen conformar sus vidas y creencias de acuerdo a las Escrituras. Esto está sucediendo cada vez con más frecuencia en Norteamérica y alrededor del mundo.

Como cristianos tenemos que ser audaces a la hora de proclamar el evangelio y mantenernos firmes en la Palabra de Dios. Necesitamos ser la sal y la luz de este mundo moribundo, anunciándole el único mensaje que cambiará sus corazones y vidas desde ahora y por la eternidad: el evangelio de Jesucristo.

¡Ahora mismo existe una batalla espiritual arrasadora (Efesios 6:12) y necesitamos pelearla proclamando la Palabra de Dios y el evangelio!