Categorías: Apologética y Teología

Un senador judío cuestiona la teología cristiana

Gary Curtis | 26 de junio de 2017

(constitution.com) – La corrección política atenta cada vez más contra las libertades religiosas en los países occidentales, incluyendo a los Estados Unidos.

Bernie Sanders, el senador socialista por Vermont que pudo haber sido presidente en 2016, anunció recientemente que se opondrá al nominado del Presidente Trump para Director Asistente de Presupuesto, Russell Vought, en base a sus posiciones religiosas.

Parece que el señor Vought expuso sus puntos de vista religiosos en un blog en enero de 2016, defendiendo a su Alma Máter, el Colegio Wheaton (de Wheaton, Illinois), con relación al despido de un profesor que enseñó que los cristianos y los musulmanes creían en el mismo Dios. En este caso, el post del señor Vought hacía distinción entre la teología cristiana y la islámica.

El Colegio Wheaton es una institución evangélica cristiana muy respetada y cuya declaración de fe se atiene al cristianismo histórico ortodoxo, incluyendo a la declaración de Jesús de ser «el camino, y la verdad, y la vida» y de que «nadie viene al padre, sino por mí» (Juan 14:6).

El hecho de que el señor Vought afirmara esas palabras del propio Jesucristo en un blog público no tiene nada que ver con que él sea aceptable para la nominación a trabajar en la Oficina de Administración y Presupuesto, ni en ningún otro puesto del Gobierno. En realidad, el Artículo VI de la Contitución de los EE. UU. establece que «ningún examen religioso se exigirá jamás como requisito para ningún cargo de confianza pública en los Estados Unidos».

Sin embargo, las afirmaciones de Vought sobre esta doctrina cristiana fundamental llevaron al senador judío por Vermont a crucificarlo por su posición religiosa políticamente incorrecta cuando testificó ante el Comité de Presupuesto del Senado, el día 7 de junio.

«Usted escribió» -dijo el senador-: «Los musulmanes no tienen sencillamente una teología deficiente. Ellos no conocen a Dios porque han rechazado a Jesucristo, Su Hijo, y están bajo condenación». ¿Usted cree que esa declaración es islamofóbica?».

El señor Vought dijo: «Por supuesto que no, Senador». A continuación trató de explicar que era un  cristiano y los principios y preceptos de la Biblia moldeaban sus puntos de vista personales religiosos. No obstante, él respetaba la dignidad y el valor de todas las personas.

Sanders lo interrumpió: «Perdóneme, es que no tenemos mucho tiempo. ¿Usted cree que las personas de la religión musulmana están bajo condenación? ¿Es ese su punto de vista?».

El señor Vought intentó explicar que sus creencias basadas en la Biblia sustentaban sus puntos de vista personales. Sin embargo, Sanders lo interrumpió, gritándole: «Yo entiendo que usted es un cristiano, pero este país está compuesto por personas que no lo son; entiendo que el cristianismo es la religión de la mayoría, pero hay otras gentes de diferentes religiones en este país y en todo el mundo. A juicio suyo ¿cree que las personas que no son cristianas van a ser condenadas?».

 «Como cristiano, creo que todas las personas están hechas a la imagen de Dios y se merecen dignidad y respeto, con independencia de sus creencias religiosas. Creo que, como cristiano, así es como debo tratar a todos los individuos» -respondió Vought.

El senador Sanders, al parecer queriendo todavía imponer un examen religioso al nominado y demostrar hostilidad hacia los cristianos que creen en la Biblia, dijo: «Yo diré, sencillamente, señor presidente, que este nominado no es realmente alguien como se supone que sea este país». Concluyó su inquisición diciendo que él votará en contra de la confirmación del nominado.

Parece estar claro que los creyentes cristianos consagrados pueden ser objeto cada vez más de falsas acusaciones, acoso legal e incluso de persecución intensa en medio de las revoluciones culturales que están estallando alrededor nuestro en estos tiempos del fin. La Biblia dice que algunos seguidores de Cristo hasta se enfrentarán al martirio por su fe (Mateo 24:9, Apocalipsis 6:9 y 20:4). San Pedro reconoció esto y advirtió a los santos de Dios que no  se rindieran ante el pesimismo ni el temor.

En lugar de eso –escribió Pedro- a medida que los tiempos se oscurecen más espiritualmente alrededor nuestro, nunca debemos perder de vista al mundo eterno ni a los justos juicios que faltan todavía por revelarse y desatarse.

Mientras aguardamos, debemos prestar atención a los estilos de vida que agradarán a Jesús cuando Él regrese.  2 Pedro, capítulo 3, nos manda a:

1      Ser piadosos — santos en nuestra manera de vivir  (v. 11)

2      Estar a la espera — desear intensamente y anticipar la llegada del Día del Señor (vv. 12-13)

3      Vivir en pureza y paz — no en un pánico emocional ni atontados espiritualmente (v. 14)

4      Evitar los errores de las personas inicuas — estar establecidos en la Palabra de Dios (v.17)

5      Seguir creciendo — en un carácter como el de Cristo y en la comprensión espiritual (v.18)

Mientras observamos y aguardamos, que la siguiente oración, proveniente de las palabras finales del apóstol San Juan, en el libro neotestamentario del Apocalipsis, sea nuestro  sincero grito de esperanza:  «…sí, ven, Señor Jesús».