Categorías: Apologética y Teología

Cuando los paganos se amotinan, los justos no deben retroceder

Larry Tomczak | 7 de febrero de 2017

(barbwire.com) – Hace muchos años tuve el privilegio de compartir un tiempo de ministerio en Sudáfrica con el legendario maestro bíblico Derek Prince. Cuando viajábamos hacia nuestro destino, de repente se volvió hacia mí y dijo unas palabras proféticas que siguen grabadas en la placa fotográfica de mi mente: «¡Golpea mientras el hierro esté caliente!».

En ese momento me estaba alentando a invertir en un país en un tiempo decisivo, y a no ceder ante la oposición que se estaba formando y la presión que iba en aumento. Con el apartheid, el sistema institucional de segregación y discriminación, al borde del derrumbe, Sudáfrica era un barril de pólvora que podía estallar o pasar por un cambio histórico de proporciones épicas.

¡Gracias a Dios que esto último fue lo que ocurrió!

Al observar al panorama en los Estados Unidos tras la toma de posesión del Presidente Donald Trump, vemos paralelos reales que ameritan nuestra atención. También debemos golpear mientras el hierro esté caliente.

Recientemente Franklin Graham dijo: «Creo que esta toma de posesión es como el voltear de una página en la historia americana, una oportunidad real de alterar la atmósfera en Washington y de hacer un impacto en la dirección en que va la nación»

Hace unos días, el ministerio en el cual he servido por más de 40 años, «Intercesores por América», patrocinó un llamamiento a una conferencia nacional de guerreros de oración patrióticos. Alrededor de 1000 personas participaron y recibimos orientaciones de Mat Staver, que encabeza el Liberty Counsel [Consejo de la Libertad] y Bill Koening, de White House Press [Prensa de la Casa Blanca].

Estos líderes prominentes recalcaron las oportunidades sin precedentes que se nos presentaban en este tiempo en medio de una oposición creciente: podemos recapturar nuestra herencia dada por Dios; ver la composición de la Corte Suprema cambiar de manera conservadora para muchas generaciones; por último, descartar definitivamente la ley de Roe contra Wade para proteger a los niños nonatos y detener la erosión de las libertades religiosas que aumentó durante el mandato de Obama.

Nuestra tarea sagrada es no sólo hacer unos ajustes menores, sino reclamar nuestra herencia como una nación que fue establecida abiertamente sobre un fundamento judeo-cristiano. Las fortalezas demoníacas que se han establecido deben ser derribadas, sin importar lo tenaz que sea la resistencia.

Entender los tiempos

Uno de mis versículos bíblicos favoritos, con el que me identificado durante décadas, es 1º Crónicas 12:32: «De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer…».

Aquellos hombres poderosos siguieron a David a la batalla para reclamar el reino que había sido dilapidado a causa de un líder injusto. Su única característica era que entendían lo que estaba sucediendo en su tiempo y sabían cómo proceder para asegurar la victoria.

El rabino Jonathan Cahn recientemente se dirigió a influyentes líderes del gobierno en Washington. De manera benévola, pero clara, acusó al anterior Presidente de apartar a nuestra nación de Dios.

Citó cómo la pasada Administración «convirtió a los Estados Unidos en campeones del asesinato de los niños por nacer en América y en el mundo», «derribó normas y órdenes establecidos por Dios y referentes al hombre y la mujer y el matrimonio»; permitió que «las relaciones entre los Estados Unidos e Israel llegaran a su punto más bajo en la historia de las dos naciones»  y «por primera vez en la historia americana, los que se negaron a violar la Palabra de Dios se enfrentaron a ser enviados a prisión por el estado. A este encarcelamiento, la actual Administración del dio su bendición».

El rabino Cahn concluyó sus observaciones al dirigirse de manera profética a Obama por su hipocresía y su acción en numerosas áreas, pero en particular por «iluminar la Casa Blanca con los colores del arco iris» y hacer una burla del «signo sagrado del pacto de Dios y de los colores sagrados de Su trono». «Si tú derogas los edictos de Dios, ¿debes sorprenderte de que tus propios edictos sean ahora derogados?»

Alborotar un panal de avispas

Un hombre me contó una vez cómo su hijo estaba caminando por el bosque y sin darse cuenta  alborotó un panal oculto de avispas al pisar un tronco podrido. Se despertaron del letargo y salieron agresivas, picándolo implacable y ferozmente mientras él trataba de escapar de su feroz ataque. El muchacho sufrió horriblemente a causa de esta situación amenazante para su vida, pero afortunadamente escapó a la muerte.

Es hora de prepararnos para enfrentar un ataque perpetuo de parte de un segmento irritado de la población, enfurecido y amargado porque su agenda secular humanista comienza a desplomarse. Su resistencia es parecida a la que enfrentaron los cristianos del siglo I, quienes se fortalecieron con el Salmo 2, que empieza diciendo: «¿Por qué se rebelan las naciones? ¿Por qué los pueblos hacen planes inútiles?»

¿Cómo se manifiesta esa rebelión?

*  El día de la toma de posesión, 217 personas fueron arrestadas, seis policías resultaron heridos y revoltosos armados con ladrillos, palancas y martillos iniciaron incendios, quemaron una limosina e intentaron bloquear carreteras. Más de $90 millones fueron invertidos secretamente en protestas a las que Lance Wallnau llamó «una ciudad sitiada».

*  La cobertura mediática de la Marcha de las Mujeres sobre Washington descartó la parte desagradable y la presentó como un esfuerzo «espontáneo, popular».

A decir verdad, el antiamericano George Soros dio dinero a más de 50 grupos izquierdistas de «Colaboración» que se hallaban detrás del evento, como American Humanists [Humanistas Americanos], American Atheists  [Ateos Americanos], Planned Parenthood  [Paternidad Planificada], MoveOn.org, ACLU  [Unión Americana por las Libertades Civiles] y los grupos extremistas CAIR [Consejo para las Relaciones Americano-Islámicas] y el Southern Poverty Law Center [Centro Sureño Legal para la Pobreza].

Los oradores se refirieron a nuestro Presidente como «Hitler»; Madonna echó a volar su fantasía con «volar la Casa Blanca» y Michael Moore convocó a «100 Días de Resistencia» en que los radicales «se apoderarían del Partido Demócrata».

*  En esta época de actividad terrorista incrementada por parte de los yihadistas islámicos, el Presidente Trump emitió la orden «Proteger la Nación de la Entrada de Terroristas Extranjeros a los Estados Unidos». La intención era suspender temporalmente la admisión de refugiados procedentes de siete países musulmanes amigables con los terroristas y establecer medidas de seguridad más estrictas. ISIS admitió previamente que ellos infiltraban nuestro programa de refugiados que en 2016 aceptó a una cantidad récord de refugiados musulmanes (38,901).

En cuestión de horas comenzaron protestas masivas sobre la inmigración, al parecer «organizadas y espontáneas». La izquierda de Hollywood resoplaba histeria. Las vías de comunicación y accesos a los aeropuertos quedaron bloqueadas y a los ilegales se les exhortaba a «enfrentarse» a los funcionarios de inmigración.

La visión que presentó la prensa simpatizante fue la de hambreadas familias de refugiados que eran devueltas de forma insensible    en los aeropuertos, o de niños pobres que eran ignorados para languidecer y morir ostensiblemente. El resultado que se perseguía: que la gente se volviera iracunda, rebelde y en contra de Trump.

*  La «Explosión de Berkeley» de la semana pasada tuvo lugar cuando unos manifestantes de pronunciaron en contra de que el notorio editor de Breitbart Milo Yiannopoulos hablara en los predios, ¡en el «centro del movimiento por la libre expresión»! Montones de anarquistas se presentaron vestidos de negros de pies a cabeza, derribaron barreras, comenzaron peleas, vandalizaron, sembraron el caos, rociaron edificios con pintura, rompieron ventanas e iniciaron incendios, causaron más de $100 00 en daños e hicieron cancelar la actividad.

Para el jueves, un sospechoso había sido arrestado por «estar en el lugar de un motín» y más tarde otros dos fueron acusados.

«Cuando no se castiga enseguida un delito, la gente siente que no hay peligro en cometer maldades» (Eclesiastés 8:11 ntv).

Seguir adelante con tenacidad

He aquí el asunto: no estamos en presencia de manifestaciones pacíficas, populares ni marchas de libre expresión parecidas a las del espontáneo «Movimiento del Partido del Té» de años atrás. Estas son protestas y motines bien organizados y bien apoyados con dinero, con la intención de manipular a las masas, fomentar la división y el descontento, incitar a la violencia de las turbas, destruir la propiedad, poner en peligro las vidas e impedir que esta Administración ponga en marcha una agenda que restaure los valores tradicionales americanos.

El objetivo, inspirado diabólicamente, es desmotivarnos y desalentarnos al darnos la impresión de que esta es una causa perdida. Después de todo, observe a la élite política, los académicos eruditos, las celebridades de Hollywood, estrellas de rock y personalidades brillantes de los medios que están ofendidas y vociferan sobre lo que ha ocurrido desde la derrota de Hillary y la elección de Trump.

¡No se deje engañar ni un minuto por esta avalancha de propaganda manipuladora!

¡Adelante, huestes de la fe! ¡No se rindan ni saquen bandera blanca!

Apriete su cinturón, porque viene más de lo mismo.

«Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos» (1 Corintios16:13).

Y recuerden el resto del pasaje del Salmo 2 en que los rebeldes declaran «Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas» (v. 3)

«El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira. Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte» (vv. 4-6).